Enlaces accesibilidad

La nueva tanda de sanciones de Estados Unidos a Irán entra en vigor este lunes

  • "Son las sanciones más fuertes que ha impuesto jamás nuestro país", ha dicho Donald Trump
  • Esta nueva batería de sanciones se dirige a los sectores energético, financiero y naval de la República Islámica

Por
Un hombre compra riales iraníes en la ciudad iraquí de Basra antes de que entren en vigor las sanciones de EE.UU.
Un hombre compra riales iraníes en la ciudad iraquí de Basra antes de que entren en vigor las sanciones de EE.UU. REUTERS Essam al-Sudani

El Gobierno de Estados Unidos impondrá desde este lunes nuevas sanciones a Irán, anunciadas en mayo pasado cuando Washington abandonó el acuerdo nuclear con Teherán, aunque contempla exenciones para ocho países.

"Son las sanciones más fuertes que ha impuesto jamás nuestro país", ha dicho el presidente estadounidense, Donald Trump, en declaraciones a los periodistas.

Esta nueva batería de sanciones, la segunda contra Irán por parte del Ejecutivo estadounidense desde mayo, tendrá en su punto de mira los sectores energético, financiero y naval de la República Islámica, y penalizará a las empresas de todo el mundo que compren petróleo iraní.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, explicó el viernes que EE.UU. planea eximir de manera temporal de ese castigo a un máximo de ocho países o "jurisdicciones" territoriales, que en los últimos tiempos han trabajado para "reducir a cero" sus importaciones de petróleo del país persa.

Pompeo no identificó los países que se beneficiarán de la exención durante seis meses, pero se espera que entre ellos estén China, India, Japón y Corea del Sur, según The New York Times.

La primera tanda de sanciones entró en vigor el 6 de agosto

En la primera tanda de sanciones, que entró en vigor el 6 de agosto, se retomaron las restricciones a la compra de billetes de dólares estadounidenses por parte del Gobierno de Irán, la adquisición de deuda iraní y al comercio de oro y otros metales preciosos, entre otros.

Las nuevas sanciones penalizarán la venta de petróleo iraní, las transacciones financieras con su Banco Central y al sector portuario del país.

Con motivo de esta segunda ronda, el Departamento del Tesoro estadounidense incluirá más 300 nuevas entidades a su lista negra, aparte de otras 400 que volverán a ella tras haber salido en 2015 cuando se puso fin a las sanciones con Irán, en virtud de la firma del acuerdo nuclear, conocido como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

"Influencia maligna" del "régimen" iraní en Oriente Medio

Las presuntas violaciones de ese pacto, así como la "influencia maligna" que ejerce el "régimen" iraní en Oriente Medio, han sido los principales argumentos esgrimidos por la Casa Blanca desde hace meses para justificar las sanciones, que no han contado con el respaldo de la comunidad internacional.

Por este motivo, Washington dio en mayo a Teherán seis meses, plazo que acaba esta medianoche, para cumplir con una docena de condiciones que le permitirían evitar ese castigo, pero Irán lejos de amedrentarse puso en duda en la última semana la viabilidad de las sanciones, y su presidente, Hasan Rohaní, opinó que Washington podría estar considerando dar "marcha atrás" en su decisión.

Hace dos días, Pompeo recalcó que el objetivo es "privar" al Gobierno iraní de los recursos necesarios para seguir financiando el terrorismo en el mundo, y subrayó que el presidente de EE.UU. no quiere perjudicar al pueblo iraní. Por este motivo, dijo, también estarán exentos de las sanciones algunos productos básicos para la población, como los alimentos y los medicamentos.

Noticias

anterior siguiente