Enlaces accesibilidad

Desafío independentista

La Abogacía del Estado pide para Junqueras 12 años por sedición, la mitad que la Fiscalía

  • El organismo dependiente del Ministerio de Justicia descarta así el delito más grave, el de rebelión

Por
Imagen recurso del mazo de un juez.
Imagen recurso del mazo de un juez. Getty Images/iStockphoto noticias

La Abogacía del Estado pide 12 años de cárcel para el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, 11 años y medio para los cinco exconsellers en prisión, 10 años para la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, y ocho para los líderes de la ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, todos ellos por un delito de sedición al participar en el proceso independentista de Cataluña.

El escrito de conclusiones provisionales que ha emitido el organismo, dependiente del Gobierno, dista mucho del de la Fiscalía, que este viernes ha acusado a los principales líderes del soberanismo catalán de rebelión y pide en el caso de Junqueras más del doble de pena que la Abogacía del Estado, 25 años.

Boletines RNE - División de opiniones de expertos sobre los escritos de Fiscalía y Abogacia sobre los líderes del procès - 02/11/18

A diferencia del ministerio público la Abogacía, que en un principio sólo se personó en una acusación por malversación, considera que los hechos no pueden ser calificados de rebelión al no haberse producido la violencia necesaria para lograr la independencia de Cataluña.

Sí contempla incidentes "contra el orden público", como los ocurridos tras el registro en la Consellería de Economía en septiembre de 2017 o los altercados, tumultos y disturbios el 1 de octubre de ese año después de que los líderes del 'procés' llamaran a la ciudadanía a votar sobre la independencia pese a ser conscientes de la ilegalidad del referéndum.

Penas más altas en base a la autoridad

En su escrito de conclusiones provisionales, entregado este viernes en el Tribunal Supremo, la Abogacía del Estado solicita las penas más altas para Junqueras y los cinco exconsellers que se encuentran en prisión preventiva -Joaquim Forn, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Dolors Bassa- dado su estatus de "autoridad" al haber "inducido, sostenido y dirigido la sedición desde su condición de miembros del Gobierno" catalán.

Unas condenas que, sin embargo, difieren en gran medida a las solicitadas por la Fiscalía, 25 años en el caso de Junqueras y 16 años en el de los exmiembros del Gobierno, al apreciar violencia en el proceso independentista. La Abogacía les atribuye sendos delitos de sedición y malversación y pide para ellos los mismos años de cárcel que de inhabilitación absoluta.

Para el resto de exmiembros del Govern que se encuentran a disposición de la Justicia (Meritxell Borrás, Carles Mundó y Santiago Vila) la Abogacía pide 7 años de prisión y 10 de inhabilitación absoluta.

Todos ellos constituirían un primer grupo de responsabilidad en los hechos debido a que jugaron "el papel de adoptar las decisiones ejecutivas necesarias para realizar" el referéndum del 1-O.

El papel de la ANC y Òmnium: liderar la movilización social

Un escalón más abajo dentro de la acusación de este organismo estarían el exlíder de ANC Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. Aunque el escrito considera que los Jordis fueron responsables de un delito de sedición, no les atribuye el estatus de autoridad que sí tenían los entonces miembros del Govern ahora encarcelados, y por eso pide 8 años de cárcel y otros tantos de inhabilitación.

Su papel, según el escrito, habría sido el de liderar la movilización social "como medio para la consecución de los fines relativos al incumplimiento de la legalidad y la desobediencia a las resoluciones administrativas y judiciales" que exige el delito de sedición.

El tercer núcleo de esta actuación presuntamente delictiva, dice la Abogacía, estuvo formado por los antiguos cargos del Parlament, encabezados por Carme Forcadell, para quien pide 10 años de prisión y los mismos de inhabilitación por sedición puesto que, como los antiguos miembros del Govern, tenía condición de autoridad.

La Mesa del Parlament y las "leyes de desconexión"

Por debajo estarían los entonces miembros de la Mesa Lluis Corominas, Lluis Guinó, Anná Simó y Ramona Barrufet, que se enfrentan a una petición de multa de 30.000 euros e inhabilitación especial para cargo público de un año y ocho meses por desobediencia grave.

El mismo delito que achaca a Joan Josep Nuet y a la expresidenta del grupo parlamentario de la CUP Mireia Boya, para quienes las condenas reclamadas se reducen a 24.000 euros de multa y un año y cuatro meses de inhabilitación.

Los entonces miembros de la Mesa, a juicio de la Abogacía, "debían haber inadmitido a trámite y paralizado todas las propuestas contrarias al orden constitucional" y, a pesar de "las múltiples advertencias" del TC para que no tramitasen las denominadas "leyes de desconexión", "votaron sistemáticamente a favor de su admisión".

Noticias

anterior siguiente