Enlaces accesibilidad

El votante de Podemos, según el CIS: escorado a la izquierda, interclasista, urbano y formado

  • Se dice "socialdemócrata" pero los votantes lo ven a la extrema izquierda
  • Podemos atrae a más jóvenes menores de 24 años que PP, PSOE e IU juntos
  • Gana apoyos entre obreros no cualificados al ritmo al que el PSOE los pierde

Enlaces relacionados

Por
Manifestantes en la marcha por el cambio convocada por Podemos en Madrid el pasado 31 de enero.
Manifestantes en la marcha por el cambio convocada por Podemos en Madrid el pasado 31 de enero. Reuters REUTERS

Los resultados del último barómetro del CIS arrojan un llamativo titular sobre Podemos, la fuerza política que con apenas un año de vida ha alterado el sistema de partidos en España, desbancando al PSOE como segunda fuerza por detrás del PP, pero estando las tres en un pañuelo estadístico, dada su escasa diferencia en estimación de voto (27,3% de los votos para el PP, 23,9% para Podemos y 22,2% para el PSOE) y el margen de error propio de estas encuestas, de un dos por ciento arriba o abajo.

Más allá de eso, el cruce de datos demográficos, sociales o ideológicos arrojan nueva información sobre los votantes de Podemos, de modo que, dejando a un lado la consideración de si es un fenónemo coyuntural, traza un perfil de un partido claramante de izquierdas, que se nutre de votantes tradicionales de estas formaciones y se ubica a la izquierda del espectro ideológico, que atrae a ciudadanos de varias generaciones, más de ciudad que de pueblo, y que no se identifica con una clase social determinada, sino que tiene un marcado carácter transversal.

IU, PSOE y UPyD, origen de sus votos

El apoyo a Podemos procede sobre todo de votantes de IU, del PSOE, de UPyD y de otras fuerzas políticas. En concreto, el 40% de los votantes que dijeron haber votado a IU-ICV en 2011 y el 26,1% de los que votaron al PSOE asegura haberse pasado a Podemos, según las tabulaciones del CIS.

También votarían hoy a Podemos el 22,9% de los que hace casi cuatro años se decantaron por UPyD, el 28,8% de los que apostaron por otros partidos minoritarios y, un dato destacable, el 34,9% de los nuevos votantes, es decir, los jóvenes que aún no tenían 18 años en las últimas elecciones generales.

Por el contrario, solo el 7,3% de quienes votaron al PP en 2011 y el 6,6% de los que apostaron por CiU dicen ahora que votarán a Podemos.

Son datos parecidos a los que revelaba el barómetro de octubre de 2014, cuando Podemos irrumpió como primer partido en intención de voto. Entonces, con guarismos parecidos, los datos también mostraban que el partido de Pablo Iglesias se ha hecho fuerte especialmente a costa de IU, y ya a distancia, de UPyD y PSOE.

Más a la izquierda que IU, BNG y Amaiur

Pablo Iglesias ha calificado el programa económico de Podemos de "socialdemócrata", aunque evita a conciencia las etiquetas de izquierda o derecha para ubicar a su partido. En cambio, los votantes ubican a Podemos a la izquierda de la izquierda en el espectro político.

Así, en la escala de 1 a 10 de posicionamiento ideológico, donde uno equivale a extrema izquierda y 10 a extrema derecha, los votantes ubican a Podemos como el partido más a la izquierda de todos: en el 2,28 de media, más escorados al extremo que Amaiur (2,34), BNG (2,45) e IU (2,62).

Es más, el 27,4% de los encuestados sitúa a Podemos en el 1, en la extrema izquierda, y otro 15,2% lo coloca en el 2. Estas coordenadas no se corresponden con el lugar en el que la mayoría de los votantes se ubican a sí mismos: solo el 3,8% se considera ideológicamente de extrema izquierda, apenas un 9% si sumamos a los de la posición siguiente. Así que en cierto modo está "escorando" a los ciudadanos hacia polos políticos en principio ajenos.

