Enlaces accesibilidad

Fermín Solís: "Cuando rodó 'Las Hurdes', Buñuel estaba perdido como persona y como artista"

  • Se reedita su celebrado cómic Buñuel en el laberinto de las tortugas
  • Una publicación que coincide con el estreno de su adaptación cinematográfica en Málaga
  • Una película que cuenta con la participación de TVE

Por
Fragmento de la portada de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

Una de las películas más esperadas del Festival de Málaga es Buñuel en el laberinto de las tortugas, la adaptación de la novela gráfica de Fermín Solís (Cáceres, 1972) que ha dirigido Salvador Simó y en la que participa TVE. Uno de los títulos más esperados del año ya que, antes de estrenarse, ha cosechado varios premios internacionales, entre ellos el de Mejor Director en el reciente Cartoon Movie.

Nuestra enviada especial al Festival de Cide de Málaga, Ana Belén García Flores os ofrecerá una entrevista con Salvador este domingo, cuando se presentará la película. Mientras, nosotros os avanzamos una entrevista con Fermín Solís por la reedición de la novela gráfica a cargo de Reservoir Books.

“Ya he podido ver la película un par de veces y me ha gustado mucho -confiesa Fermín-, porque da otra visión y aporta cosas que no aparecen en el cómic, sobre todo en lo referente a la infancia de Luis Buñuel y las razones que lo llevan hasta las Hurdes”.

Viñeta de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

“La película, en general, me parece un trabajo alucinante –continúa-, empezando por la dirección de arte de Jose Luis Agreda, un dibujante al que yo admiro, y siguiendo por la música, el ritmo… Aporta muchas cosas nuevas, pero creo que mantiene muy bien el espíritu del cómic, la esencia de ese viaje a las Hurdes y por qué Buñuel se metió en esa aventura”.

Una película que Fermín ha seguido de cerca: “Yo vendí los derechos del libro y me quité de en medio, porque no soy animador ni cineasta. Han contado conmigo y visitaba los estudios cada vez que pedía, me consultaron sobre el guión… Pero yo solo pedí que se mantuviesen un par de ideas del cómic, como que Buñuel saliese vestido de monja. Pequeñas cosillas. Pero no me he implicado mucho porque sabía que la película estaba en buenas manos”.

Tráiler en español de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

La nueva edición del cómic

Publicado originalmente en 2009, Buñuel en el laberinto de las tortugas nació como un cómic modesto en blanco y negro, pero enseguida destacó por su calidad quedando finalista al Premio Nacional de Cómic (que ganó otra obra maestra, El arte de volar, de Altarriba y Kim). Cuenta como, en 1932, a Ramón Acín le tocó la lotería y cumplió su promesa a Buñuel de pagarle un documental, Las Hurdes, tierra sin pan, que sería su tercer trabajo como director.

Fermín nos comenta los principales cambios que se han hecho para esta estupenda edición: “El más llamativo es el color. Hemos optado por trabajar con la misma paleta de colores de la película. Y es que creo que han elegido tan bien esa paleta que encaja como un guante en el cómic, con esos colores tan apagados. La película se ha hecho con mucho gusto”

Viñetas de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas

También se han añadido varias páginas de la primera versión que dibujó Fermín: “Sí, porque el cómic lo empecé con otro estilo, probando varias cosas. Y es que Buñuel supuso para mí un cambio total de estilo. Venía de hacer cómics autobiográficos muy cartoon, ilustración infantil… y para mí esto supuso una experimentación. Por eso hice varios arranques, con estilos diversos que hemos incluido en esta edición a modo de extras. Son páginas que permanecían inéditas. También hay documentación de los viajes que hice por las Hurdes en aquella época”.

“Además –añade Fermín- la primera versión era muy suelta, muy de plumilla, con trazos muy experimentales… y para la definitiva me centré un poco más, tenía más controlados los rasgos de Buñuel y el resto de los personajes. Fue un trabajo más elaborado de fondos y de todo. Aun así confieso que sigo sin encontrarme a gusto en el cómic para adultos, yo prefiero dibujar libros infantiles”.

Viñetas de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas

El origen de la historia

En cuanto al origen del cómic, Fermín nos comenta que: “Me fijé en Buñuel porque en aquella época hacía mucho cómic infantil, autobiográfico, con historias costumbristas en las que parecía no pasar nada. Y quería acercarme a los lectores de novela gráfica que en aquella época leían Persépolis (Marjane Satrapi) o La ascensión del gran mal (David B.)”

