Enlaces accesibilidad

Elecciones Gnerales 20D

La "gymkana" de votar desde el extranjero, dos millones de votos en juego

  • Desde la reforma de la ley en 2011 hay que estar inscrito y rogar el voto
  • Es decir, quien quiere votar tiene que expresar previamente su intención
  • Del 2 al 9 de noviembre hay plazo para darse de alta en los consulados
  • Marea Granate denuncia que la participación ha bajado al 5% y pide cambios
  • Gemma rogó el voto cuando vivía en China pero las papeletas llegaron tarde
  • Exteriores defiende que se ponen todas las medidas para facilitar el sufragio

Enlaces relacionados

Por
Varios ciudadanos hacen cola en un colegio electoral para votar.
Varios ciudadanos hacen cola en un colegio electoral para votar. REUTERS

Tania Ramos no ha conseguido votar en ninguna de las elecciones que se han celebrado en España desde que emigró a Suecia en marzo de 2013 y teme que tampoco lo logrará en las generales de diciembre. "Cuando cuentas lo que tienes que hacer para votar a tus compañeros italianos o polacos no se lo creen", explica. Esta científica de 36 años se refiere al procedimiento que se estableció para votar desde el exterior en 2011 con la reforma de la ley electoral.

La norma, que aprobó el PSOE -que ahora defiende cambiarla- con el respaldo del PP, CiU y el PNV, exige estar inscrito en el consulado -para las generales del 20D a fecha 1 de agosto- y rogar el voto por adelantado, es decir, comunicar expresamente que se quiere ejercer el derecho al sufragio para que te manden las papeletas a casa. Antes, este envío se hacía automáticamente a todos los que estaban censados en el consulado.

"Desde que estoy aquí no he conseguido votar", asegura Tania a RTVE.es desde la ciudad sueca de Lund. En las europeas de mayo de 2014 rogó el voto pero en el consulado le dijeron que no habían recibido la solicitud. En las autonómicas de mayo de este año tuvo también problemas tras cambiar de domicilio. "Rogué el voto y les dije que me había mudado. Me dijeron que no me preocupara. ¡Tres meses después me llegó la actualización del censo, pero no las papeletas!", se queja.

El de esta investigadora es un ejemplo de la "gymkana" que hay que superar para votar desde exterior, según la plataforma Marea Granate, que denuncia que la participación se ha reducido a apenas un 5% y pide que se cambie la ley. Una carrera a contrarreloj, explican, que implica darse de alta de forma presencial en el consulado -muchas veces a cientos o miles de kilómetros del domicilio, solicitar el voto y cruzar los dedos para que las papeletas lleguen a tiempo.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores defienden que en cada proceso electoral se pone en marcha una planificación con varias medidas para "facilitar el voto desde el exterior", como la creación de equipos electorales en los consulados, con el objetivo de cumplir todos los plazos legales que dependen de ellos. Que las papeletas lleguen a tiempo una vez que se ha rogado el voto, sostienen las fuentes consultadas, "depende de los servicios postales de los terceros Estados".

Somos muchos los que estamos fuera y es un puñado de votos que puede decidir la balanza

Tania, que emigró en busca de mejores oportunidades de las que tenía en España en el campo de la neurociencia "desencantada" con los recortes, cree sin embargo que no se quiere que voten los que han emigrado por la crisis. "Somos muchos los que estamos fuera y es un puñado de votos que puede decidir la balanza. Los que nos vamos somos los más cualificados y los más críticos", asegura.

Según los datos del INE, el censo de los residentes en el exterior (CERA) para estas elecciones es de 1,87 millones de españoles, unos 441.000 más que en 2011 y casi 670.000 más que en 2008. En estas cifras no están incluidos ni los residentes temporales (ERTA) ni los que viven en el extranjero sin haberse dado de alta en el consulado. El número total de españoles con derecho a voto el 20D asciende a 36,5 millones.

Una semana para inscribirse o subsanar errores en el censo

Precisamente, este lunes se abre una ventana, del día 2 al 9 de noviembre, para que los españoles que residen en el extranjero de forma permanente pero que no están inscritos en el censo o se apuntaron después del 1 de agosto puedan darse de alta en el CERA o subsanar errores y rogar el voto, en este último caso, hasta el 21 de noviembre. Los CERA pueden votar por correo hasta el 15 de diciembre o en urna en los consulados del 16 al 18 de diciembre.

Si se reside de forma temporal hay que darse de alta en el censo ERTA y solicitar el voto. Se puede hacer a la vez en el consulado hasta el mismo 21 de noviembre. En este caso el voto se manda por correo antes del 16 de diciembre.

Si eres ERTA y no ruegas el voto tienes la opción de votar en España en urna el 20D igual que si no estás dado de alta en el consulado y vas a volver por Navidad. [Consulta el detalle de las opciones y plazos para votar desde el exterior]

Desplome de la participación exterior en las elecciones

Marea Granate denuncia que la complejidad del proceso ha hecho que la participación electoral de los españoles en el extranjero se desplome. En las generales de 2008, antes del cambio de la ley, votó cerca del 32% de los residentes en el exterior. En las de 2011, solo rogó el voto el 9,3%, según los datos que difundió entonces el INE, pero Marea Granate asegura que la participación final se quedó por debajo del 5%. En las elecciones catalanas, las últimas que se han celebrado, solicitó las papeletas el 11,10% del censo, pero solo el 7,53% pudo votar finalmente.

