Enlaces accesibilidad

Comer más pollo que carne roja reduce notablemente las emisiones contaminantes

  • Un trabajo científico apunta que la producción de alimentos contribuye casi al 25% de las emisiones globales de carbono
  • Con una sustitución de pollo por carne vacuna, se redujeron casi a la mitad los gases promedio estudiados
     

Por
 Un nuevo estudio concluye que el impacto climático de la producción de carnes blancas es mucho menor que el de las rojas.
Un nuevo estudio concluye que el impacto climático de la producción de carnes blancas es mucho menor que el de las rojas. iSTOCK

El consumo de carne de pollo en lugar de carnes rojas contribuye a la reducción de los gases que causan el calentamiento global, según un estudio presentado por la asamblea anual de la Asociación Estadounidense para la Nutrición.

El estudio, encabezado por Diego Rose, director de nutrición en la Universidad Tulane, apunta que la producción de alimentos es un contribuyente importante al cambio climático ya que aporta casi el 25% de las emisiones globales de carbono.

La asamblea se celebra en el Centro de Convenciones de Baltimore (Maryland) con la asistencia de más de 3600 investigadores y profesionales vinculados a la nutrición, la salud pública y los sistemas y la ciencia de la producción de alimentos.

El estudio de Rose se sustenta en la información sobre más de 16.000 personas que participaron entre 2005 y 2010 en la Encuesta Naciona de Salud y Nutrición, dentro de la cual se pidió a los participantes que recordaran todo lo que habían comido en las 24 horas anteriores.

Impacto en carbono de las dietas

Con esa información, los científicos determinaron qué comidas habían tenido las emisiones de gas que causan el calentamiento de la atmósfera, y calcularon el impacto en carbono de cada dieta individual. "Encontramos que con una sustitución de pollo por carne vacuna, el resultado fue una reducción de casi a la mitad de los gases promedio", ha dicho Rose.

Los investigadores señalaron que las diez comidas con el mayor impacto en el ambiente contenían todas cortes de carnes rojas, y que alrededor del 20% de los participantes dio cuenta del consumo de una de estas comidas.

Luego, usando simulacros, los investigadores calcularon un nuevo impacto en carbono para cada dieta reemplazando la carne vacuna con el producto avícola más semejante. Por ejemplo, un churrasco de carne a la parrilla fue sustituido por pollo, y una porción de carne picada fue sustituida por pavo.

Las comidas derivadas de productos animales contribuyen más a las emisiones de "invernadero" que los alimentos con productos vegetales y, según el informe, las comidas que usan carne de animales rumiantes, como la carne vacuna y bovina, tiene impacto de carbono particularmente alto porque las ovejas y vacas también liberan gas metano.

"Nuestro simulacro mostró que no es necesario renunciar a los productos animales en la dieta para mejorar el impacto en carbono", dijo Rose. "Basta con una sustitución de alimentos para alcanzar, en promedio, una reducción de casi el 50%".

Noticias

anterior siguiente