Enlaces accesibilidad

Una masiva protesta en Argentina grita "Ni una menos" contra la violencia machista

  • La convocatoria surgió tras el crimen de una adolescente
  • También se ha repetido en países como Uruguay, Chile y Miami
  • La presidenta Cristina Fernández apoyó la manifestación en Twitter

Por
Masiva protesta en Argentina grita "Ni una menos" contra violencia machista

A las puertas de un Congreso iluminado en color morado, decenas de miles de personas se han congregado este jueves en Argentina para gritar "Ni una menos", reclamar que ya no haya más víctimas de violencia de género y pedir que las instituciones brinden los instrumentos necesarios para garantizarlo.

"No queremos más mujeres muertas por feminicidio. Las queremos vivas. A todas. Ni una menos", ha señalado el actor Juan Minujín al leer el documento central en el acto realizado frente al Parlamento argentino, en Buenos Aires, ante los miles que demandaron ponerle un freno a la violencia machista.

Con lágrimas de sangre pintadas en los rostros, carteles con el mensaje "basta de feminicidios", pancartas con pedidos de justicia, camisetas con la leyenda "Ni una menos", personas de todas las edades han llenado uno de los principales puntos de la capital argentina, donde la concentración tuvo su principal expresión.

La convocatoria, surgida el mes pasado en las redes sociales tras el crimen de una adolescente, se repitió en otras ochenta ciudades argentinas, en Uruguay, Chile y Miami (Estados Unidos).

Los casos de los últimos meses

A la manifestación fueron hombres pero, sobre todo, fueron mujeres que sintieron rebasar el límite después de los distintos casos de víctimas de violencia de género asesinadas que se conocieron en los últimos meses.

"Hay sectores no sólo retrógrados, sino que no comprenden qué es este tema de la igualdad entre el hombre y la mujer. Es una lucha constante que va a durar muchísimo tiempo hasta que lleguemos a una igualdad", sostuvo Federico Polak, miembro de la Red de Hombres por la Igualdad, en diálogo con Efe desde el Congreso argentino.

Carmen Umpierrez, una trabajadora social de la asociación civil Pablo Besson, también ha asistido a la movilización y ha asegurado que era necesaria una mayor "celeridad en las causas, en la Justicia, en el compromiso, para que esto deje de ser el flagelo que se está volviendo". Para muchas de las mujeres, la marcha ha resultado también una oportunidad para acercarse y denunciar la violencia que sufren y sobre la que, hasta ahora, no habían podido hablar.

En pleno año electoral, la manifestación ha convocado a representantes del oficialismo y de la oposición y ha contado con la presencia de diversas organizaciones, desde agrupaciones de izquierda hasta el gobernante Frente para la Victoria.

También se adhirieron a la convocatoria a través de las redes sociales políticos de distinto color ideológico, como la presidenta Cristina Fernández y el conservador alcalde porteño y candidato a presidente, Mauricio Macri.

El camino hacia “Ni una menos”

Sin embargo, el Estado fue el principal interpelado en la manifestación, en la que la dibujante Maitena Burundarena fue la encargada de leer una serie de puntos "ineludibles para recorrer el camino hacia Ni una menos". Entre las principales demandas se encuentran la instrumentación efectiva de la Ley de Protección Integral para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, sancionada hace más de cinco años.

También se reclamó una recopilación de estadísticas oficiales sobre violencia contra las mujeres y garantizar a las víctimas el acceso a la Justicia. La creación de hogares refugio para las víctimas y el seguimiento de los victimarios para que no violen las restricciones de acercamiento también forman parte de las demandas.

Además, se ha reclamado la inclusión de la temática de violencia machista en los contenidos educativos en todos los niveles así como la prevención de noviazgos violentos. "Ni una menos es un grito colectivo, es meterse donde antes se miraba para otro lado, es revisar las propias prácticas, es empezar a mirarnos de otro modo unos a otras, es un compromiso social", sostiene el documento leído en la manifestación.

"El Estado y los poderes reales, junto con la ciudadanía, debemos comprometernos a perfeccionar los instrumentos para combatir la violencia contra las mujeres, nuevos esfuerzos deben sumarse, codo a codo con el esfuerzo realizado por las organizaciones de mujeres, feministas, ONGs y personas comprometidas que trabajan en esto desde hace tiempo", agrega.

La muerte de Chiara Páez

La movilización fue convocada por un grupo de periodistas, escritoras y artistas, a raíz de la muerte de Chiara Páez, una adolescente de 14 años, embarazada, enterrada en el patio de la casa de su novio, de 16. El asesinato de Páez impactó en la opinión pública argentina, que había sido espectadora de una cadena de casos de mujeres asesinadas.

Precisamente, la madre de Chiara y los familiares de otros sonados casos recientes han estado presentes en la movilización para pedir justicia y para reclamar que la historia no se repita. Solo en 2014, 277 mujeres fueron asesinadas en Argentina, una cada 30 horas, según la asociación civil La Casa del Encuentro, que a falta de estadísticas oficiales lleva el seguimiento de los casos que aparecen en los medios de todo el país.

Noticias

anterior siguiente