Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El huracán Sally ha tocado tierra en el sur de Estados Unidos. Degradado a tormenta tropical, tiene vientos sostenidos de unos 170 km/h que han arrancado árboles arrancados y ha dejado calles convertidas en ríos por las intensas lluvias. Más de medio millón de hogares y negocios se han quedado sin electricidad. Los científicos aseguran que el cambio climático es el causante de que las tormentas sean cada vez más poderosas y destructivas.

Las tormentas han sido protagonistas durante la tarde de este martes en gran parte del país, especialmente en Galicia, Castilla La Mancha y Andalucía. En Estepa una auténtica riada ha atravesado la población, tirando parte de una vivienda y arrastrando vehículos. En Madrid, las intensas lluvias han afectado a algunas líneas de metro. Mientras, los vecinos de Cebolla se afanaban esta tarde en la limpieza de calles y viviendas. Mobiliario urbano, fachadas y alcantarillas se han cubierto una vez más de barro.

Al menos 30 personas han muerto en Japón y otras 14 están desaparecidas en las inundaciones que afectan al suroeste del país. Las lluvias torrenciales de los últimos días han provocado el desbordamiento de varios ríos en una decena de localidades. Cerca de 200.000 personas han tenido que ser evacuadas y el agua se ha llevado por delante todo lo que ha encontrado a su paso. El Ejército se ha movilizado para participar en tareas de rescate.

Las lluvias torrenciales que azotan el sur y suroeste chino no abandonan el gigante asiático ocasionando deslizamientos de lodo por las grandes inundaciones.

Las comunicaciones por tren también se han visto afectadas por la subida de las aguas. Decenas de miles de personas han tenido que abandonar sus casas y buscar refugios urbanos.

Los 150 litros por metro cuadrado en la provincia de Castellón han provocado corte de caminos cortados por la fuerza del agua y vehículos inutilizados. En Almassora hay quien se ha puesto el neopreno para taponar la entrada del agua en las casas y en Oropesa, los bomberos han rescatado a cinco personas y han revisado diversas zonas anegadas por el agua en bajos y garajes.

En los últimos seis meses Murcia ha vividos tres fuertes inundaciones. La Dana de septiembre de 2019, y sin apenas tiempo para recuperarse llovía sobre mojado, por un fenómeno similar, el pasado mes de diciembre. Y hace menos de dos meses, en enero, la borrasca Gloria sembró el caos de nuevo en la región. Unos de los municipios más afectados por estos temporales ha sido Los AlcázaresLas mañanas de RNE con Íñigo Alfonso habla de cómo está la situación en la actualidad con su alcalde Mario Cervera.

En Reino Unido, la llegada del temporal Dennis ha dejado graves inundaciones, cortes de carretera y caos en el transporte. Se han superado los 150 kilómetros por hora y el agua ha alcanzado a algunos hogares, superando récords. Tres personas han perdido la vida: una en Gales, arrastrada por el río, y dos en la costa sur de Inglaterra, donde una joven ha desaparecido junto a la playa.

Los aeropuertos del norte de Europa están afectados por segundo fin de semana consecutivo por un potente temporal, que obligado a cancelar decenas de vuelos en varios aeropuertos. Dennis es una depresión profunda y extensa que ha absorbido a otras borrascas menores, lo que la hace más peligrosa y aumenta su potencia, con vientos que pueden alcanzar los 200 kilómetros por hora.

Han pasado cinco meses que el río en Ontinyent se desbordó. No es una imagen insólita, se repite casi con cada Gota Fría en la provincia de Valencia. Por eso el Ayuntamiento, y la Generalitat se plantean devolver su espacio al río, lo que supone domoler unas 40 viviendas en las que algunos de sus propietarios han pasado toda su vida.

Los últimos coletazos de la borrasca Gloria, que ha dejado al menos 12 muertos y numerosos destrozos materiales tras su paso por la Península, han provocado este sábado lluvias intensas en Granada y Málaga, especialmente en esta última provincia. La zona más afectada ha sido Campanillas, distrito de la capital malacitana, donde las lluvias han provocado que numeros vehículos hayan acabado amontonados y subidos a las aceras a causa de la fuerza del agua.

El comandante Luis Martínez de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha explicado que estos días han llevado a cabo varios rescates complicados en poblaciones aisladas por la nieve en Zaragoza. Además, la UME se ha dedicado también a la apertura de viales y ha realizado tareas de apoyo a las empresas suministradores de energía eléctrica y telefonía móvil.

La Guardia Civil ha explicado que este viernes ha continuado la búsqueda de un barranquista en Sóller, aunque descarta que esté en el torrente donde desapareció. "Hoy se ha potenciado la búsqueda en el mar", donde han trabajado conjuntamente medios acuáticos de la Guardia Civil y de Salvamento Marítimo. En Ibiza también se busca por "tierra, mar y aire" a dos personas desaparecidas".

José Serra, catedrático de puertos y costas de la Universidad Politécnica de Valencia, ha dicho que "la presión urbanística, el querer edificar siempre en primera línea ha complicado la situación. Es uno de los riesgos que consideramos importantes para garantizar la estabilidad y sostenibilidad de las playas". Serra ha subrayado que "cada frente litoral o cada playa tiene sus problemas particulares pero una de las primeras cosas que se puede hacer es en las playas de arena que tienen suficiente anchura recuperar los cordones dunares con vegetación porque eso es una defensa natural de las propias playas y luego se puede jugar con alimentaciones artificiales, con trasvases, con espigones, con diques exentos e incluso a veces se puede plantear la retirada de infraestructuras como pueden ser paseos marítimos o edificaciones que estén en primera línea, aunque esto último tiene un coste muy elevado".

Sergi Saladié, profesor de la Universidad Rovira i Virgili e investigador del grupo de análisis de planificación territorial, explica que hemos modificado tanto la línea de costa que cualquier acción de regeneración tiene que pasar por el entendimiento de la relación entre la tierra y el mar. Todo lo que se haga para devolverlo a la situación anterior, serán dineros malgastados, porque con el próximo temporal de las mismas característicasa volverá a pasar lo mismo, asegura.

Saladié dice que a nivel urbanístico el daño ya está hecho, pero que donde se pueda se deben recuperar los ecosistemas vivos, que son diques de contención ante temporales.