Enlaces accesibilidad

Boris Johnson califica la propuesta de 'Brexit' de Theresa May de "escándalo constitucional"

  • Según el exministro de Exteriores conservador, el plan 'Chquers' de May "limita" al reino Unido
  • Theresa May responde que solo su plan garantiza la integridad de Reino Unido

Por
Boris Johnson defiende a ultranza la desconexión total de Reino Unido de la Unión Europea

Contra el plan de su propia primera ministraTheresa May, y contra Bruselas, el exministro británico de Exteriores, el conservador Boris Johnson, defiende a ultranza la desconexión total de Reino Unido de la Unión Europea (UE), un Brexit sin medias tintas. Lo ha hecho este martes en un mitin paralelo al congreso anual de los conservadores que se celebra en la ciudad inglesa de Birmingham.

El exalcalde de Londres ha vuelto a criticar el plan del Gobierno denominado "Chequers" porque, en su opinión, no permitirá al Reino Unido recuperar "el control de sus propios asuntos" y dejará al país "mitad dentro y mitad fuera" de la Unión. "Europa nos limita" clamó Johnson ante cientos de personas, como si fuera una estrella de cine y sin abandonar su fama de bufón. Según el ministro para el Brexit, Dominic Raab, "Chequers" permitiría hasta un 80% de éxito en la segregación.

El político conservador se presenta nuevamente como el abanderado de la marcha sin paliativos de la UE y ha calificado de "engaño" el plan de May. Johnson dimitió el pasado julio como titular del Foreign Office por su descontento con esta propuesta, que la primera ministra había consensuado con su gabinete y que propone un mercado común de bienes británico-comunitario con equivalencia regulatoria.

May logra que sus ministros apoyen su plan de 'Brexit'

May responde

La primera ministra May ha replicado al mensaje de su exministro afirmando que solo el acuerdo que ella propone puede garantizar la integridad de Reino Unido. La mandataria ha señalado que Johnson siempre "monta un buen espectáculo", pero que "lo que la gente quiere del Gobierno es ayuda para afrontar la vida diaria".

La semana pasada, Johnson dejó en el aire la posibilidad de competir con May por el puesto al frente del Gobierno. Preguntada por este asunto, la primera ministra ha declinado una respuesta: "No comento los asuntos laborales de los parlamentarios", ha dicho.

Theresa May ha defendido su plan y ha subrayado el rechazo a las posiciones de Johnson, al que acusa de "pretender derribar las garantías del Gobierno hacia Irlanda del Norte".

Irse es irse

Para Johnson, con claras aspiraciones a liderar el Partido Conservador, ese plan tira por la borda el resultado del referéndum celebrado el 23 de junio de 2016, en el que los británicos votaron a favor de salir de la UE después de más de 40 años de participación.

Siempre con sentido del humor, Johnson se llevó continuos aplausos de sus seguidores, entre ellos el exministro del Brexit David Davis, al explicar que aceptar el "plan de Chequers" de May implicará que el Reino Unido esté ligado permanentemente al bloque europeo.

"Chequers es un escándalo constitucional. No es pragmático, no es un compromiso. Es peligroso y política y económicamente inestable", dijo Johnson en una sala con capacidad para mil personas.

Johnson: el control es la clave

"Compañeros conservadores, esto no es democracia. No es lo que votamos. Es un escándalo constitucional. No es una recuperación del control, es perder el control. Lo saben en Bruselas", ha afirmado el político "tory", quien ha asegurado que el Reino Unido tiene posibilidades de llegar a acuerdos comerciales con países fuera de la UE.

Johnson ha agregado que este es el momento de "dejar Chequers" y de "recuperar el control", al tiempo que calificó de "infame" la idea de celebrar un segundo referéndum, como ha defendido la oposición laborista británica de Jeremy Corbyn. Contra el líder laborista lanzó devastadoras críticas y urgió a los afiliados conservadores a no permitir la llegada al poder de lo que calificó de políticos "simpatizantes del marxismo" y del izquierdista Hugo Chavez, el fallecido presidente de Venezuela.

Durante su intervención, Johnson defendió las raíces conservadoras, a favor del libre mercado, al insistir en la necesidad de volver a un recorte de los impuestos y a fomentar la propiedad privada de la vivienda, con la implementación de una política que permita la compra de pisos de protección social.

Capitalismo, libre mercado, bajada de impuestos

"No debemos perder nuestra fe en la competencia" y en el "mercado" de capital, ha subrayado el antiguo titular de Exteriores, defendiendo que, en su opinión, no hay otro sistema mejor que el capitalista para satisfacer lo que el ser humano quiere y necesita".

"Debemos aspirar constantemente no a aumentar los impuestos sino a bajarlos. Es la actitud conservadora que hace las cosas, así sigamos nuestros instintos conservadores", afirmó.

"Fue increíble que él (Corbyn) no tuviera nada que decir sobre el sector de la economía creador de bienestar", agregó. "Nosotros conservadores sabemos que solo un sector privado fuerte de la economía que puede pagar por unos excelentes servicios públicos", dijo Johnson sobre el escenario de la sala y delante de un gran cartel titulado "El hogar de los conservadores".

Johnson, que se marchó de la sala rápidamente nada más terminar, solo acudió al congreso anual para pronunciar este discurso. Su presencia ha puesto otra vez de manifiesto las profundas divisiones en el partido "tory", entre los seguidores euroescépticos de Johnson y los más proeuropeos, como el titular de Economía, Philip Hammond.

Noticias

anterior siguiente