Anterior El director de la DGT culpa del colapso a la concesionaria por reabrir la AP-6 y anuncia que se le exigirán los gastos Siguiente Puigdemont retira su petición de delegar su voto y pide volver "sin riesgo" para afrontar su investidura Arriba Ir arriba
Varias personas asistentes al acto 'Velas por Nisman'
Varias personas asistentes al acto 'Velas por Nisman' REUTERS

Buenos Aires homenajea a Nisman un año después de su muerte

  • "Velas por Nisman" ha sido el acto al que han acudido sus familiares y figuras políticas

  • La investigación aún no ha aclarado si se trató de suicidio o asesinato

  • Nisman investigaba el atentado contra la asociación judía AMIA de 1994

|

Miles de personas han recordado este lunes, con velas encendidas y peticiones de justicia, al fiscal Alberto Nisman, que murió hace un año en circunstancias aún sin aclarar cuatro días después de denunciar a la expresidenta Cristina Fernández.

"Velas por Nisman", ha sido el homenaje que reunido en una plaza del norte de la ciudad de Buenos Aires a figuras de la Justicia y de la política argentina junto a los familiares del fallecido fiscal. El encuentro ha sido una petición de justicia de parte de la ciudadanía argentina, que aún busca saber qué pasó el 18 de enero de 2015, cuando Nisman apareció muerto en el departamento de su casa con un tiro en la cabeza, en vísperas de acudir al Congreso para detallar la denuncia contra Fernández.

A pesar del año transcurrido, la errática investigación sobre la muerte no se ha decantado por la hipótesis del suicidio ni por la del homicidio, aunque Federico Casal, abogado de las hijas de Nisman, ha dicho que la querella tiene pruebas de que el fiscal fue reducido y asesinado. "No tenemos ninguna duda de que a Alberto Nisman lo mataron", ha asegurado contundentemente.

Para Casal, la muerte del fiscal fue "una maniobra planificada y ejecutada con la eficacia y complejidad propia de profesionales en la materia", por lo que sospechan directamente de los servicios de inteligencia argentinos y extranjeros.

El fallecimiento del fiscal, que investigaba el atentado contra la asociación judía AMIA, perpetrado en 1994 y donde murieron 85 personas, sacudió el año pasado a la sociedad argentina y desató una grave crisis política.

Nisman fue hallado muerto apenas cuatro días después de presentar su denuncia contra Fernández por el presunto encubrimiento de los iraníes sospechosos de ser autores del ataque, una acusación basada en el memorándum de entendimiento firmado entre Argentina e Irán en 2013.

"Alguien ordenó matar a Nisman antes de que pusiera sus pruebas ante el Congreso", ha considerado también el periodista argentino Joaquín Morales Solá, uno de los oradores en el homenaje realizado en Buenos Aires.

La causa contra Fernández fue desestimada el año pasado en los tribunales, pero con el cambio de Gobierno en el país suramericano, resurgieron las peticiones para que la Justicia reabra la causa, en especial tras la declaración de inconstitucionalidad del memorándum.

En el acto también ha estado la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, junto a varios funcionarios del Gobierno de Mauricio Macri y de la Alcaldía de Buenos Aires, dirigentes de la comunidad judía en el país y representantes de distintas embajadas.

Hasta el momento, el único imputado en la causa por la muerte de Nisman es Diego Lagomarsino, un técnico informático que trabajaba con el fiscal y dueño del arma que acabó con su vida.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente