Enlaces accesibilidad

Juicio 'procés'

El ex número dos de Interior afirma que los Mossos no tuvieron "el más mínimo interés" en evitar el 1-O

Por
El ex número dos de Interior afirma que los Mossos no tuvieron "el más mínimo interés" en evitar el 1-O

El ex secretario de Estado de Seguridad de Interior José Antonio Nieto ha sostenido en su declaración como testigo en el juicio del 'procés' que la cúpula de los Mossos d'Esquadra no tuvieron "el más mínimo interés" de coordinarse con el resto de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para impedir la celebración del referéndum del 1-O como ordenaba el mandato judicial. Es más, se ha mostrado convencido de que si hubieran manifestado su voluntad de cumplir con la ley "de forma clara y evidente", el referéndum no se hubiera celebrado y el Govern lo hubiera desconvocado.

En una declaración que se ha prolongado durante cerca de cuatro horas -la más larga de un testigo hasta ahora-, Nieto ha seguido la línea del exministro del Interior Juan Ignacio Zoido, que acusó directamente a los Mossos de "tolerar" el referéndum en su interrogatorio el pasado jueves, y como su exjefe ha defendido la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil calificando el uso de la fuerza de "mínimo imprescindible". Nieto, de hecho, ha defendido que  "técnicamente" no se puede hablar de cargas policiales aunque "sí se empleó la fuerza" para que los agentes pudieran replegarse.

14 horas - Nieto: "Los Mossos no mostraron interés en evitar el referéndum"

El interrogatorio del ex número dos de Interior ha dejado otros dos titulares: su convencimiento de que detrás de las protestas del 20S estuvo la coordinación de los CDR, que propiciaron que hubiera "actuaciones violentas", y el ofrecimiento que el Gobierno hizo al expresidente Carles Puigdemont en la Junta de Seguridad del 28 de septiembre para que en lugar de celebrar el referéndum "se simulara" en las calles y plazas como movilización independentista aunque sin éxito.

Una "alineación total" de Trapero con el Govern

Nieto ha sostenido que el dispositivo de los Mossos d'Esquadra para el 1-O fue "claramente insuficiente" e "ineficaz" y que parecía destinado a "dar apariencia de normalidad a algo que no era normal" más que a impedir el referéndum, al ser interrogado por el fiscal Javier Zaragoza. Sin embargo, ha reconocido después que no sabe si hubo alguna recomendación por parte del Estado en las reuniones de coordinación que se mantuvieron para que se corrigiera ese dispositivo si es que se consideraba "insuficiente" en un duro interrogatorio por parte del abogado del exconseller de Interior Joaquim Forn, Javier Melero.

El ex número dos de Zoido, en cualquier caso, ha insistido en que esta actitud de los Mossos fue decisiva, en su opinión, para que el Govern pudiera seguir adelante con la consulta suspendida por el Tribunal Constitucional. "Si los Mossos de forma clara, de forma evidente, hubiesen manifestado su voluntad de cumplir el mandato judicial, el referéndum del 1 de octubre no se habría celebrado, se habría desconvocado", ha señalado.

El ex secretario de Estado de Seguridad, que se ha hecho responsable de la coordinación del despliegue de 6.000 agentes de Policía y Guardia Civil en Cataluña, ha explicado que entendían que en el caso del entonces mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero la "alineación con el Govern era total", pero que confiaban que entre los comisarios "prevaleciera" el cumplimiento del mandato judicial, pero que no fue así.

El testigo ha explicado que dudaron de los mossos cuando Trapero respondió en la Junta de Seguridad del día 28 de septiembre que no usarían la fuerza si los agentes eran rodeados de activistas a favor del referéndum "si hay niños y personas mayores". "Sabíamos que la excusa para no actuar la fuerza iba a ser esa", ha subrayado Nieto provocando murmullos en la sala.

Asegura que el uso de la fuerza fue el "mínimo imprescindible"

El 1-O finalmente se dio, en su opinión, el "peor de los escenarios" porque los "mossos no actuaban" y la resistencia fue mayor de la prevista. Una resistencia que en muchos casos, ha defendido, no fue una resistencia pacífica para llamar la atención, sino que fue "una resistencia muy intensa llegando a escenarios de violencia" contra los agentes.

