Enlaces accesibilidad

Los resultados finales confirman la victoria del conservador Duda en las presidenciales polacas

  • Obtuvo tres puntos más que el mandatario saliente Komorowski
  • Se abre un periodo de cohabitación con el Gobierno liberal

Por
El presidente electo de Polonia, Andrzej Duda, homenajea a las víctimas del régimen comunista. AFP AFP PHOTO / JANEK SKARZYNSKI

La Comisión Electoral polaca ha anunciado los resultados definitivos de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebrada el domingo en Polonia, que confirman la victoria del nacionalista de derechas Andrzej Duda con el 51,5% de los votos.

Duda, de 43 años y que se convertirá en el sexto presidente de Polonia desde el fin del comunismo, se impuso al actual mandatario, el liberal Bronislaw Komorowski, que logró el 48,5% de los sufragios.

Andrzej Duda fue el candidato más votado en las regiones del centro y este del país, las zonas menos desarrolladas de Polonia, mientras que las provincias del oeste se decantaron por Komorowski.

Según los datos finales difundidos este lunes, el 55% de los polacos acudió a las urnas en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, algo más de seis puntos por encima de la participación en primera ronda.

El ganador de estos comicios es miembro del partido Ley y Justicia y fue colaborador del expresidente polaco Lech Kaczynski hasta su muerte en el accidente aéreo de Smolensk (Rusia), en 2010.

Postulados conservadores

Duda tomará posesión de la presidencia polaca previsiblemente el próximo 6 de agosto, cuando se abrirá una etapa de cohabitación en Polonia entre presidente y Gobierno, en manos del partido liberal Plataforma Ciudadana desde 2007.

La victoria ayer de Duda puede ser un indicador de lo que sucederá en las elecciones generales del próximo otoño, en las que la liberal de centroderecha Ewa Kopacz aspira a revalidar mandato.

En los ocho años que llevan en el Gobierno, los liberales de Plataforma Ciudadana presumen de haber logrado mejorar el nivel de vida y haber evitado la recesión durante los peores años de crisis.

Sin embargo, parte de la población se siente al margen de ese desarrollo económico, un desencanto que se plasmó ayer en la derrota de Komorowski.

Entre los objetivos que Duda se marca como presidente destacan elevar la edad de jubilación, defender las empresas polacas frente a las corporaciones extranjeras y mantener la independencia de Polonia ante las imposiciones de Bruselas que puedan perjudicar los intereses nacionales.

Duda también ha expresado su oposición a la fecundación in vitro, de acuerdo a los postulados defendidos por la Iglesia católica.

La posición del presidente en Polonia es esencialmente representativa, aunque tiene la capacidad de vetar las leyes propuestas por el Ejecutivo, el control de las Fuerzas Armadas y la representación exterior del Estado.

Noticias

anterior siguiente