Enlaces accesibilidad

La Junta Electoral lleva a Torra ante la Fiscalía por desobediencia y ordena a los Mossos retirar los símbolos

  • Tienen de plazo hasta las 15:00 horas del viernes para retirar lazos y pancartas independentistas de edificios públicos
  • El presidente de la Generalitat asegura que reivindicará la libertad de expresión "hasta las últimas consecuencias"

Por
La Junta Electoral lleva a Torra a la Fiscalía y ordena a los Mossos retirar los símbolos

La Junta Electoral Central (JEC) ha acordado este jueves llevar al presidente de la Generalitat, Quim Torra, ante la Fiscalía por un posible delito de desobediencia, abrir un expediente sancionador y ordenar a la Consellería de Interior del Govern de Cataluña que los Mossos d'Esquadra retiren los lazos amarillos y las pancartas sobre los presos de los edificios públicos, para lo que tienen de plazo hasta las 15:00 horas de este viernes.

Así lo ha decidido en la reunión celebrada en el Congreso de los Diputados tras la negativa de Torra a aplicar las sucesivas órdenes para retirar los que se consideran símbolos contrarios al deber de neutralidad, como los lazos amarillos en favor de la libertad de los políticos catalanes presos.

De la decisión, según ha aclarado la Junta Electoral Central en un comunicado, se han inhibido los vocales Ana Ferrer y Luciano Varela, miembros asimismo de la sala segunda del Tribunal Supremo que está juzgando el proceso independentista, "con objeto de evitar cualquier interpretación errónea". Así, la nota "hace constar que ambos se han abstenido de participar en cuantas deliberaciones y acuerdos adopte esta Junta referidos a la Generalidad de Cataluña o las circunscripciones de esta Comunidad Autónoma".

La JEC pone en marcha las tres vías de actuación

Como primera medida, la Junta Electoral Central ha cursado órdenes a la Consejería de Interior de la Generalitat para que los Mossos retiren los símbolos partidistas, tanto los lazos amarillos y las estelades como las otras pancartas de similar contenido que se han decidido colocar este jueves como alternativa, y que siguen vulnerando el deber de neutralidad porque siguen hablando de los autodenominados "presos políticos", que son candidatos de dos partidos concretos (ERC y Junts-PDeCAT).

La instancia a los Mossos es histórica en el seno de la Junta, porque es la primera vez que se dirige a una fuerza de seguridad del Estado para que garantice el cumplimiento de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG).

En segundo lugar, se ha acordado abrir un expediente administrativo al presidente de la Generalitat por no haber accedido a cumplir las órdenes de retirada de los símbolos, lo que podría desembocar en una sanción de 300 a 3.000 euros.

Y, en tercer lugar, se ha dado el primer paso en la vía penal, pues la JEC ha enviado las diligencias a la Fiscalía al apreciar indicios de que Torra ha incurrido en un delito de desobediencia que podría conllevar inhabilitación para ocupar un cargo público (ya le pasó a una alcaldesa de la CUP), e incluso prisión. 

La alternativa del Govern: nuevos símbolos para evitar las prohibiciones

Torra reivindica la libertad de expresión "hasta las últimas consecuencias"

Después de conocerse la decisión de la JEC, Torra ha intervenido en el acto de presentación de la lista de JxCat para el Ayuntamiento de Barcelona, en el Casino Aliança del Poblenou, y durante su discurso no ha mencionado directamente la polémica de los lazos. Pero sí ha resaltado que, en las elecciones generales y municipales, JxCat debe defender "hasta las últimas consecuencias" el derecho a la "libertad de expresión", así como el derecho de manifestación y el de autodeterminación.

En la mañana de este jueves, varias personas han salido al balcón de la fachada principal del Palau de la Generalitat y han tapado la pancarta con el lazo amarillo con otra que también pide "libertad para los presos políticos y exiliados", pero con un lazo blanco con una franja roja, símbolo que reivindica la libertad de expresión. 

El cambio en la fachada del Palau llega tras haber vencido, hace más de 24 horas, el último plazo dado por la JEC para quitar los lazos amarillos de los edificios públicos de la Generalitat, y después de que se hicieran públicas las recomendaciones del Síndic de Gregues (Defensor del Pueblo catalán), que Torra se había comprometido a seguir.

Este jueves por la tarde, Torra había enviado a la JEC un escrito de alegaciones en el que hace hincapié en el hecho de que ya no había "esteladas o lazos amarillos" en los edificios públicos de la Generalitat. Por ello, le solicitaba que "acuerde desestimar" la denuncia presentada por Ciudadanos, en la que se pedía sancionarle y forzar la retirada "inmediata" de la simbología soberanista de los edificios públicos dependientes de la Generalitat.

Sánchez reclama neutralidad

La polémica sobre los símbolos independentistas ha perseguido a Pedro Sánchez hasta Bruselas, en pleno Consejo Europeo sobre el Brexit: tanto al entrar como al salir de la reunión con los líderes europeos, el presidente del Gobierno se ha referido a las decisiones de la Junta Electoral Central, aunque ha evitado entrar a fondo en el asunto y se ha limitado reclamar "neutralidad" a los representantes públicos.

"Las instituciones públicas son de todos y por tanto sus dirigentes tienen que respetar la neutralidad y esa concepción de la institución plural, no patrimonializarla como están haciendo algunos actores políticos independentistas", advertía Sánchez antes de participar en el Consejo Europeo, antes de la última decisión de la JEC.

Luego, a la salida, y de nuevo preguntado por los periodistas, el presidente ha estimado que la Junta Electoral era clara en su resolución, por lo que resaltaba que "cada cual tiene que asumir sus responsabilidades políticas".

"La Junta Electoral Central ha sido clara y ha mandado a quien ha mandado para que retire todos esos símbolos que considera partidistas, en caso de Cataluña con los lazos amarillos. Nosotros lógicamente los respetamos", ha señalado Sánchez. "Y en un proceso electoral hay que tener siempre algo muy importante en mente, y es que las instituciones tienen que ser neutrales" porque "son de todos, da igual lo que voten", ha apostillado.

Noticias

anterior siguiente