Enlaces accesibilidad

El juez belga rechaza la entrega a España de los exconsellers Comín, Serret y Puig por "defectos de forma"

  • La Fiscalía había rechazado la extradición por defectos en la euroorden
  • No cabe recurso y se pone fin por ahora al proceso judicial abierto en Bélgica
  • La defensa de los exconsellers dice que la petición era "irregular"

Por
El juez belga rechaza entregar a España a los exconsellers Comín, Serret y Puig

El juez belga encargado de estudiar la euroorden de entrega a España de los exconsejeros catalanes huidos en Bélgica Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, ha rechazado este miércoles la euroorden por "defectos de forma" en el procedimiento, al estimar que no tiene "equivalencia" con la orden de detención nacional, coincidiendo así con el criterio de la Fiscalía.

Los tres exmiembros del Govern han comparecido ante el juez de instrucción belga. Toni Comín está procesado por un delito de rebelión y otro de malversación de caudales públicos, mientras que sobre Puig y Serret pesan acusaciones de desobediencia y malversación de caudales públicos.

Según avanzaron los propios exconsellers a la salida del juzgado, acompañados de sus abogados, el juez ha aceptado la petición de la Fiscalía y la defensa de rechazar esta orden de detención europea.

"La cámara del consejo comparte la opinión del fiscal y la defensa de que no existen órdenes de detención nacionales válidas que correspondan al contenido de las órdenes de detención europeas", ha justificado posteriormente el tribunal de Bruselas en un comunicado.

El presidente electo de la Generalitat, Quim Torra, ha manifestado su "alegría" por la decisión de la justicia belga y ha mostrado su convicción de que sucederá lo mismo en Alemania, Reino Unido, Suiza y al final también en España.

La Fiscalía belga aclara que España no puede recurrir

La Fiscalía de Bruselas ha aclarado que las autoridades españolas no pueden recurrir la decisión de la Cámara del Consejo de Bruselas de rechazar la entrega a España. "Varios periodistas nos preguntan si las autoridades españolas tienen la posibilidad de interponer un recurso, la respuesta es no", señala en un comunicado el Ministerio Público belga.

De esta forma, se pone fin por ahora al proceso judicial abierto en Bélgica a raíz de la emisión de las últimas euroórdenes contra los políticos independentistas.

Ha corroborado este extremo el abogado Jaume Alonso-Cuevillas, que, en unas declaraciones a Efe, ha explicado que esto da por "terminado" el caso en Bélgica dado que el juez ha dictado sentencia "in voce" -verbalmente-, aunque aún debe hacer pública la decisión oficial, que supondrá la retirada de las medidas cautelares impuestas a los tres políticos "probablemente en las próximas horas".

El pasado 24 de marzo, el juez Pablo Llarena volvió a activar las euroórdenes de detención contra Comín, Serret, Puig, y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, cuando éste viajaba a Bélgica desde Finlandia, lo que desembocó en su detención en Alemania. La euroorden fue reactivada también contra la exconsejera Clara Ponsatí.

El 5 de diciembre Llarena había retirado las euroórdenes cursadas en noviembre por quien en aquel momento era la magistrada competente del asunto, Carmen Lamela.

La defensa de los exconsellers: "La petición cursada era irregular"

Según Cuevillas, "la petición cursada por el Estado español era irregular en aplicación de un conocido precedente europeo", la sentencia "Bob Dogi", según la cual "para que pueda cursarse una orden europea de detención, ésta tiene que estar respaldada por una orden nacional de detención". Se trata del caso del camionero rumano Niculaie Aurel Bob-Dogi, detenido en su país y reclamado por la Justicia húngara, al que Rumanía denegó su extradición en 2015 y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) dio la razón el 1 de junio de 2016.

Con la decisión del juez Pablo Llarena de retirar la primera euroorden de detención "perdió vigencia la orden española de detención que la respaldaba", según el abogado.

"Lo observamos en el primer momento, y cuando llegó esta segunda euroorden, enseguida lo pusimos en conocimiento de la Fiscalía belga", ha agregado, para añadir que "tanto la Fiscalía como la defensa se han mostrado conformes en que debía rechazarse la euroorden y no era admisible ni siquiera su estudio".

El abogado ha dico que "técnicamente" ésta es "la misma situación" a la que se enfrenta Puigdemont en Alemania, aunque no se ha aventurado a "anticipar lo que pueda pasar" ya que "cada Estado tiene su propio ordenamiento jurídico".

A juicio de Cuevillas, "el problema de forma" alude a "un problema de fondo" y es que "los hechos no son constitutivos de los graves delitos que está imputando la Justicia española" y considera que "técnicamente" esta es "la misma situación" a la que se enfrenta Puigdemont en Alemania, aunque no se ha aventurado a "anticipar lo que pueda pasar", ya que "cada Estado tiene su propio ordenamiento jurídico".

La vista para estudiar las órdenes de entrega se ha celebrado este miércoles después de que el juez decidiese aplazarla el pasado 18 de abril a petición de la Fiscalía de Bruselas, que solicitó a las autoridades españolas más información para poder tratar las nuevas euroórdenes emitidas por el Tribunal Supremo.



 

Noticias

anterior siguiente