Enlaces accesibilidad

Fin de ETA

El Gobierno rechaza el acercamiento de presos de ETA ante los partidos del pacto antiterrorista

Por
El Pacto Antiterrorista defiende la memoria de las víctimas en la derrota de ETA

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha presidido este jueves la reunión del Pacto Antiterrorista para abordar la disolución de ETA y ante los principales partidos políticos, con la destacada ausencia del PNV y ERC, el representante del Gobierno ha insistido en la "aplicación escrupulosa de la ley" tras el fin de la banda terrorista, descartando así la posibilidad de un cambio en la política penitenciaria favoreciendo el acercamiento de presos etarras al País Vasco.

"No hay concesiones, no hay contrapartidas", ha insistido en varias ocasiones Zoido a preguntas de los periodistas en su comparecencia posterior a la reunión, que ha durado más de hora y media. "No hay otro camino que la aplicación de la ley y no hay impunidad posible ni en el presente ni en el futuro; no habrá contrapartidas de ningún tipo", ha subrayado el titular de Interior.

Y es que el ministro del Interior insiste en la tesis defendida por el Gobierno de que no se está asistiendo a la disolución de la banda terrorista, sino que ha sido "derrotada por la democracia gracias al esfuerzo común de la sociedad española", algo en lo que los partidos del pacto están de acuerdo. Por lo tanto, ha sentenciado, "no se va a premiar a ETA por "reconocer su fracaso y derrota".

En torno a la política penitenciaria

Para Zoido, el fin de ETA "no viene a cambiar absolutamente nada", ya que su disolución, ha considerado, sólo es "la consecuencia de su fracaso", por lo que insiste en la estricta aplicación de la legislación actual.

De todos modos, y a preguntas de los periodistas sobre si se podía producir un cambio en la política penitenciaria si los presos piden perdón, Zoido ha reiterado que el requisito no debe ser "rellenar un formulario", sino "acreditar y mantener a lo largo del tiempo actitudes y conductas".

De los grandes partidos del Congreso, sólo Ciudadanos ha respaldado mantener la dispersión de presos que contempla la legislación como medida para propiciar la desvinculación de ETA.

El PSOE cree que es necesario acercar a los presos etarras aunque sin cambiar los requisitos actuales para facilitar el acceso de los miembros de la banda terrorista encarcelados a beneficios penitenciarios. Podemos, observador en el pacto, sostiene también el acercamiento de los presos de ETA a sus lugares de origen, y además respalda la transferencia a Euskadi de la política penitenciaria, la misma tesis que sostienen los nacionalistas vascos [Dispersión o acercamiento de los presos, el debate abierto tras el fin de ETA].

Zoido ha recalcado que el mensaje del Gobierno respecto a la política penitenciaria no ha variado aunque el lehendakari, Íñigo Urkullu, haya manifestado que había observado en el presidente Rajoy sensibilidad para cambiarla.

"Memoria, verdad y justicia" para las víctimas

Tras recordar que lo único que ha hecho ETA es "asesinar y causar dolor", el titular de Interior ha reiterado que lo único que van a hacer, "como hasta ahora y para siempre", es cumplir y hacer cumplir la ley en todos los ámbitos y "garantizar la memoria, verdad y justicia de las víctimas", para lo cual el Gobierno se compromete a seguir investigando los crímenes de la banda sin esclarecer y a que "el relato del fin de ETA sea fiel a la verdad y justo con el sufrimiento de las víctimas".

Reunión de los partidos firmantes y observadores del pacto antiterrorista

Reunión de los partidos firmantes y observadores del pacto antiterrorista. EFE EFE

En la reunión del Pacto Antiterrorista, que convocó el pasado viernes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han participado PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias, Partido Aragonés, Coalición Canaria, PDeCAT y UPyD.

Responsables de la lucha antiterrorista de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, así como del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) han dado cuenta de sus respectivos informes sobre el proceso que ha llevado a la derrota de ETA.

El pacto nació en el año 2000 como una herramienta de unidad política frente al terrorismo de ETA, pero que ha incluido la lucha contra el terrorismo yihadista desde la firma en 2015 de un nuevo acuerdo firmado por Rajoy y el líder del PSOE, Pedro Sánchez. Sus últimas reuniones han servido para informar y coordinar medidas contra este terrorismo, en especial tras los atentados de Barcelona y Cambrils.

Además, tras este encuentro del Pacto Antiterrorista, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha reunido en el Palacio de la Moncloa con 25 representantes de otras tantas asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo, para ratificar su total compromiso con ellas tras el anuncio de disolución de ETA. Rajoy les ha trasladado que no habrá cesiones y la mayoría de las asociaciones han mostrado su confianza aunque algunas le han exigido más gestos y compromiso.

Noticias

anterior siguiente