Enlaces accesibilidad

La Audiencia archiva la causa sobre el genocidio del Tíbet por la reforma de la justicia universal

  • También la persecución a seguidores del grupo Falun Gong, en China
  • Considera que tras la limitación de la justicia universal no se cumplen los requisitos
  • Seguirá la causa sobre la muerte de Hamdai Bugema en el Sáhara Occidental

Por
La Audiencia archiva la causa sobre el genocidio del Tíbet por la reforma de la justicia universal

El pleno de la Audiencia Nacional ha decidido este lunes archivar las causas sobre el presunto genocidio en el Tíbet y la persecución a los seguidores del grupo Falun Gong en China, al considerar que tras la reforma de la justicia universal aprobada en marzo no se cumplen los requisitos para investigar estos casos.

Según han informado fuentes jurídicas, recogidas por Efe, los magistrados del pleno de la Sala de lo Penal del tribunal han decidido archivar estas dos causas con nueve votos favorables y siete en contra.

Los siete magistrados que se han mostrado en contra de archivar estos dos casos dudaban de la constitucionalidad de la reforma y por ello querían enviar estos casos al Tribunal Constitucional para que decidiera si va en contra de los preceptos de la Carta Magna.

Sin embargo, han aprobado continuar con la investigación de la muerte del ciudadano español Bay Hamdai Bugema, supuestamente atropellado por un furgón policial, en octubre de 2010, en un asentamiento en El Alaiún (Sahara Occidental), ya que España sigue siendo de derecho la administradora de este territorio.

Por estos hechos, el hermano del fallecido presentó una querella por genocidio y lesa humanidad contra varios ministros de Marruecos y altos cargos policiales de ese país, entre ellos el exministro del Interior marroquí, Taib Cherkaui, y el exgobernador de El Aaiún, Mohamed Jelmous.

En este caso, la Sala de lo Penal, siguiendo el criterio de la Fiscalía, se declara competente al entender que España sigue siendo potencia administradora de derecho sobre el territorio del Sahara, conforme a las normas de Naciones Unidas.

Archiva la causa del supuesto genocidio del Tíbet

En cuanto a los casos del Tíbet y de Falun Gong, el pleno los archiva porque no se cumplen los requisitos que contempla la reforma de la justicia universal en estos delitos: los querellados no son españoles ni residen en España, ni se denegó su extradición por parte de las autoridades españolas.

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno llegó a cursar una orden de detención internacional contra el expresidente chino Jiang Zemin, después de que la sección cuarta de la Sala de lo Penal le instara a ello, a raíz de una querella contra cinco exlíderes comunistas chinos, una causa que según críticos con la reforma fue el detonante de que el Gobierno limitase la aplicación de la justicia universal.

Moreno investigaba también la muerte entre 1999 y 2002 de seguidores de Falun Gong, práctica espiritual prohibida por China en 1999, al estimar un recurso de ese movimiento y después de que en 2006 el Tribunal Supremo ordenara a la Audiencia Nacional instruirlo.

El pleno ha acordado por último confirmar la falta de jurisdicción de España para investigar a otros ocho marineros egipcios que fueron detenidos el 6 de marzo de 2014 en un buque sin bandera que navegaba en aguas internacionales y que transportaba 9.851 kilos de hachís.

Como ya se han pronunciado en plenos anteriores, los magistrados entienden que con la nueva ley de jurisdicción universal los tribunales españoles no son competentes para investigar hechos como el presente.

El juez Fernando Andreu acordó su libertad el pasado 8 de abril, ya que la reforma establece que los tribunales españoles solo serían competentes para juzgarlos en caso de que los detenidos sean nacionales o la droga tenga como destino España.

Desde la reforma de la justicia universal aprobada en marzo por el Congreso, el pleno ya ha avalado la liberación de medio centenar de narcotraficantes extranjeros apresados en barcos fuera del territorio nacional.

Noticias

anterior siguiente