Enlaces accesibilidad

Merkel advierte antes de la cumbre europea que "no deben esperar ninguna solución" sobre Grecia

  • Una reunión a seis bandas intentará resolver las tensiones con Atenas
  • Tusk intuye que una discusión a 28 "habría sido demasiado caliente"
  • Hollande insiste en que Grecia debe cumplir sus compromisos
  • Se aplaza a los próximos meses la decisión sobre las sanciones a Rusia

Por
Merkel advierte a su llegada a la cumbre que "no deben esperar una solución"
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y la canciller alemana, Angela Merkel. REUTERS REUTERS/Francois Lenoir

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha advertido a su llegada a la cumbre europea que "no deben esperar una solución, ningún hito" sobre la situación de Grecia porque este "no es el marco" para alcanzar una resolución definitiva, "las decisiones se toman en el Eurogrupo y eso seguirá así", ha sentenciado. La necesidad de suavizar la tensión entre Grecia y sus socios del euro y la inquietud por el terrorismo yihadista reavivada por el último atentado en Túnez centran el encuentro que empieza este jueves en Bruselas, pese a que ambas cuestiones no figuran en la agenda oficial.

El presidente de Francia, François Hollande también ha insistido a su llegada en que Grecia debe cumplir los compromisos de reforma que adquirió al solicitar la prolongación del rescate. "Los griegos deben demostrar que hacen las reformas que se espera de ellos y Europa debe poner a disposición de Grecia los medios financieros para cumplir con los compromisos", ha señalado Hollande.

Por su parte, Tsipras se ha limitado a decir que la UE "necesita iniciativas políticas que respeten tanto la democracia como los tratados, para dejar atrás la crisis y avanzar hacia el crecimiento".

Sobre la nueva ley presentada ante el Parlamento por Tsipras para combatir la pobreza en Grecia, Hollande ha asegurado que "no le choca" que el Gobierno griego haga esfuerzos para los pobres, pero que al mismo tiempo lo que se le pide a Atenas es que se aseguren de que los ricos pagan impuestos.

Los líderes europeos han guardado un minuto de silencio al inicio de la cumbre por las víctimas del atentado en Túnez -donde han muerto 17 turistas, entre ellos nacionales de varios Estados de la UE (España, Francia, Italia, Reino Unido, Bélgica y Polonia)-. Además, loe jefes de Estado de la UE podrían aprobar una declaración conjunta de condena y mostrar de nuevo su preocupación por la violencia yihadista en el norte de África y Oriente Medio.

Estas cuestiones han relegado a un segundo plano los temas que figuraban en el programa: el conflicto en Ucrania, el enfrentamiento con Rusia, la situación en Libia, la evolución de la economía europea y el avance hacia una unión energética.

Una reunión a seis bandas sobre Grecia

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha solicitado, al margen de la cumbre, una reunión a cinco, con los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del BCE, Mario Draghi, así como el de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel. En el último momento, se ha confirmado también la presencia en esa reunión del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, no prevista en un principio, por lo que el encuentro será finalmente a seis bandas.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que ha organizado la mini-cumbre ha asegurado que no será "decisiva" y ha aclarado que su objetivo es "ayudar" al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y reducir la tensión entre Atenas y sus acreedores en la renegociación del rescate. "Mi intuición es que este jueves, a nivel del Consejo Europeo, la discusión habría sido demasiado caliente. Por eso, acordé con el primer ministro Tsipras que podemos ver cómo funciona este formato informal", ha apuntado el político polaco.

El objetivo de Tsipras sería plantear en ese foro reducido la cuestión de la deuda griega y revisar al más alto nivel el estado actual de las negociaciones sobre el acuerdo del 20 de febrero pasado, ya que las conversaciones técnicas entre su Gobierno y las instituciones no parecen prosperar y se han multiplicado las tensiones con algunos países, especialmente, con Alemania, con el que se producen continuos cruces de acusaciones.

El primer ministro belga, Charles Michel, ha manifestado estar "furioso" por el formato en que se discutirá esta noche de la situación de Grecia en un encuentro restringido que ha calificado de "error". "Ni Francia ni Alemania tienen mandato de Bélgica, que también es acreedora de Grecia con 7.000 millones, para negociar", ha lamentado.

Mientras, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha asegurado que "no" se siente molesto por la minicumbre sobre Grecia en la que España no participa. "No creo que sea determinante (la cumbre sobre Grecia). Determinante es lo que diga el Eurogrupo, que es donde se toman las decisiones por unanimidad", ha declarado el presidente del Gobierno a la prensa en Bruselas.

