Enlaces accesibilidad

Rusia

Putin intenta reflotar su popularidad amenazando a EE.UU. y prometiendo mejoras económicas

  • El presidente ruso asegura que responderá de inmediato si Washington despliega misiles en Europa
  • Asimismo, ha prometido mejoras en el nivel de vida ante el descontento provocado por los recortes

Por
El presidente ruso, Vladimir Putin, presenta su informe anual sobre el estado de la nación
El presidente ruso, Vladimir Putin, presenta su informe anual sobre el estado de la nación. EFE/ Maxim Shipenkov

Mejoras económicas para los rusos y firmeza ante el enemigo exterior: Vladímir Putin ha intentado este miércoles recuperar la confianza perdida por parte de los rusos con su discurso anual ante el Parlamento, en el que, como el pasado año, ha vuelto a amenazar a Estados Unidos y ha advertido de que, si Washington despliega misiles en Europa, Moscú responderá de inmediato.

Apenas un año después de su reelección por abrumadora mayoría para un cuarto mandato presidencial, Putin ha visto como su popularidad decaía hasta su nivel más bajo desde 2014 -antes de la anexión de Crimea- tras los recortes decretados a principios de este año y, especialmente, por la subida del IVA al 20% y la muy impopular elevación de la edad de jubilación hasta los 65 años en el caso de los hombres y los 60 en el de las mujeres.

Así, tal como había anunciado, Putin ha centrado la primera parte de su discurso en la situación económica y ha admitido que "la pobreza aplasta literalmente a la gente". El presidente ha señalado que "19 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza” en Rusia, apostillando que "es demasiado".

En este sentido, ha recalcado que "hay que mejorar la situación desde ahora, desde este año; los rusos deben notar una mejoría". Entre otras medidas, ha anunciado ayudas para las familias que tengan un tercer hijo, lo que busca relanzar la menguante natalidad, y para los jubilados con menores recursos.

Amenazas contra Estados Unidos

Sin embargo, al igual que hiciera el pasado año, la acción exterior ha acaparado gran parte del discurso y, en concreto, Putin ha advertido Estados Unidos de que, en caso de que despliegue en Europa misiles de alcance corto y medio, Moscú responderá "inmediatamente" apuntando con su armamento no sólo a sus socios europeos, sino también a los "centros de toma de decisiones".

"Rusia se verá obligada a fabricar y emplazar tipos de armamento que pueden ser utilizados no sólo contra los territorios de donde provenga la amenaza directa, sino también contra los territorios donde se encuentren los centros de toma de decisiones para el empleo de los sistemas de misiles que nos amenacen", ha avisado.

Putin se refería a la reciente salida unilateral de Washington del tratado de eliminación de misiles convencionales o nucleares de corto y medio alcance (INF). "Sabemos cómo hacerlo y pondremos en práctica estos planes tan pronto como esa amenaza se vuelva real", ha señalado.

El líder ruso ha explicado que las medidas serán tanto "simétricas como asimétricas", ya que "algunos de los misiles" que Washington podría emplazar en el continente europeo "tienen un tiempo de vuelo de 10-12 minutos hasta Moscú".

Nadie prohibe desplazarse por aguas neutrales

Además, Putín ha advertido que podría emplazar su armamento de nueva generación, incluidos misiles hipersónicos, no en tierra, sino en aguas neutrales.

"No hay necesidad de emplazarlos en aguas territoriales o incluso en la zona económica especial, con su velocidad y alcance esos misiles pueden ser desplegados en aguas neutrales o simplemente en el océano", ha dicho Putin a la prensa.

"Nadie prohíbe a los buques de guerra y a los submarinos desplazarse por aguas neutrales", ha proseguido.

"Moscú no tiene intención de ser el primero"

"Esta es una amenaza muy grande para nosotros. Esto agravaría radicalmente la situación en el ámbito de la seguridad internacional", ha denunciado el mandatario ruso.

En todo caso, ha señalado que Moscú "no tiene intención, y esto es muy importante, de ser el primero en desplegar tales misiles en Europa".

Además, tras la advertencia, Putin ha asegurado que el Kremlin sigue dispuesto a negociar con Estados Unidos en materia de desarme estratégico, pero ha matizado que "no está dispuesto tocar una puerta que está cerrada".

Al anunciar a principios de mes la salida de Rusia del tratado INF, en respuesta a la decisión unilateral de EE.UU., el presidente ruso ya dijo que no iniciaría nuevas rondas de consultas sobre desarme con Washington.

La OTAN tacha de "inaceptables" las amenazas de Putin

La OTAN ha condenado las "inaceptables" amenazas del presidente ruso y ha considerado que se trata de un "intento de distraer la atención" de sus incumplimientos del tratado INF de desarme nuclear.

"Las declaraciones rusas amenazando con apuntar a aliados son inaceptables", ha dicho en un comunicado un portavoz de la Alianza, que ha pedido a Moscú "centrarse en volver a cumplir" el tratado de reducción de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF).

"La OTAN es una alianza defensiva, que está lista para defender a todos sus miembros ante cualquier amenaza", añade el comunicado, que recuerda que la Alianza no quiere "una nueva carrera armamentista" y ha pedido repetidamente a Rusia destruir de forma verificable sus misiles de rango intermedio.

"Las quejas de Rusia contra el sistema de misiles defensivo de la OTAN son un intento flagrante de distraer la atención de su violación del tratado INF", ha añadido el portavoz aliado.

La OTAN ha incidido en que estas críticas ya se han dado en el pasado y son "infundadas", y en que su sistema de misiles es "puramente defensivo".

Noticias

anterior siguiente