No obstante, hay que destacar que casi tres de cada diez encuestados no saben ubicar ideológicamente a Podemos, un porcentaje elevado, aunque no tanto como el del 35% que no sabe si UPyD es de izquierdas o de derechas o el casi 50% que no es capaz de situar a Ciudadanos.

Presenta adhesiones más intensas

Podemos es el partido que atrae adhesiones más incondicionales, ya que es la formación a la que un mayor porcentaje de encuestados afirma que "le votarían siempre". Bien es cierto que tal confianza solo alcanza a un 6,3% de los encuestados, pero Podemos destaca en este aspecto sobre los demás partidos.

Y no ocurre igual al contrario, puesto que 'solo' un 41,8% de los encuestados afirman que "con toda seguridad, no les votaría nunca", mientras que todos los demás partidos de ámbito nacional, salvo el PSOE (40,5%), le superan en desafectos radicales que bajo ninguna circunstancia le darían su voto.

Es un partido de jóvenes, pero no solo de jóvenes

No son los jóvenes el principal caladero demográfico de votantes de Podemos, a pesar de que en la cuestión de las afinidades, entre los menores de 34 años, son mayoría los que simpatizan con Podemos frente al resto de partidos. De hecho, Podemos atrae a más jóvenes menores de 24 años que PP, PSOE e IU juntos.

Pero en cuanto a la intención de voto, la formación morada no tiene una franja de edad de elector tipo y le votan en proporción parecida ciudadanos de entre 18 y 64 años.

En todo caso, son los votantes más mayores los que se le resisten, hasta el punto de que por cada votante mayor de 65 años que tiene Podemos, tiene seis de menos de 35 años. En cuestión de género, Podemos atrae más el voto de los hombres que el de las mujeres (18,3% frente a 13,7%).

Atrae el voto urbano, de las clases altas y de los obreros

El CIS revela también que el voto a Podemos es interclasista. Según las tablas del centro de investigaciones sociológicas, los votantes de Podemos se encuadran en las clases altas y medias-altas (casi uno de cada cuatro ciudadanos -el 23,7%- que se autoubican en este estatus socioeconómico dicen que votarían a Podemos si hoy hubiera elecciones), pero también entre los obreros cualificados (19,6%) y no cualificados (18,5%).

En este último grupo, el de los obreros no cualificados, Podemos ha experimentado un sensible crecimiento desde el pasado barómetro de octubre, al ganar ocho puntos (del 19 al 27,3%) en la suma de intención de voto directo + simpatía. Prácticamente los mismos puntos que ha perdido el PSOE en el mismo período y en el mismo colectivo (del 21,2 al 13,4%).

En esa suma de voto + simpatía, Podemos es la primera opción -y con diferencia- para estudiantes, personas en paro, obreros, comerciantes, pequeños empresarios y profesionales y técnicos por cuenta ajena. No goza de predicamento, en cambio, entre altos empresarios, agricultores, amas de casa y la importante masa electoral de jubilados y pensionistas, que votan más al PP, mientras que pelearía con el PSOE por el apoyo del personal administrativo, comercial y de servicios.

A Podemos le van los grandes caladeros de votos: es la opción preferida en las poblaciones de más de un millón de habitantes, y cogen fuerza en ciudades de pequeño y mediano tamaño, entre los 50.000 y los 400.000 habitantes. Se le resiste aún el medio rural, los pueblos menores de 2.000 habitantes.

Los electores con mayor formación

Uno de cada cinco electores con estudios superiores (el 20,5%) votaría a Podemos si hubiera mañana elecciones generales, el mayor porcentaje, que dobla a los votantes con idéntico nivel de formación que votarían a PP o a PSOE.

También es el partido preferido de quienes tienen terminados estudios de Secundaria o Formación Profesional. Los votantes sin estudios eligen preferentemente al PSOE y aquellos ciudadanos que solo han concluido estudios de Primaria optan por el PP. Las mismas pautas se repiten cuando se contempla la simpatía o el voto + simpatía.

Noticias

anterior siguiente