Enlaces accesibilidad

'Brexit'

Boris Johnson deja el Gobierno por su desacuerdo con el plan para el 'Brexit' y agrava la crisis de Theresa May

  • El hasta ahora titular de Exteriores afirma que "el sueño del Brexit está muriendo, ahogado por una innecesaria inseguridad" 
  • Su dimisión, horas después de la del ministro para la salida de la UE, David Davis, agrieta aún más el liderazgo de May

Por
Boris Johnson, a su llegada a Downing Street el pasado 3 de julio
Boris Johnson, a su llegada a Downing Street el pasado 3 de julio. EFE / ANDY RAIN

La crisis abierta en el Gobierno británico tras la renuncia del ministro para la salida de la Unión Europea, David Davis, se ha agravado este lunes con la dimisión del titular de Exteriores, Boris Johnson, también en desacuerdo con el plan de la primera ministra, Theresa May, para negociar una ruptura suave con el bloque comunitario: "El sueño del Brexit está muriendo, ahogado por una innecesaria inseguridad", le ha reprochado Johnson en una carta remitida a May, que ve como su liderazgo se agrieta por momentos.

La salida de Johnson no es solo la tercera de un alto cargo en menos de 24 horas, tras las renuncias de Davis y de su número dos, Steve Baker, sino que escenifica la fractura del Partido Conservador, ya que era uno de los respresentantes del ala dura de los tories y uno de los rostros más visibles en la defensa del Brexit, lo que debilita enormemente la posición de May. De hecho, pocas horas después, en un intento de frenar la hemorragia, se ha anunciado su sustituto, que será Jeremy Hunt, hasta ahora ministro de Sanidad.

Johnson argumenta los motivos de su renuncia en una carta dirigida a May, que ha sido difundida por la BBC, y en la que asegura que la salida que proyecta la primera ministra significa que Reino Unido seguirá sin ser un país "independiente" tras abandonar la Unión Europea, puesto que el plan propuesto implica respetar buena parte de la normativa comunitaria para mantener al país en el mercado común de bienes, así como renunciar a firmar tratado de comercio con terceros países.

Una "colonia" de Bruselas

"En verdad, nos encaminamos al estatus de colonia", afirma Johnson, que recalca en la misiva que el Brexit "debería ser una oportunidad y una esperanza. Debería ser una oportunidad de hacer las cosas de manera diferente, de ser más ágiles y dinámicos, y de maximizar las ventajas particulares de Reino Unido como economía abierta, global y con la mirada puesta en el exterior".

Sin embargo, siempre según Johnson, los británicos se encuentran ahora mismo en la "ridícula posición de afirmar que debemos aceptar enormes montones de esas leyes de la Unión Europea, sin cambiar un ápice, porque es esencial para nuestra salud económica. Y cuando no tenemos ya ninguna capacidad para influir en esas leyes cuando se hacen".

Dado que no puedo defender en plena conciencia esas propuestas, he concluido con tristeza que debo marcharme

"Lo más inquietante es que esa es nuestra propuesta inicial" para la negociación, desliza Johnson, quien, pese a todo, admite que los partidarios de un Brexit duro en el gabinete son minoría, por lo que felicita a May, no sin ironía, por tener ya un rumbo marcado: "El Gobiuerno ya tiene una canción que cantar. El problema es que yo he practicado la letra este fin de semana y he hallado que se atasca en la garganta. Debemos tener responsabilidad colectiva. Dado que no puedo defender en plena conciencia esas propuestas, he concluido con tristeza que debo marcharme".

Dimite David Davis, el ministro responsable de la negociación del 'Brexit' del Gobierno británico

May le agradece su trabajo

La carta de Johnson se ha difundido después de que Downing Street informara de su renuncia en un comunicado: "Este mediodía, la primera ministra ha aceptado la dimisión de Boris Johnson como ministro de Exteriores", reza la nota, que asegura que "la primera ministra agradece a Boris su trabajo". Con todo, según otra carta difundida por la BBC, en este caso de May a Johnson, la primera ministra se ha dicho "algo sorprendida" por su renuncia tras las "constructivas conversaciones del viernes".

En cualquier caso, la propia May ha explicitado ese agradecimiento, tanto a a Johnson como a Davis, en una comparecencia ante el Parlamento británico para defender su propuesta para el Brexit, en la que ha querido "rendir tributo a mis amigos por el trabajo de estos dos últimos años", lo que ha provocado la carcajada de gran parte de la Cámara de los Comunes.

"Reconozco el trabajo de Davis para sacar adelante varias leyes en uno de los momentos más difíciles de la historia", ha indicado, antes de añadir: "Y a Boris Johnson, por el trabajo realizado para promocionar a Reino Unido ante el mundo mientras abandonamos la Unión Europea".

El rostro del Brexit duro

Johnson ya había arremetido la semana pasada contra el plan de May para formar un "área de libre comercio" con la Unión Europea, aunque el viernes, durante la reunión del Gobierno en la residencia campestre de Chequers, no se opuso de manera formal a su aprobación. Pero ya en ese encuentro, según reveló la BBC, argumentó que el plan convertiría al país en un "Estado vasallo", al comprometerse a cumplir el "libro de normas" comunitario a pesar de estar fuera del bloque.

En cualquier caso, su renuncia supone un considerable perjuicio para May, porque vuelve a espolear las posturas más radicales en torno a la ruptura con la Unión Europea y le hace aparecer como débil, cuando no como traidora: "Bravo, Boris Johnson. Ahora, ¿podemos por favor deshacernos de la pésima May y recuperar el Brexit?", ha escrito en Twitter el antiguo líder del UKIP, Nigel Farage, que fue junto al propio Johnson la cara más visible del referéndum para la salida del bloque comunitario.

Después de la renuncia de David Cameron como primer ministro por el resultado del referéndum sobre el 'Brexit', el nombre de Johnson, que ocupó el cargo de alcalde de Londres de 2008 a 2016, sonó con fuerza para sustituirlo en el cargo. Sin embargo, varias facciones dentro del Partido Conservador abogaron por una figura menos partidaria del divorcio duro con la Unión Europea, lo que resultó en el nombramiento de Theresa May.

Noticias

anterior siguiente