En este contexto, Nieto ha defendido el uso de la fuerza por parte de la Policía Nacional y la Guardia Civil para intentar cumplir con el mandato judicial. El testigo ha añadido que, si se hubiera priorizado la eficacia de las operaciones -que era impedir el referéndum-, "el empleo de la fuerza hubiera sido mayor y hubiera estado amparado por la ley".

Nieto asegura que el uso de la fuerza fue el "mínimo"

Nieto ha ido más allá y ha asegurado que "técnicamente" no se puede hablar de cargas policiales del 1-O porque "una carga es una actuación de una unidad antidisturbios para disolver una manifestación o vaciar un espacio ocupado. Eso no ocurrió (...) Sí hubo utilización de la fuerza, en algún punto llamativa, pero solo para lograr un repliegue ordenado" de los agentes.

Les ofrecieron "simular" el referéndum

En el interrogatorio ha revelado un detalle nuevo del que hasta ahora no se había hablado en el juicio y es que el Gobierno ofreció la posibilidad al expresidente Carles Puigdemont de que "se simulara" el referéndum votando en calles y plazas como movilización independentista en la reunión de la Junta de Seguridad que se mantuvo el 28 de septiembre, pero que la "convicción absoluta" de la Generalitat era de "sostener y mantener la celebración del 1-O" de la manera que estaba prevista y prohibida por los tribunales.

Nieto asegura que en esa reunión, en la que estaba también presente el exconseller de Interior Joaquim Forn y el exmayor de los Mossos, les insistieron "una y otra vez que desconvocaran el 1-O" y les garantizaron que no habría ningún problema en que se llevara a cabo esta simulación como muestra de la "capacidad de movilización" del independentismo. Sin embargo, por parte de la Generalitat "no hubo el más mínimo gesto de cesión ni de apertura a un diálogo real".

Nieto asegura que ofrecieron al Govern que se "simulara" el referéndum como movilización independentista

El ex alto cargo del Ministerio de Interior ha calificado que el encuentro fue "surrealista" porque estaban hablando del dispositivo para evitar el 1-O con quienes lo habían convocado. Desde el Govern, ha asegurado, no les trasladaron "nada que tuviera que ver" con el dispositivo y sí que les pidieron que no actuaran para evitar el 1-O porque, argumentaban, había "una parte de la población" que consideraba que la legalidad vigente era la emanada del Parlament con las leyes de desconexión del 6 y 7 de septiembre y no las órdenes de la Fiscalía y el TSJ de Cataluña para impedir el referéndum suspendido por el Constitucional.

"Puidemont dice que el bien supremo a proteger era la convivencia ciudadana y nosotros le decimos que el bien a proteger es el cumplimiento de la ley", ha añadido. Nieto ha asegurado, en este sentido, que "se había creado un clima, una legalidad paralela, casi una realidad paralela" que hizo después que el 1-O se impusiera, en su opinión, el relato independentista de que fue la policía la que estaba "haciendo algo malo" por defender la legalidad y no aquellos que trataron de "vulnerar" la legalidad.

Nieto apunta a los CDR como coordinadores del 20S

El ex número dos de Zoido ha dejado otro titular cuando ha apuntado a los autodenominados CDR -comités de defensa de la república- como responsables junto a la ANC y Òmnium Cultural de la coordinación de las protestas del 20 de septiembre de 2017 frente a la Consellería de Economía y Hacienda y en otros puntos donde ese día se llevaron a cabo registros por orden del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investigaba la organización del referéndum.

El ex secretario de Seguridad apunta a los CDR como coordinadores de las protestas del 20S

Nieto ha explicado que ese mismo día pensaron que las protestas no podían ser "espontáneas" y que había una organización detrás. "Los CDR tenían una misión inicialmente organizativa (...), pero derivaron en una actitud violenta o que propiciaba, facilitaba, que hubiera unas actitudes violentas", ha señalado.

El ex secretario de Estado de Seguridad ha explicado que el 20S tuvieron "serias dudas y mucha preocupación" por la seguridad de los agentes de la Guardia Civil y los miembros de la comitiva judicial que estaban participando en los registros por "las consecuencias" que pudiera tener "este tumulto", como lo ha calificado. El ex alto cargo de Interior ha asegurado que esa mañana se pidió ayuda a los mossos pero que hubo respuestas "contradictorias" y que esa ayuda "no llegaba".

Noticias

anterior siguiente