“También quería hacer algo sobre las Hurdes, que está a hora y media de mi casa y realmente no conocía –añade-. Me fui para allí buscando una historia y surgió Buñuel, que todavía tiene mucho peso por allí, mucha fuerza. Vi un busto suyo pintarrajeado, en carnaval sacaban un muñeco suyo para quemarlo… empecé a indagar sobre él y pensé que había una gran historia que, sobre todo me daba pie a inventar, porque apenas dejó escritas unas líneas sobre el rodaje en sus memorias”.

Viñetas de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas

“Me interesaba mostrar a ese Buñuel que, en ese momento, estaba perdido, como persona y como artista -añade-. Porque en aquel momento había dejado de hacer cine y le habían cerrado todas las puertas. No tenía dinero, no podía permanecer en París porque no le quedaba dinero y lee este libro de Maurice Legendre y decide hacer ese documental y dar un giro completo a su carrera de cineasta surrealista. Ya que en ese momento pretendía hacer una serie de documentales en España y otras partes de Europa. Aunque no pudo hacerlo por la guerra. Y, además, luego estuvo sin hacer cine durante diecisiete años”.

“Por eso intenté recrear ese rodaje y retratar todas las fobias y rarezas que tenía Buñuel en ese momento, como lo de vestirse de monja, la religión, el surrealismo, matar animales…”

Y es que el cómic no oculta que Buñuel era un personaje complicado: “Esa fue una de las cosas que hablé con el director y el guionista de la película, porque veían que podía ser un personaje que incluso resultase antipático. En la película al final si empatizamos con Buñuel; pero en el cómic creo que lo dejo un poco más a la interpretación del lector. Es un personaje gruñón y muy contradictorio que lo mismo decía que amaba a los animales, que pegaba un tiro a un burro”.

Viñetas de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas

“Ramón Acín es tan protagonista como Buñuel”

El cómic también es la historia de una gran amistad, que de Buñuel y Ramón Acín, que quién le pagó la película después de que le tocase la lotería. “Esa historia de amistad surgió al documentarme, porque casi no sabía nada de Buñuel. Fue ahí cuando descubrí el cine de Buñuel, el surrealismo, su estancia en París, la Segunda República… y a Ramón Acín (1888-1936)”

“Ramón fue todo un descubrimiento porque creo que tiene tanto peso en la historia como el propio Buñuel -continúa- Y en la película aún más. Es un personaje muy carismático, muy entrañable y tuvo un final muy trágico (fue fusilado el 6 de agosto de 1936 por los Nacionales, y su mujer 17 días después)”

En cuanto al personaje de Buñuel. “Es un Buñuel hecho a mi medida -confiesa Fermín-. Como en esa época quería experimentar no me preocupé de si era un Buñuel fiel a la realidad o no. Tampoco sabía que diez años después iba a seguir hablando de ello. Por eso el personaje variaba de una página a otra, porque seguía buscando mi estilo”.

Me costó dibujar su rostro porque era muy peculiar y no quería caer en la caricatura -añade- Pero con mi estilo era imposible evitar eso. Por ejemplo, a Ramón Acín le dibujé una nariz muy larga, no sé por qué. Pero cuando conocí a sus nietos, en Zaragoza estaban encantados con el retrato que había hecho de su abuelo”.

Viñetas de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

“Los chavales no conocen a Buñuel”

El trasfondo histórico también es fundamental en el cómic. “Me resultó muy interesante investigar esa época, que casi no se estudia en los colegios. Una de las cosas que se me quedó fuera de la novela es que George Orwell (el autor de 1984) convivió con Buñuel en París y en aquella época sobrevivía mendigando y fregando platos. Hubiese sido interesante meter ese encuentro pero tenía que centrarme”.

“Por eso también me dejé fuera a Sánchez Ventura, un doctor en filosofía y letras y diplomático que también estuvo en el rodaje en las Hurdes e interpretó al maestro de escuela. Es un personaje muy importante en el círculo de Buñuel pero no quería manejar tantos personajes. Aunque ahora que se ha hecho la película me ha dado un poco de pena que no aparezca”.

En su momento, el cómic también sirvió para reivindicar la figura de Buñuel: “Gracias al libro he visitado muchos institutos para hablar con los niños y me he dado cuenta de que los chavales de hoy en día no conocen a Buñuel. No saben quién es. Y les cuentas que Buñuel quería hacer una serie de programas de denuncia de cómo se vivía en determinados puntos de España. Y así entienden un poco lo que quería hacer con este documental”

Días de cine: 30 años sin Luis Buñuel

“Hay muchas escenas oníricas”

En cuanto al surrealismo de Buñuel en aquella época. “Intenté reflejarlo en el cómic sobre todo con las escenas oníricas -confiesa Fermín- en las que dejé un poco a la imaginación del lector si ocurren de vedad o suceden en la mente de Buñuel “.

“Hay personajes muy surrealistas –añade- como la Muerte Hurdana, con esa sombra de esqueleto, o esa parte en París donde hay un bucle temporal en el que se repite la misma viñeta y parece que hay un círculo. Hay gente que pensó que era un error de maquetación pero estaba hecho a propósito para desconcertar al lector” (¿homenaje a las escenas repetidas de El ángel exterminador?)

Viñetas de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

“Hay muchos que siguen sin perdonárselo a Buñuel”

En cuanto a la polémica que sigue levantando el documental en las Hurdes, Fermín Solís asegura que: “Hay un sector más renovador en las Hurdes que quiere olvidar eso, para promocionar el turismo, pero sigue siendo algo clavado en el corazón de los hurdanos y sigue molestando a algunos”.

“La explicación que suelo dar sobre este cómic cuando voy a los colegios -añade- es que es como si Buñuel hubiese hecho un programa de Callejeros Viajeros, pero sacando solo los peores barrios de la ciudad, la droga… etc, para denunciarlo. Pero para eso manipuló cosas e hizo otras que no debía; y muchos no se lo perdonan. Ahí sigue la leyenda negra de la película”.

“Cuando me estuve documentando en la zona ya no quedaba gente que hubiese conocido a Buñuel. Y muchos me daban una versión de los hechos bastante distorsionada. Por ejemplo, me decían que a la cabra la había matado un tío suyo… Pero antes de empezar el cómic aparecieron los descartes de la película y llegaron a la Filmoteca de Extremadura, donde los pude ver. Y se puede ver a Buñuel con su revolver disparando a la cabra. Unas imágenes que se han incluido en la película. Pero hay muchas leyendas y se han manipulado mucho los hechos”.

“No hay que olvidar –añade Fermín- que uno de los objetivos de Buñuel era denunciar el viaje que hizo Alfonso XIII a Las Hurdes, diez años antes (1922), en el que prometió carreteras, escuelas, hospitales… El deshizo ese camino preguntando si el Rey había cumplido alguna de esas promesas”.

“Una crítica que, como comentaba, también pensaba hacer en otros puntos de España, con una serie de reportajes similares. Pero no pudo rodar por la Guerra Civil. Buñuel era muy adelantado a su tiempo”.

Fermín Solís y la portada de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

Sus proyectos

Preguntamos a Fermín si se podría hacer una continuación de la historia: “Ahora mismo creo que no es el momento ni tengo fuerzas, pero pienso que se podría hacer una continuación de la historia contando los días olvidados de Buñuel en México, esos 17 años que prácticamente estuvo sin rodar. Además podríamos meter toda esa imaginería de las calaveras y demás. Creo que saldría algo fantástico”.

Pero si podemos anunciar que, después de diez años dedicado a los cómics y libros ilustrados infantiles, Fermín Solís vuelve al cómic adulto: “Tengo una novela gráfica sobre el mito de Medea prácticamente terminada y voy a empezar otra. Se titula Medea a la deriva y retomó el personaje en un momento donde no se sabe dónde estaba. Estaba en una especie de limbo”.

“Ahora mismo -añade- también estoy muy volcado en una colección de novelas ilustradas para niños, casi adolescentes, que saldrá a finales de año y que todavía no tiene título. Pero los protagonistas son un niño y un cerdo-dragón que se llaman Harry y Hausen. Así que eso os dará una pista de por dónde van sus historias, que transcurren en una isla donde nos encontramos a todas las criaturas que creó Ray Harryhausen”.

Página de 'Buñuel en el laberinto de las tortugas'

Noticias

anterior siguiente