Enlaces accesibilidad

La tregua por la 'vuelta al cole' en Ucrania reduce la violencia al nivel más bajo desde el comienzo del conflicto

  • Además, se reanudan las negociaciones entre los prorrusos y Kiev
  • Las elecciones en las regiones separatistas son un nuevo foco de tensión

Por
Dos rebeldes prorrusos (izquierda) son canjeados por cuatro presos del bando de Kiev en las cercanías de Donetsk este martes.
Dos rebeldes prorrusos (izquierda) son canjeados por cuatro presos del bando de Kiev en las cercanías de Donetsk. AFP AFP PHOTO / ALEXEY FILIPPOV

La violencia en Ucrania se ha reducido al nivel mínimo desde que estalló el conflicto en el este del país hace en virtud de la tregua humanitaria con motivo del inicio del curso escolar el 1 de septiembre y que los rebeldes y las tropas de Kiev están respetando de forma generalizada.

El propio presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, ha afirmado este miércoles que los Acuerdos de paz de Minsk para el arreglo al conflicto en el este del país "funcionan" a la vista de las estadísticas de las violaciones al alto el fuego, que muestran que por primera vez no hay ataques en la línea de separación de fuerzas, informa Efe.

"Ayer, anteayer y hoy no ha habido un solo disparo”, ha añadido, aunque ha precisado que se produjo un incidente en la región de Lugansk fuera de la línea de separación fuerzas “y el enemigo pagó caro por ello".

Estos datos coinciden con el último informe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que monitoriza a diario la actividad en el país.

Con todo, los observadores alertan de que sigue el movimiento de tropas y la presencia de armamento en zonas donde no debería en virtud de esos acuerdos de paz alcanzados en Minsk el pasado febrero.

Reuniones en Bielorrusia

Para avanzar en ello, las partes reanudaron el martes a puerta cerrada las negociaciones en la capital bielorrusa, que han permitido el intercambio de prisioneros de guerra.

La ONU anunció el martes que unas 8.000 personas, entre civiles y combatientes, han muerto en el este de Ucrania desde abril de 2014 y acusó a ambas partes de graves violaciones de los derechos humanos.

En el plano político, las diferencias se mantienen. A pesar de que el Parlamento ucraniano ya dio su visto bueno a la descentralización en primera lectura, los separatistas la consideran insuficiente y reclaman una autonomía completa.

"Si Moscú decide enterrar los Acuerdos de Minsk, tendremos que volver a estudiar el contenido de las enmiendas a la Constitución", ha advertido Poroshenko este miércoles.

Organización de las elecciones locales

Con todo, la frágil tregua se enfrenta a nuevas amenazas. Ahora la tensión parece marcarla la convocatoria de elecciones locales para el próximo 25 de octubre por parte de Kiev.

Sin embargo, los gobiernos de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk han anunciado los comicios para el 18 de octubre y el 1 de noviembre, respectivamente.

Kiev acusa a los secesionistas de incumplir los Acuerdos Minsk que estipulan que las elecciones locales deben celebrarse de acuerdo con la legislación ucraniana, mientras que los rebeldes exigen que el gobierno ucraniano pacte con ellos esta convocatoria.

La rebaja del conflicto ha coincidido con el inicio de curso, pero también con otros acontecimientos de alcance global en Siria o Irán que suponen un cambio en las relaciones internacionales y en el enfrentamiento que Rusia mantiene con las potencias occidentales.

El lunes, el presidente francés, François Hollande, evocó la posibilidad de retirar las sanciones a Moscú si persiste el alto el fuego y se pueden desarrollar las elecciones locales de forma “exitosa”.

Precisamente el Kremlin ha llamado la atención en las últimas horas sobre las últimas sanciones adoptadas hace solo unos días por Estados Unidos, a las que ha dicho que está preparando una respuesta.

Noticias

anterior siguiente