Juncker lamenta los "escasos avances"

Las conversaciones técnicas entre el Gobierno griego y las instituciones comenzaron en Bruselas el pasado día 11 para tratar de llegar a un acuerdo sobre las reformas que tiene que aplicar el país como contrapartida a la prolongación en cuatro meses de su rescate financieroAtenas solicita que se le mantenga abierto el acceso a la liquidez del BCE mientras se evalúa qué reformas necesita hacer para poder cerrar el actual rescate financiero del país.

El viceprimer ministro griego, Yanis Dragasakis, ha asegurado este mismo jueves que Tsipras va a Bruselas "con propuestas concretas". En declaraciones a la cadena privada griega Alfa, Dragasakis ha negado que su Gobierno se plantee la salida de Grecia del euro: "No es ni una opción del Gobierno, ni mía personalmente. En Syriza este tema no nos concierne".

Juncker lamentó este miércoles los escasos avances de ambas partes logrados hasta el momento y pidió aumentar el ritmo de los progresos. "Sobre Grecia, sigo estando inquieto. No estoy satisfecho de los progresos que se han podido realizar en los últimos días y quiero que unos y otros aumenten los esfuerzos", dijo el presidente de la Comisión en una rueda de prensa.

Por su parte, Tsipras aseguró en el Parlamento de Grecia que esas negociaciones son "difíciles", pero se mostró confiado en obtener un buen resultado, pese a que aseguró que ciertas personas "intentan boicotear las negociaciones".

Desde Berlín, uno de los gobiernos más reacios a hacer concesiones a Atenas, la canciller Angela Merkel ha pedido a Grecia que realice un "enorme esfuerzo" y cumpla con lo acordado para lograr salir de la crisis. La líder alemana ha advertido que solo una combinación de "comrpomisos" y ayuda externa hará "posible" que Atenas "no necesite ayuda algún día".

Los 28 piden acelerar las interconexiones energéticas

El primero de los temas abordados en la cumbre, la unión energética, ha logrado el consenso de todos los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que han pedido que se aceleren las interconexiones energéticas para garantizar la seguridad de suministro al bloque comunitario, y valoraron el acuerdo alcanzado entre España, Francia y Portugal para acabar con el aislamiento de la Península Ibérica.

Además, han reconocido, en una nota a pie de página, que "el reciente acuerdo alcanzado por Francia, Portugal, España, la Comisión y el BEI representa un paso positivo hacia el logro del objetivo del 10% en materia de interconexiones eléctricas para 2020", en referencia a la denominada "Declaración de Madrid" que sellaron el pasado 4 de marzo.

Los líderes también han apoyado una de las propuestas más polémicas de las que presentó la Comisión el pasado 25 de febrero, relacionada con la transparencia de los contratos de suministro de gas con terceros países.

La CE ha sugerido, en concreto, que antes de firmar estos acuerdos se consulte a Bruselas para que no haya incompatibilidades con la legislación comunitaria y que los contratos no vayan contra los intereses comunitarios, aunque las conclusiones de los Veintiocho hacen referencia a esta transparencia, pero no mencionan directamente a la ninguna institución comunitaria.

La decisión sobre las sanciones a Rusia se aplaza

Además, los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han acordado aplazar a los próximos meses la decisión de prorrogar las sanciones económicas contra Rusia por su implicación en el conflicto en Ucrania pero han dejado claro en todo caso que las sanciones deben estar "claramente vinculadas al cumplimiento completo de los acuerdos de Minsk".

"El Consejo Europeo acuerda que la duración de las medidas restrictivas contra la Federación Rusa adoptadas 31 de julio de 2014 y reforzadas el 8 de septiembre de 2014 deben estar claramente vinculadas al cumplimiento completo de los acuerdos de Minsk, teniendo en cuenta que esto sólo está previsto para el 31 de diciembre de 2015", reza el texto de conclusiones por la cumbre.

"Las decisiones necesarias se tomarán en los próximos meses. El Consejo Europeo está listo para adoptar más medidas si necesario", concluyen en el texto.

Para el viernes queda el debate sobre la situación económica de la UE y la aplicación de las reformas estructurales exigidas a cada uno de los países, así como sobre la negociación para un futuro acuerdo de libre comercio e inversiones (TTIP, en inglés) con EE.UU., un proceso en el que aseguran querer dar más importancia al contacto con la sociedad civil y a la explicación de su contenido.

También esa jornada se abordará la situación en Libia, donde los jefes de Estado y de Gobierno darán su pleno apoyo a los esfuerzos del enviado de la ONU, Bernardino León, para crear un Gobierno de unidad nacional y expresarán su disposición a ayudar a Libia si se logra esta solución, pero también amenazarán con sanciones si el diálogo fracasa. 

Noticias

anterior siguiente