Enlaces accesibilidad

Juicio del 'procés'

El 'procés' en el extranjero, un intento de internacionalización

Por
Informativos RNE - El 'procés' en el extranjero, un intento de internacionalización

Para que Cataluña pudiera hacer efectiva su independencia, el reconocimiento en el exterior era clave. Muchos de los esfuerzos de la Generalitat y del entonces conseller Raúl Romeva iban en esa dirección. Pero más allá de la aprobación de grupos políticos, en su mayoría nacionalistas o euroescépticos, el 'procés' no ha obtenido la respuesta internacional que esperaba, aunque ha influido directamente en la política de países como Bélgica o Alemania.

Antes del 1 de octubre de 2017, la repercusión que tuvo la crisis catalana más allá de nuestras fronteras se ceñía a la Diada y la reivindicación independentista, con menciones en los medios de comunicación, pero apenas referencias de los mandatarios internacionales.

Los principales jefes de Estado y de Gobierno extranjeros, preguntados normalmente por la prensa española al respecto, se referían a esta cuestión como un asunto interno y pedían diálogo para superar cualquier disputa. La más cercana al 1-O fue la de Donald Trump, cuando el 27 de septiembre recibió a Rajoy en la Casa Blanca.

Trump: "Sería una tontería no quedarse con España"

Fue la última mención oficial a Cataluña desde el extranjero hasta el 1 de octubre. De aquella jornada la imagen que dio la vuelta al mundo en televisiones y periódicos fue la intervención policial para impedir la votación.

Las fuerzas de seguridad del Estado intervienen en colegios electorales del referéndum

El 1-O internacionaliza la crisis

No sólo los medios internacionales reaccionaron a lo que estaba sucediendo. En especial en Europa, las redes sociales fueron el principal vehículo de comunicación de políticos y dirigentes.

La presidenta de Escocia, líder del independentista SNP, fue de las primeras. Nicola Sturgeon expresaba su "creciente preocupación" por lo que sucedía en Cataluña y pedía una "condena" independientemente de ideologías, a la vez que instaba a "España a cambiar de rumbo" antes de que hubiera heridos graves. "Dejen votar a la gente pacíficamente", añadía.

El primer ministro belga, Charles Michel, condenaba "todo tipo de violencia" e instaba al "diálogo político". El entonces ministro de Exteriores alemán Sigmar Gabriel, pedía detener la "espiral de escalación" y un "diálogo urgente" entre las partes, mientras que el británico Boris Johnson expresaba la importancia de que "la constitución española sea respetada", a la vez que subrayaba que España es un "aliado cercano y buen amigo, cuya fortaleza y unidad importa al Reino Unido".

El 2 de octubre, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, hablaba con Rajoy y le pedía "encontrar formas para evitar una posterior escalación y el uso de la fuerza".

La Comisión Europea y los partidos de la Eurocámara piden diálogo para la crisis de Cataluña
Juncker: "Si nosotros permitiéramos que Cataluña se independizara, otros harían lo mismo"

Cataluña declara la independencia

Emmanuel Macron: "Tengo un interlocutor en España, y es Mariano Rajoy"
Putin: "Con Kosovo se abrió la caja de Pandora"
Thomas Roggeman: "Esperemos España acepte el resultado del referéndum de Cataluña"

Puigdemont en Bélgica y en Alemania

Carles Puigdemont, detenido en Alemania

La via eslovena

Marjan Sarec: "No vemos paralelismos entre Cataluña y Eslovenia"

Noticias

anterior siguiente