Enlaces accesibilidad

El presidente de Sierra Leona pide "ayuda urgente" tras las inundaciones y corrimientos de tierra

  • "Estamos desbordados", ha reconocido Ernest Bai Koroma ante la prensa
  • La búsqueda de cadáveres y posibles supervivientes continúa, pese a la lluvia

Por
El presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, durante su visita al desprendimiento de Regent
El presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, durante su visita al desprendimiento de Regent. AFP

El presidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, ha asegurado este martes que su país requiere "ayuda urgente" para afrontar las inundaciones y los corrimientos de tierra que han provocado las lluvias torrenciales de los últimos días, y que han dejado cientos de muertos, mientras los equipos de rescate tratan de encontrar supervivientes entre el barro y los escombros.

Estamos desbordados. Han desparecido comunidades enteras

"Estamos desbordados" por el desastre, ha asegurado el presidente, embargado por la emoción, en una declaración ante la prensa en el municipio de Regent, donde un corrimiento de tierra en la ladera de una montaña ha arrasado decenas de casas matando a casi 200 personas.

"Han desparecido comunidades enteras", ha señalado Koroma en su visita al lugar de esa tragedia, al tiempo que pedía a los residentes de Regent y de otras zonas afectadas que evacúen inmediatamente sus barrios para que el Ejército y los equipos de emergencia puedan continuar buscando a los supervivientes que estén sepultados por los escombros.

Un balance de víctimas todavía provisional

Los equipos de rescate han reanudado las labores de búsqueda de cientos de personas que continúan desaparecidas tras tres días de fuertes lluvias que han ocasionado inundaciones y desprendimientos de tierra en varias áreas del entorno de la capital, Freetown. Las escenas de dolor e incertidumbre se repiten: mientras las excavadoras intentan rescatar personas con o sin vida bajo el lodo, decenas esperan alguna noticia sobre familiares desaparecidos y otros miles buscan un refugio.

Continúa la búsqueda de supervivientes en Sierra Leona tras las lluvias torrenciales

Las diferentes ONG y organizaciones que trabajan sobre el terreno coinciden en declarar la zona como catastrófica, con cientos de cadáveres apilados esperando ser identificados. "Nunca he visto nada parecido", ha comentado a Efe el coordinador de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja, Abdul Nasim, que describe las torrenteras como "un río de barro que salió de la nada y tragó comunidades enteras".

Hasta el momento, la precaria situación, además de las lluvias que aún continúan, dificulta el acceso de los equipos de rescate a las zonas más afectadas. Aunque en un primer momento la Cruz Roja informó de que habían fallecido más de 300 personas, este martes ha rebajado la cifra a 260, pero se teme que aumente oficialmente en las próximas horas.

Barrios enteros cubiertos de barro

Los fuertes deslizamientos de tierra han derribado edificios de varias plantas y al menos un millar de hogares han quedado cubiertos de barro en las zonas más afectadas, como el suburbio costero de Racecourse, en el extremo oriental de la ciudad, así como en Regent y Lumley, donde predominan los asentamientos improvisados.

"Las casas han resultado anegadas por completo y arrastradas [por las lluvias]", explicaba a Reuters un responsable de Save the Children, Ramatu Jalloh, que señalaba la precariedad que amenaza ahora a los desahuciados: "Las familias están tratando de mantenerse unidas, pero han perdió sus casas, todas sus posesiones, su vida entera".

Al menos 300 muertos en las lluvias torrenciales que asuelan Sierra Leona

Las líneas de comunicación y la electricidad han quedado interrumpidos en muchos puntos, y el área más afectada es una zona cercana a la capital donde se habían construido numerosas viviendas ilegales.

Temor al cólera y a otras enfermedades

Muchas instituciones temen que los pozos de agua hayan quedado infectados y que pueda surgir un brote de cólera u otras enfermedades infecciosas. "Estimamos que al menos 3.000 personas están sin hogar. Necesitan refugio, asistencia médica y comida", detallaba a Reuters el portavoz de Cruz Roja, Abu Bakarr Tarawillie, que avisa: "Tememos además brotes de enfermedades como cólera y fiebres tifoideas. Esperemos que no ocurra", ha señalado.

Ante este riesgo, varias agencias de Naciones Unidas centran sus esfuerzos en suministrar fuentes de agua y protección a los niños, además de proporcionar bolsas para los cuerpos sin vida, megáfonos para el control de multitudes y lonas de plástico, según han indicado en diferentes comunicados.

Ante la alarmante situación, varios países y organizaciones internacionales ya han anunciado que enviarán ayuda para aliviar a este pequeño país africano de 7 millones de habitantes. La Organización Internacional para las Migraciones ha liberado 150 millones de dólares y la FICR más de 277.000 dólares de su fondo de emergencia para reforzar los esfuerzos de búsqueda, mientras que Israel prepara la entrega de suministros para satisfacer las necesidades más inmediatas: agua potable, medicinas y mantas, entre otros.

Noticias

anterior siguiente