Anterior El PSOE y el PSC acuerdan actualizar su relación política y orgánica y consolidarla Siguiente El Gobierno sube impuestos para cumplir con el déficit en 2017 Arriba Ir arriba
Bernie Sanders, candidato a las primarias del Partido Demócrata, habla en el auditorio de Boutwell, el 18 de enero de 2016. Hal Yeager/Getty Images/AFP
Bernie Sanders, candidato a las primarias del Partido Demócrata, habla en el auditorio de Boutwell. Hal Yeager/Getty Images/AFP Hal Yeager/Getty Images/AFP

Bernie Sanders, a la izquierda del Partido Demócrata

  • Ha sido alcalde, congresista y senador independiente

  • Se unió al Partido Demócrata en 2015 para presentarse a las primarias

  • Se declara partidario de un socialismo democrático de corte europeo

|

En un país donde declararse socialista es sinónimo de anatema, Bernie Sanders (Brooklyn, Nueva York, 1941) ha defendido el socialismo democrático de los países escandinavos y del New Deal de Roosevelt.

Alcalde, congresista y luego senador independiente por el estado de Vermont, este veterano político ha defendido siempre las políticas más progresistas, ya sea en materia económica, social, internacional o racial.

Enemigo de Wall Street

Sanders es una rara avis en un ecosistema político dominado por políticas neoliberales. Desde su escaño por el pequeño (para las dimensiones estadounidenses) estado de Vermont, saltó a la fama nacional en 2010 por un ejercicio de "filibusterismo" (hablar sin parar para bloquear un debate) en contra de la propuesta de George W. Bush para extender la rebaja de impuestos.

Fue un error pedir a la clase media que pagara la deuda de Wall Street

Las grandes fortunas y los mercados financieros son los objetivos predilectos de sus ataques. En repetidas ocasiones ha asegurado que el Congreso no es quien regula a las grandes empresas, sino que es Wall Street quien controla al legislativo.

"Fue un error pedir a la clase media que pagara la deuda de Wall Street", dijo en el primer debate demócrata. "Si un banco es demasiado grande para caer, es demasiado grande para existir", es otra de sus frases célebres.

En su programa (disponible en castellano en su web), Sanders defiende subir el salario mínimo y aumentar los impuestos a quienes más ganan para financiar políticas sociales: el acceso gratuito a la universidad pública, permisos de maternidad retribuidos, la extensión de la cobertura sanitaria.

El exsenador coincide con la favorita de los demócratas, Hillary Clinton, en la necesidad de limitar el acceso a las armas de fuego y en combatir la discriminación racial entre las fuerzas de seguridad y la judicatura. También está a favor de regularizar a los inmigrantes sin papeles.

Pero incluso si llegara a la Casa Blanca, la mayoría de las propuestas de Sanders se estrellarían contra un Congreso dominado por los republicanos, como recuerda el Washington Post.

Distintas prioridades en política exterior

Si Clinton y Sanders coinciden en promover la igualdad racial y en limitar la posesión de armas, difieren en política exterior.

El ex senador se opuso en su día a la guerra de Irak y ahora, en Siriave necesario posponer el derrocamiento de Bachar al Asad hasta haber acabado con el Estado Islámico.

Sanders ha pedido colaboración de los países musulmanes más ricos de la zona en la lucha contra los yihadistas.

 Los candidatos demócratas a la Casa Blanca, Bernie Sanders y Hillary Clinton se saludan durante el debate. Los candidatos demócratas a la Casa Blanca, Bernie Sanders y Hillary Clinton se saludan durante el debate.

Rival inesperado de Clinton

Desde aquel primer debate demócrata, la rivalidad entre ambos ha aumentado. Las encuestas sitúan a la ex secretaria de Estado claramente por delante (más de 10 puntos de ventaja, según Real Clear Politics), pero aún así no hay que olvidar que es un recién llegado a las filas demócratas, un outsider que puede hacer sudar a "la Clinton" en los primeros estados del caucus.

Sanders reúne a multitudes en sus actos de campaña, sobre todo a gente joven. El último en mostrarle públicamente su afecto ha sido el rapero Killer Mike, quien ha pedido a sus seguidores que no dejen pasar ninguna ocasión para votar.

En cualquier caso, la rivalidad Clinton-Sanders no ha llegado a la agresividad con la que Donald Trump se ha empleado contra sus compañeros de partido. La relación entre los candidatos demócratas ha sido siempre cordial. Por ejemplo, Sanders renunció a utilizar el escándalo de los correos del Departamento de Estado para hacer daño a la ex sectetaria.

El candidato, en las redes sociales

Los partidarios de Sanders (y sus detractores) pueden seguirle en las redes sociales:

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente