Enlaces accesibilidad

Mobile World Congress 2017

El nuevo Nokia 3310, un modelo entre lo 'vintage' y la desintoxicación digital

  • La reedición del mítico dispositivo ha generado mucha expectación
  • Entre otros, se orienta a quienes están cansados de tanta conectividad
  • La pregunta es si será capaz de sobrevivir al uso de la vida real
  • Toda la información sobre el Mobile World Congress 2017, en RTVE.es

Por
Más delgado que su antecesor, el Nokia 3310 mantiene la esencia del diseño original.
Más delgado que su antecesor, el Nokia 3310 mantiene la esencia del diseño original. REUTERS

Si hay un terminal que está generando expectación en este inicio del Mobile World Congress, ese es el humilde Nokia 3310. En cuanto a protagonismo se refiere, la reedición del mítico modelo de la marca finlandesa está compitiendo de tú a tú con terminales infinitamente más avanzados. ¿Pero cómo puede un dispositivo de 49 euros, anclado en el paleolítico tecnológico de la telefonía móvil, hacerse un hueco en un mercado tan obsesionado por ir siempre un paso más allá en aspectos como la conectividad o las capacidades multimedia? Precisamente apelando a lo contrario. Además de estar claramente dirigido a ese nicho de mercado conformado por treintañeros avanzados y cuarentones incipientes donde la nostalgia se convierte en un poderoso incentivo de consumo.

[Toda la información sobre el Mobile World Congress 2017, en RTVE.es].

"Creo que hay un par de razones importantes por las que este terminal se ha convertido en el centro de atención", valora Won Chul Chang, representante de HMD Global, la compañía también finlandesa que se ha encargado de resucitar una vez más a la empresa que un día reinara en el mercado de la telefonía. "La primera de ellas es que es una clara muestra de que los móviles se pueden concebir de una manera bella. Si miras cualquier otro terminal y lo comparas con el 3310, te das cuenta de que es único y no existe nada similar, y además no es caro".

La pantalla del 3310 es más grande y ahora tiene color.

La pantalla del 3310 es más grande y ahora tiene color. REUTERS

"La segunda razón es que existen muchos consumidores a los que les sigue seduciendo la marca Nokia, y en concreto este 3310 que fue lanzado en el año 2000 y se convirtió en un rotundo éxito de ventas", continúa Chang, "así que podríamos decir que se trata de un 'clásico moderno', que regresa con esos mismos elementos clave con los que contaba el terminal original hace 17 años, como su diseño, o contenidos como el juego de la serpiente, pero mejorados porque cuentan con las tecnologías actuales".

Las funciones apenas han cambiado con respecto al modelo que vio la luz hace más de tres lustros y que se caracterizaba por su condición granítica, casi a prueba de bombas. Más delgado que su antecesor, mantiene la esencia del diseño original, que ha sido ligeramente remozado para adecuarlo a los nuevos tiempos en cuatro vistosos colores: rojo, amarillo, azul oscuro y gris.

Conectividad muy básica

Fiel hasta el último detalle a ese espíritu 'retro', el 3310 sigue teniendo conectividad 2G. Cuenta con un sistema operativo de Nokia Series 30+, y se puede conectar a internet, aunque no permite la descarga de aplicaciones. En este sentido, la experiencia de navegar es como retroceder en el tiempo diez años, a pesar de que la pantalla sea ahora más grande y disponga de color.

Eso sí, sigue sirviendo para -casi lo único- que servían los móviles hace dos décadas: llamar y mandar SMS. También permite otras funciones, como escuchar música o la radio. Y, por supuesto, jugar al clásico juego de la serpiente que se va alargando y no puede chocar contra sí misma.

El modelo cuenta con una única cámara trasera de 2 megapíxeles, más testimonial que útil.  Como no podía ser de otra manera, en la batería reside otro de sus puntos fuertes, ya que permite una autonomía de 22 horas de conversación, que se amplía hasta un mes entero en modo reposo.

Más allá del capricho vintage

La pregunta que surge ahora es si el Nokia 3310 es un modelo capaz de sobrevivir al uso de la vida real, más allá del capricho vintage, la nostalgia y esos padres y abuelos que llegaron tarde -o, al menos, eso creen- al auge de las nuevas tecnologías.

"Creemos que es un teléfono que funcionará y encontrará su hueco, porque si te fijas en el mercado actual, muchos usuarios de smartphone reclaman un segundo modelo por varias razones, como por ejemplo que necesiten un teléfono con una batería más duradera", afirma Won Chul Chang al respecto.

"Además, también se está generando una tendencia importante de usuarios que están cansados de pasarse el día pegados a la pantalla de un teléfono inteligente, lo que se conoce como 'desintoxicación digital'. Creo que ellos también pueden encontrar un buen aliado en el 3310", concluye.

Noticias

anterior siguiente