Enlaces accesibilidad

El independiente Rumen Radev gana las presidenciales de Bulgaria y fuerza la dimisión del primer ministro

  • El socialista, afín a Rusia, obtiene el 58% de los votos
  • El primer ministro prometió dimitir si su candidata y rival de Radev no ganaba

Por
 El presidente electo de Bulgaria, Rumen Radev, tras depositar su voto en las urnas.
El presidente electo de Bulgaria, Rumen Radev, tras depositar su voto en las urnas. AFP nd/

El candidato independiente Rumen Radev, un exgeneral al que se le atribuyen simpatías hacia Moscú, ha ganado este domingo las elecciones presidenciales en Bulgaria con el 58% de los votos, informan los medios locales, lo que ha provocado la caída del primer ministro, Boyko Borisov, que ha dimitido tal como prometió.

El fracaso de su rival, la oficialista Tsetska Tsacheva, que ha obtenido un 35%, abre una crisis en el Ejecutivo, ya que el primer ministro, Boyko Borisov, prometió dimitir si no ganaba su candidata.

Los institutos demoscópicos Gallup International, Alpha Research y Market Links han ofrecido cifras muy semejantes en base a sondeos a pie de urna publicados justo en el momento de cierre de los colegios electorales, a las 18.00 GMT.

Exmilitar sin experiencia

Aunque el recuento sólo empieza ahora y los primeros resultados se conocerán algo antes de medianoche, Bulgaria no alberga dudas de que el nuevo presidente será Radev, un exmilitar sin experiencia en política que fue apoyado por la oposición socialista.

"La diferencia entre los dos candidatos se sitúa entre el 23 y 24 por ciento, lo que se traduce en medio millón de votos más para uno de los aspirantes", declaró el analista Parvan Simeonov, de Gallup International, en la emisora privada Nova TV.

Según las encuestas, la participación ha sido de entre el 47% y el 48% de los ciudadanos con derecho de voto, algo menos que en la primera vuelta celebrada el domingo pasado.

Ese día, Radev se impuso entre los 21 candidatos con el 25,7%, adelantándose a Tsacheva, que se quedó en el 22%, por lo que ambos pasaron a segunda vuelta.

Crisis en el Ejecutivo

Borisov, que pertenece al partido europeísta y conservador GERB, al igual que Tsacheva, había advertido que dimitirá junto con el Ejecutivo, si las urnas no dan la victoria a su candidata, advertencia que ha repetido este domingo tras entregar su voto.

"GERB no participará de ningún modo en el poder ejecutivo, si perdemos estas elecciones. Depende de la gente si habrá crisis política o no", dijo Borisov.

Con su dimisión, cae la actual coalición en el poder, cuyos integrantes -el GERB, el derechista Bloque Reformista y el nacionalista Frente Patriótico- han mantenido constantes fricciones desde que llegaran al poder a finales de 2014. 

Borisov ha recordado que ahora el presidente saliente de Bulgaria, Rosen Plevneliev, debe encargar la formación de un nuevo gobierno al principal partido del Parlamento, pero anunció que el GERB, que sería el que debiera recibir tal encomienda, no lo aceptará.

"No intentaremos formar nuevo Gobierno dentro del actual Parlamento. Que el presidente Plevneliev encargue al segundo mayor partido, el Partido Socialista Búlgaro, un nuevo Gobierno, junto con sus socios del Movimiento de Derechos y Libertades. Así les damos la posibilidad de gobernar sin elecciones generales", ha propuesto el mandatario.

"Seremos oposición, según la voluntad del pueblo. Siempre pensaba que hacíamos buenas cosas para esta nación. La construcción de infraestructuras y la lucha contra el contrabando...", ha resumidolo que considera sus logros.

Borisov llegó al poder en 2009 y ha ocupado el cargo de primer ministro desde entonces con una interrupción de primavera de 2013 a noviembre de 2014. Tanto él como Tsacheva defendían los compromisos de Bulgaria dentro de la OTAN y la Unión Europea, si bien el antiguo militar es considerado más cercano a Moscú y aboga por levantar las sanciones impuestas contra Rusia por la UE debido a la anexión de Crimea.

Noticias

anterior siguiente