Si alguien intenta adrede hacer una ley para que la gente no vote no le sale mejor que esta

Amada, miembro del grupo de voto de la plataforma, explica que esta diferencia se debe a que hay mucha gente que consigue inscribirse en el consulado y rogar el voto sorteando todas las dificultades, pero luego no le llegan las papeletas. "Para nosotros, esta ley hay que quitarla. Si alguien intenta adrede hacer una ley para que la gente no vote no le sale mejor que esta", comenta esta española de 41 años que vive desde hace seis en Francia.

En un informe difundido este jueves por Marea Granate sobre La "democracia" del voto emigrante esta plataforma asegura que "el 50% de las personas que consigue pasar todos los obstáculos y rogar el voto, se queda sin ejercer su derecho fundamental porque las papeletas no llegan", según la encuesta que han hecho y los datos de Interior que han analizado.

Un viaje de 1.100 kilómetros y un fax para rogar el voto

Es lo que le pasó a Gemma Rodríguez Sánchez, una periodista española de 42 años, con las últimas autonómicas cuando vivía en la ciudad china de de Wuhan, a unos 1.100 kilómetros del consulado más cercano, el de Pekín. Viajó hasta la capital para darse de alta, mandó un fax a la oficina del censo en Valladolid para solicitar el voto -"una movida antidiluviana"- porque la otra opción era volverse a desplazar los días previos para votar en urna en el consulado, y al final no pudo votar porque las papeletas le llegaron cinco días tarde.

"Te ponen la excusa de que estás muy lejos (...) Si no se puede votar que te lo digan directamente", lamenta Gemma, a quien le parece "vergonzoso" que les "engañen" así con el voto exterior.

Ahora acaba de mudarse a París hace menos de un mes y esta semana intentará darse de alta en el CERA y rogar el voto para las generales pero no sabe si lo logrará porque tiene que presentar varios papeles, como facturas, que no sabe si tendrá a tiempo.

"Las papeletas me llegaron un día tarde, pero las mandé"

Víctor Casanova trabaja como analista internacional en una ONG en Nueva York. Tiene 27 años y lleva viviendo fuera seis años. Cuenta que ha podido votar en todas las elecciones menos en las últimas municipales y autonómicas de mayo. Las papeletas le llegaron un día tarde pero aun así las mandó aunque sabía que su voto no se contabilizaría: "Voté de todas formas para mostrar que me importaba".

Este joven, que forma parte del grupo de Marea Granate en la ciudad estadounidense, pone de relieve otro de los problemas que está denunciando esta plataforma, las trabas que desde mayo se está poniendo en los consultados para inscribirse como residente temporal (ERTA), según sostienen.

Víctor asegura que se está haciendo una interpretación "restrictiva" de la ley de forma que si llevas más de un año viviendo fuera te ponen pegas aunque tu intención sea volver. La diferencia no es menor. Si te inscribes como CERA, no puedes votar en las municipales y puedes perder la cobertura sanitaria en España. Él consiguió mantenerse como ERTA y el 20D votará en urna en Huesca.

Amada, que vive en Grenoble (Francia), nunca ha dejado de votar pero el pasado mes de mayo no pudo inscribirse como ERTA porque ya había estado dada de alta en este censo. Al final, no obstante, consiguió participar en las municipales y autonómicas porque pudo pedir el voto por correo desde España aprovechando que iba a estar allí unos días. Su marido también consiguió votar aunque de una forma más "rocambolesca" porque le llamaron para ser presidente de mesa. Para las generales se han dado de alta en el CERA a principios de verano para no tener problemas, aunque muy probablemente regresen para vivir a España en marzo.

"La gente nueva es raro que se registre en el consulado"

Luismi Fernández lleva viviendo 15 años en Alemania y desde hace un mes tiene la doble nacionalidad. Es profesor de Historia y Español en un instituto de Secundaria en Oldenburg. Él no ha tenido nunca problemas para votar aunque reconoce que con la reforma de 2011 hay "dos dificultades para todo aquel que no le ponga mucho empeño": tienes que estar registrado en el consulado y no ad hoc y hay que pedir el voto cuando antes te lo mandaban a casa.

Este vallisoletano también cree, como Tania, que "hay una diáspora importante que intentan minimizar", pero critica que muchos de los españoles que residen en el extranjero no se inscriban en los consulados nada más llegar.

"La gente nueva es raro que se registre. Me creo que se esté dificultando el voto pero lamentablemente conozco a gente que no tiene ganas de pasar el día en Hamburgo -el consulado que a él le pertenece-. Lo que no puedes hacer es quejarte y no luchar para cambiar las cosas", concluye.

Exteriores defiende que se facilita el voto

Ante las críticas de Marea Granate, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, defiende que en todas las elecciones se aprueba una planificación general para facilitar el voto exterior y que en enero de 2015 se mandaron instrucciones a todos los consulados y embajadas para garantizar el buen funcionamiento de los procesos previstos para este año.

Entre las medidas, las fuentes consultadas destacan la creación de equipos electorales integrados por un millar de personas en las oficinas consulares y en España para que los plazos para inscribirse, rogar el voto, votar en urna, etc... se cumplan sin problema; la prolongación de horarios; la posibilidad de usar valijas extraordinarias para la remisión de información, etc...

Desde Exteriores también se explica que en la página web del Ministerio se ha colgado toda la información para votar desde en las generales con una infografía, preguntas frecuentes y la opción de descargarse en pdf los impresos para rogar el voto tanto para los CERA como los ERTA.

Noticias

anterior siguiente