Enlaces accesibilidad

Más de un millón de evacuados y cientos de vuelos cancelados en EE.UU. ante la llegada del huracán Dorian

Por
Algunas personas han disfrutado de las playas hasta el último momento, antes de la evacución obligatoria Scott Olson/Getty Images/AFP

Las autoridades de Estados Unidos (EE.UU.) han ordenado la evacuación de más de un millón de personas ante la llegada del huracán Dorian, el segundo huracán más poderoso en el Atlántico desde que se tienen registros, y que amenaza la costa este del país (Florida, Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte) tras su paso por las Bahamas. Además, cientos de vuelos han sido cancelados en el país norteamericano, donde también se han suspendido trenes y se ha retrasado la vuelta a clase de miles de alumnos.

El domingo, el gobernador de Carolina del Sur (EE.UU.), Henry McMaster, ordenó la evacuación obligatoria de las zonas costeras de este estado. En total más de 830.000 personas de, entre otros, los condados de Charleston, Berkeley, Dorchester, Beaufort, Colleton, Jasper, Georgetown y Horry. Además, tanto los colegios como las instituciones públicas permanecerán cerradas en esta jornada por el mismo motivo.

También están viviendo evacuaciones masivas Georgia -donde se ha dispuesto la evacuación de seis condados- y Florida. El gobernador de esta última, Ron DeSantis, ha avisado de ello este lunes. DeSantis ha instado a los residentes en áreas de mayor peligro a salir de sus casas ahora, mientras haya tiempo para hacerlo, y al mismo tiempo que hospitales y residencias de ancianos son desalojados. El domingo por la noche, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, dispuso también la evacuación de los residentes de seis condados.

Declaración de emergencia para cuatro estados

Mientras, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha emitido una declaración de emergencia para los estados de Georgia, Carolina del Norte y del Sur -la de Florida la aprobó el pasado viernes- ante la inminencia de la llegada del huracán Dorian, que ha llegado a ser de categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson. La declaración del estado de emergencia agiliza el desembolso de fondos gubernamentales para desastres.

Con esta medida, Trump autoriza al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés) a coordinar todos los esfuerzos de asistencia para desastres con el fin de aliviar las repercusiones que Dorian pueda tener. En concreto, FEMA ha recibido autorización "para identificar, movilizar y proporcionar a su discreción los equipos y recursos necesarios para aliviar los efectos de esta emergencia".

La mayoría de los patrones de trayectoria sitúan a Dorian lejos del litoral, aunque el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. asegura que también es posible que Dorian se mueva "muy cerca o sobre la costa", por lo que pide a la gente precaución. "Esta noche tendremos una idea de su movimiento", ha afirmado el gobernador de Florida, estado del que huracán se encuentra a unos 160 km al este de la ciudad de West Palm Beach.

Vientos de 295 kilómetros por hora, segundo huracán más potente

Dorian podría dejar un rastro de desolación en esta área, pues se espera que mantenga durante los próximos días vientos cercanos a los 240 km/h, un aumento del nivel del mar de hasta 2,1 metros sobre la marea habitual y acumulaciones de lluvia de hasta 25 centímetros. Por ello, la Guardia Nacional de Florida ha activado más de 4.000 efectivos de tierra y aire equipados con vehículos especiales para desplazarse en zonas inundadas, helicópteros, botes y generadores.

Además, se han cancelado cientos de vuelos en el país y se han cerrado varios aeropuertos en los estados amenazados por Dorian, como son Florida (donde se han clausurado cinco), Carolina del Norte y Georgia. Aerolíneas como American Airlines, Southwest, JetBlue, Spirit, United y Frontier están ofreciendo a los pasajeros la opción de cambiar o retrasar sus vuelos, con motivo de Dorian. También se han cerrado puertos y se ha suspendido trenes.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami, ha indicado que Dorian tocó tierra en Cayo Elbow, en las Bahamas, como un huracán de categoría 5 con vientos máximos sostenidos de 295 kilómetros por hora. Allí, según su primer ministro, Hubert Minnis, la "devastación no tiene precedentes".

Para la estadística queda el dato de que Dorian empata con Gilbert (1988) y Wilma (2005) y el huracán del Día del Trabajo de 1935 en el segundo lugar con 295 kilómetros por hora y solo por detrás de Allen (1980), que alcanzó vientos sostenidos de 300 kilómetros por hora.

Noticias

anterior siguiente