Enlaces accesibilidad

Cataluña

Batalla campal por las calles del centro de Barcelona en la quinta jornada de protestas independentistas

Por
Batalla campal por las calles del centro de Barcelona en la quinta jornada de protestas independentistas

Al menos 83 personas han sido detenidas, según los Mossos d' Esquadra y la Policía Nacional, y 182 han resultado heridas la noche del viernes en los enfrentamientos con la policía protagonizados por grupos violentos que se han registrado en diferentes ciudades de Cataluña en protesta por la sentencia del procés

La mayoría de los heridos, 152, se han registrado en Barcelona, según los datos facilitados por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), después de que el centro de la ciudad se convirtiera, por quinta jornada consecutiva, en el escenario de una batalla campal entre manifestantes violentos y fuerzas de seguridad.

De las personas que resultaron heridas en la capital catalana, 50 tuvieron que ser trasladadas a un centro sanitario, mientras que 102 fueron atendidas y dadas de alta en el lugar de los incidentes. En cuanto al resto de las capitales catalanas, en Girona 12 personas requirieron asistencia médica, de las cuales 3 tuvieron que ser trasladadas, en Tarragona resultaron heridas 7 personas, con dos traslados, mientras que en Lleida 6 personas sufrieron lesiones, 3 de las cuales fueron trasladas a un centro sanitario.

También resultaron heridas varias personas en otras localidades de Barcelona: en Molins de Rei, Alella , Montcada i Reixac y Terrassa. Por otro lado, dieciocho agentes de la policía catalana resultaron heridos durante el operativo policial, ninguno de consideración. De los agentes heridos, diez fueron en Barcelona, cinco en Girona y tres en Lleida.

En cuanto a los detenidos, todos ellos por desórdenes públicos y "atentado a agentes de la autoridad", doce fueron arrestados en Barcelona, dieciocho en Lledia, doce en Girona, nueve en Tarragona, dos en la zona central y uno en Sant Celoni.

El centro de Barcelona se convierte en una batalla campal

El centro de Barcelona ha sido uno de los más afectados por los disturbios después de que un grupo de 400 personas haya cercado la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Via Laietana levantando barricadas y lanzando objetos a los agentes, que han respondido con cargas e incluso con una tanqueta de agua, unos enfrentamientos que posteriormente se han extendido a varias calles aledañas de la ciudad. 

En los altercados han resultado heridos al menos siete agentes de policía, según la Policía Nacional, uno de ellos "gravemente", tal como ha confirmado el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, aunque RTVE ha constatado que varios más eran atendidos en las refriegas. Además, un fotógrafo que cubría la protesta ha sufrido una brecha en la cabeza al ser golpeado por uno de los objetos lanzados contra la línea policial, según Efe, y una novena persona ha recibido un impacto en un ojo. Asimismo, dos equipos de TVE han sido agredidos a golpes cuando trataban de informar de los disturbios.

Agreden a dos equipos de TVE en la manifestación independentista de Barcelona


Marlaska, que ha comparecido cuando los altercados aún estaban en su apogeo, ha advertido de que se aplicará el Código Penal "con toda contundencia", al tiempo que recordaba que el delito de atentado a la autoridad puede ser penado con hasta seis años de prisión.

"Quienes vulneran las libertades democráticas se van a encontrar con el ejercicio proporcionado, pero contundente de las fuerzas de seguridad", ha recalcado el titular de Interior, que ha reconocido la multitudinaria manifestación pacífica que ha culminado en Barcelona la jornada de huelga general en Cataluña contra la sentencia del 'procés', pero también ha advertido: "Vamos a aplicar al independentismo violento el código penal con toda contundencia".

El Gobierno advierte a los "independentistas violentos" de que aolicará el código penal "con toda contundencia"

Lanzamiento de objetos y cargas en Via Laietana

El germen de las protestas violentas ha sido la detención, a primera hora de la tarde, de tres estudiantes, dos de ellos menores, que habían lanzado objetos a los policías que custodiaban el edificio de la Jefatura Superior de la Policía Nacional, en Via Laietana. Allí se han concentrado hacia las 18:00 horas, mientras la manifestación principal aún recorría el centro de Barcelona, un grupo de personas que se ha desgajado de la marcha.

Agolpados ante la línea policial, han comenzado también a lanzar objetos, desde piedras a botellas de cristal, así como bengalas y otro material pirotécnico, contra los agentes. Los antidisturbios se han desplegado para cerrarles el paso y han efectuado varias cargas, disparando salvas para intentar alejar a los manifestantes; asimismo, una veintena de furgones de la Policía Nacional ha recorrido la avenida zigzagueando para dispersar a los alborotadores.

Los Mossos d'Esquadra detienen a varios manifestantes en Via Laietana

Sin embargo, aunque los activistas violentos han retrocedido puntualmente, una y otra vez han vuelto a situarse frente a la línea policial para continuar con sus ataques. Y al caer la noche, han comenzado a incendiar contenedores y a levantar barricadas, desde donde seguían lanzando objetos a los agentes, que han respondido ya con balas de viscoelástico (foam) y bombas de humo.

En ese momento, los Mossos y la Policía Nacional han pedido que nadie se aproximara a esa zona y que los manifestantes pacíficos abandonaran la zona para aislar a los radicales: "Grupos violentos organizados provocan incendios en diversos puntos de Barcelona y lanzan pirotecnia y piedras de grandes dimensiones a la línea policial, poniendo en riesgo también a parte de los concentrados".

Los CDR convocan una acampada indefinida en el centro de Barcelona

Caos por las calles aledañas

La tensión se ha mantenido durante cerca de tres horas, hasta que otra veintena de furgones de los Mossos d'Esquadra ha acudido en apoyo de la Policía Nacional y han bloqueado el espacio junto a los vehículos antidisturbios que ya estaban protegiendo el edificio de Via Laietana. De esta forma, las fuerzas de seguridad han conseguido despejar la zona que rodea a la Jefatura Superior de la Policía Nacional y los radicales se han replegado hacia la plaza de Urquinaona.

Allí, sin embargo, han continuado los disturbios: han prendido varios contenedores más y se han seguido enfrentando a la línea policial, arrancando adoquines del pavimento para arrojarlos. La intensidad de los enfrentamientos ha llevado a los policías a recurrir a gases lacrimógenos y los Mossos d'Esquadra, por primera vez en su historia, han utilizado un "camión hidrante" que dispara agua -y que ya habían desplegado, aunque sin llegar a usarlo, el pasado miércoles, según Efe-. 

Los estudiantes concentrados ante la Jefatura Superior de Policía lanzan botes de humo a los agentes

Con ese vehículo reforzado se han abierto paso derribando barricadas, siempre con el objetivo de dispersar al medio millar de activistas violentos que, según su estimación, permanecían en las calles. Para entonces, los choques ya estaban trasladando a zonas aledañas, como la confluencia del Paseo de Gràcia con la Gran Via de les Corts Catalanes, la Ronda Sant Pere hacia la Plaza de Cataluña, las cercanías de las Ramblas, la plaza Universidad y los alrededores de la plaza de Tetuán. 

Los radicales han continuado destrozando mobiliario urbano a medida que se desplazaban, mientras los policías ampliaban su despliegue para intentar controlar la situación, en una coreografía de la confusión que ha sumido en el caos buena parte de los ejes principales del centro de Barcelona. La persecución ha dado lugar a nuevos enfrentamientos, aunque puntuales, y solo pasada la medianoche la zona ha recuperado una relatvia calma, aún enturbiada por el amplísimo despliegue policial, que continuaba dispersando a los últimos manifestantes violentos.

Huelga en Cataluña: Sin incidentes en la manifestación que rechaza la sentencia del 'procés'

Noticias

anterior siguiente