Anterior El Celta aprovecha los errores del Eibar y golea en Ipurúa Siguiente Merkel gana las elecciones por cuarta vez y la extrema derecha entra en el Parlamento alemán, según los sondeos Arriba Ir arriba
El exsecretario general del PSOE y aspirante a la reelección, Pedro Sánchez
El exsecretario general del PSOE y aspirante a la reelección, Pedro Sánchez EFE/ PEPE TORRES

Pedro Sánchez, el candidato de "la militancia" que aspira a "corregir el rumbo de la gestora"

|

Pedro Sánchez Pérez-Castejón, primer secretario general del PSOE elegido por las bases, quiere repetir la hazaña tres años después para volver a liderar el partido, y lo hace presentándose como el candidato “de la militancia" y enfrentado a una dirección, la gestora, cuyo rumbo quiere "corregir".

Pero el escenario ahora es muy distinto al de 2014 cuando el político madrileño, nacido el 29 de febrero de 1972 en el barrio de Tetuán, se convirtió en el sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba tras derrotar a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias.

Entonces era un desconocido que contaba con el respaldo de la poderosa federación andaluza -que le aupó contra Madina, y ahora se presenta enfrentándose a esta, que apoya a su rival Susana Díaz, y desafiando a la dirección de Ferraz.

Cumplir su palabra dada a los votantes y mantenerse en el “no es no” a la investidura de Mariano Rajoy, unido, según argumentan sus rivales, a los malos resultados electorales del 20D, el 26J, los comicios vascos y gallegos y su investidura fallida, hizo que muchos de los históricos del partido, como Felipe González, o barones regionales como DíazGuillermo Fernández Vara, Ximo Puig o Emiliano García-Page le retirasen su apoyo.

Esto propició la dimisión de Sánchez de la Secretaría General en el convulso comité federal del pasado 1 de octubre y mostró la grave crisis interna que a día de hoy todavía divide al partido. El madrileño incluso renunció su acta de diputado para, con la intención de volver a la primera línea, no tener que elegir entre pronunciar la palabra abstención en la investidura del líder del PP o desobedecer el mandato de Ferraz.

Pedro Sánchez anuncia su renuncia al acta de diputado

Atraer a los militantes descontentos

Desde entonces Sánchez, que se afilió al PSOE en 1993 y ahora es un militante más, inició una campaña para atraer a los socialistas descontentos incluso antes de anunciar que se presentaría a las primarias y asegurando que trabajaría para “corregir el rumbo de la gestora”. A la dirección de Ferraz, presidida por el asturiano Javier Fernández, incluso le ha afeado que haya llevado al socialismo a “tierra de nadie”.

La tardanza de la gestora del PSOE, afín a Susana Díaz, en convocar el proceso de primarias también ha irritado al equipo de Sánchez y ha dilatado el conflicto interno durante meses.

Otro varapalo que sufrió el madrileño fue el anuncio de uno de sus afines, Patxi López, a que optaría a la Secretaría General. El exlehendakari incluso afirmó que le gustaría sumar a Sánchez pero este, lejos de desistir, anunció su candidatura dos semanas después en un acto en la localidad sevillana de Dos Hermanas.

En el tiempo que ha transcurrido desde su dimisión, algunos de los más fieles seguidores de Sánchez, como la presidenta balear Francina Armengol o la líder vasca Idoia Mendía, le han retirado su apoyo para volcarlo en López. Otros que abiertamente le animaban a resistir, como el secretario general del PSC, Miquel Iceta, ahora se decantan por la imparcialidad entre los aspirantes.

Iceta a Sánchez: "¡Pedro, mantente firme, líbranos de Rajoy y del PP, por Dios, aguanta!"

El equipo de Sánchez también ha tenido sus encontronazos con Ferraz por su proceso de financiación, que han llevado a cabo mediante una campaña de crowdfundingLa gestora le ha pedido que lo cierre argumentando que puede ser contrario al reglamento del partido.

Empezó como concejal en Madrid

Hasta su elección como secretario general, Pedro Sánchez había permanecido en una discreta segunda fila dentro del PSOE desde que se afilió cuando Felipe González estuvo a punto de perder las elecciones frente a José María Aznar (PP). Su primer cargo público fue el de concejal en el Ayuntamiento de Madrid con Trinidad Jiménez entre 2004 y 2009.

Los aspirantes a liderar el PSOE comparecen juntos tras la victoria de Pedro Sánchez

No soy el mismo que hace tres años, tengo más experiencia y más ganas que nunca

En las generales de 2008 y 2011 fue en las listas por Madrid al Congreso pero no consiguió el escaño en ninguna de las dos noches electorales.

Entró en la Cámara Baja después, en 2009 cuando el exministro Pedro Solbes dejó el Gobierno y en 2013 al correr la lista con la marcha de la también exministra Cristina Narbona del Ejecutivo.

Ya en 2008 al no conseguir escaño a la primera, comenzó a dar clases como profesor asociado en la Universidad Camilo José Cela, primero de Economía Española y Mundial y después de Estructura Económica e Historia del Pensamiento Económico.

En lo personal, Sánchez está casado con Begoña Gómez y tienen dos hijas. Fue jugador de baloncesto del Estudiantes hasta los 21 años, una de las etapas que recuerda en su perfil oficial como "de las mejores" de su vida. Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense. 

Ganará o se marchará

El empeño de Sánchez en volver a ocupar la Secretaría General definirá a partir de ahora su carrera en un extremo o en el otro. Si gana el proceso de primarias, estará en lo más alto del PSOE, si pierde, según él mismo ha prometido, dejará la política y se ganará la vida “como cualquiera”.

Para Sánchez, será el voto de la militancia el que vuelva a "unir al partido" y defiende un PSOE “autónomo, de izquierdas y creíble”. “No soy el mismo que hace tres años, tengo más experiencia y más ganas que nunca”, dijo en Dos Hermanas en el anuncio de su candidatura en un acto en el que aprovechó para repetir su eslogan del “no es no” y reprochó a la gestora haberse abstenido en la investidura de Rajoy.

"Aprendí a esforzarme hasta que el árbitro pite el final del encuentro", afirma el socialista en su página web, un empeño que es su carrera política también parece querer llevar hasta el final.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente