Enlaces accesibilidad

El Parlamento griego aprueba las medidas que acercan el desbloqueo de 12.000 millones del tercer rescate

  • Un diputado de Syriza y otro de ANEL, expulsados tras no apoyar las leyes
  • El Gobierno se queda con una mayoría parlamentaria de 153 diputados
  • La oposición acusa a Alexis Tsipras de haber mentido a los ciudadanos

Por
Parlamento de Grecia
Parlamento de Grecia. REUTERS Alkis Konstantinidis

El Parlamento griego ha aprobado este jueves los 48 requisitos pactados con los acreedores -incluida la ley de ejecuciones hipotecarias- y que eran condición sine qua non para desbloquear 2.000 millones del tercer rescate, destinados a necesidades presupuestarias y vencimientos de deuda, y hasta 10.000 millones de euros para recapitalizar la banca helena.

El paquete de medidas ha sido respaldado por 153 de los 155 diputados que hasta ahora formaban la coalición entre Syriza y Griegos Independientes (ANEL), mientras que todos los partidos de la oposición han votado en contra.

El Gobierno ha perdido a dos de los diputados que lo sustentan y que han sido expulsados de sus grupos parlamentarios tras no dar su voto favorable: son Nikos Nikolopoulos (ANEL), que votó en contra, y Stathis Panagoulis (Syriza), que se abstuvo. Con ello el Ejecutivo se queda con una mayoría parlamentaria de 153 diputados, dos por encima de la mayoría absoluta, en una Cámara con 300.

La oposición ha acusado a Tsipras de haber mentido a los ciudadanos y de haber abandonado el último resquicio de su ideología izquierdista. "La ley demuestra que todo lo que prometía Syriza sobre la protección de la primera vivienda era una mentira para aferrarse al poder", ha dicho el presidente de Nueva Democracia, Vangelis Meimarakis, quien ha acusado al Ejecutivo de ser un "Gobierno neoliberal".

Por su parte, la presidenta del Pasok, Fofi Yenimatá, ha recriminado al Gobierno que "el 75% de los deudores se quedan sin ninguna protección. El engaño a los ciudadanos en un tema tan sensible es una página negra en la historia del país".

La ley de ejecuciones hipotecarias

Entre los puntos aprobados está uno de los más controvertidos: las ejecuciones hipotecarias. Finalmente habrá un modelo que ofrece protección absoluta del desahucio a los propietarios de vivienda con los ingresos más bajos, que constituyen en torno al 25% de la cartera total de hipotecas morosas.

A este grupo pertenecen personas con ingresos anuales brutos de 8.180 euros en el caso de solteros, de 13.917 euros para los casados sin hijos y de 20.639 euros con familias con dos hijos. Ellos obtendrán un subsidio para poder hacer frente a sus obligaciones bancarias, para lo que se reservará una partida de 100 millones de euros en los presupuestos generales de 2018. Otra de los requisitos para beneficiarse de esta protección es que el valor catastral de la vivienda no debe exceder los 170.000 euros.

A los hipotecarios con ingresos de entre 13.906 euros (solteros) y 35.086 (casados con dos hijos) y viviendas con un valor catastral no superior a los 230.000 euros se les aplicará un modelo de pago a plazos de obligado cumplimiento si quieren evitar perder su vivienda. La cantidad a pagar en cada tramo la decidirá un juez, que tomará en cuenta el valor comercial del piso. Aceptar la decisión del juez será obligatorio si el hipotecario quiere evitar el desahucio.

Con todo, el modelo de consenso alcanzado logrará proteger del desahucio al 60% de las hipotecas, menos del objetivo inicial del Ejecutivo, que era del 72%.

Tsipras fuerza la dimisión como diputado de su exportavoz

Horas antes de que se produjera la votación, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, forzó al exportavoz de su primer gobierno Gavriil Sakelaridis a dimitir como diputado de Syriza tras las críticas de éste al nuevo paquete de medidas acordado con los acreedores.

En un breve comunicado, recogido por la Agencia Efe, la oficina del primer ministro señaló que Tsipras habló por teléfono con Sakelaridis y le pidió abandonar su escaño después de ver informaciones en los medios según las cuales el exportavoz no tenía intención de asistir a la votación. La prensa griega asegura que Sakelaridis habría valorado abstenerse y no apoyar el acuerdo.

En una carta al presidente del Parlamento, Nikos Vutsis, quien fuera portavoz del primer Gobierno de Tsipras anunció su dimisión y explicó que se sentía incapaz de contribuir a la aplicación de la política gubernamental. Su escaño lo ha asumido el viceministro de Interior y responsable la Reforma Administrativa, Jristóforos Vernardakis.

La suma de las fuerzas que gobiernan el país -Syriza y los Griegos Independientes (ANEL)- es de 155 escaños, tan solo cuatro por encima de la mayoría absoluta, por lo que apenas pueden permitirse disidencias internas.

Noticias

anterior siguiente