Enlaces accesibilidad

Rusia reconoce al nuevo presidente de Ucrania y abre la puerta al diálogo

  • Poroshenko dice que se reunirá con Putin y que continuará la ofensiva
  • El aeropuerto de Donetsk es hoy escenario de bombardeos y tiroteos
  • Observadores de la OSCE califican la votación de ejemplar

Por
Rusia reconoce al nuevo presidente de Ucrania

Rusia respetará los resultados de las elecciones ucranianas, una votación que el domingo ha otorgado la victoria al oligarca Petro Poroshenko. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, así lo ha asegurado este lunes en declaraciones recogidas por varios medios de comunicación.
 
"Como ha dicho el presidente (ruso, Vladímir Putin), trataremos con respeto los resultados de la votación del pueblo ucraniano", ha dicho el jefe de la diplomacia rusa en una rueda de prensa, que ha añadido que Rusia tiene voluntad de dialogo con Kiev y que consideran estas elecciones como una oportunidad para ello.

"Respetamos la voluntad expresada en los acontecimientos y estaremos preparados para establecer un diálogo pragmático y equitativo sobre las bases existentes, lo cual incluye el cumplimiento de los acuerdos existentes, tanto comerciales como en el sector del gas", añadió Lavrov.

Los comicios ucranianos se producen en medio de una violenta crisis separatista que muchos no dudan en asimilar a un conato de guerra civil. 

Sin embargo, el informe de la misión internacional de observadores de la OSCE que ha supervisado la votación ha sido pòsitivo. Este lunes han alabado las elecciones, que calificaron de democráticas y transparentes, además de un ejemplo para muchos países europeos en cuanto a la participación.

"Estas elecciones han confirmado el curso democrático que ha tomado el pueblo ucraniano", ha dicho en rueda de prensa en Kiev el coordinador de la misión internacional de observadores, Joao Soares, informa Efe.

Reacciones internacionales de apoyo

En un comunicado divulgado por el Elíseo, Hollande ha felicitado a Poroshenko y ha manifestado su apoyo para que lleve a buen puerto "el diálogo nacional y ponga en marcha las reformas institucionales esperadas". 

El candidato socialista alemán Martin Shulz es otro de los que se ha sumado al reconocimiento del hasta ahora rey del chocolate, con quien afirmó haber mantenido "recientemente conversaciones muy constructivas", y ha dicho que su victoria "es una señal de la determinación del pueblo para restaurar la estabilidad y la paz en Ucrania después de meses de conflicto sangriento".

El secretario general de la OTAN también ha expresado su apoyo al resultado. Rasmussen ha recordado la disposición de la Alianza a estrechar lazos con Ucrania. "Deseamos continuar nuestra cooperación con el nuevo presidente y seguiremos apoyando los esfuerzos para buscar una solución pacífica a la crisis", ha declarado en un comunicado.

En un claro guiño a Moscú, el titular de la Alianza Atlántica ha aprovechado la ocasión para reiterar que los aliados "no reconocerán la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia" y que apoyan la "integridad territorial de Ucrania y el derecho de los ucranianos a determinar su propio futuro, sin interferencia desde el exterior".

Se mantiene la ofensiva militar contra los separatistas 

Poroshenko, ha subrayado este lunes que apoya la continuación de la operación militar que se lleva a cabo en el sureste de país, de mayoría rusohablante, informa la agencia Efe.

Ha afirmado taxativamente que "no habrá negociaciones con los terroristas" y que "aquellos que se nieguen a deponer las armas no se beneficiarán de la amnistía", en alusión a los milicianos prorrusos que combaten a las tropas gubernamentales en la regiones de Donetsk y Lugansk.

"Los milicianos no tienen interés en hablar con nadie. Al igual que los milicianos somalíes, quieren mantener la ilegalidad. Es inadmisible. Los terroristas no representan a nadie, quieren atemorizar a todo el mundo, pues es su única forma de sobrevivir", enfatizó.

Lavrov ha calificado de "error colosal" la decisión del Gobierno de Kiev de proseguir e intensificar la ofensiva contra los rebeldes prorrusos en el sureste del país tras las elecciones presidenciales.

Con el 70 por ciento de los sufragios emitidos escrutados Poroshenko obtenía el 53,7 por ciento, según los datos oficiales de la Comisión Electoral Central de Ucrania.

Voluntad de diálogo ambigua

Desde la autoproclamada república popular de Lugansk, Vasili Nikitín, que asume el cargo de primer ministro, ha manifestado que la república no tiene nada que ver con las elecciones presidenciales ucranianas celebradas este domingo, según informa Efe.

"No cabe duda de que las elecciones presidenciales de otro país no nos afectan de ninguna manera. No tenemos nada que reconocer", ha dicho Nikitin marcando las distancias.

Por otro lado, los rebeldes de la autoproclamada república popular de Donetsk están dispuestos a dialogar con las nuevas autoridades de Ucrania con mediación, entre otros, de Rusia, ha anunciado el lunes el líder prorruso de los insurgentes, Denís Pushilin.

"Estamos listos para el diálogo pero sólo con participación de mediadores, esto es con terceros, y con la imprescindible mediación de Rusia", ha dicho el líder de los rebeldes a la agencia rusa Interfax, que no cree que existan posibilidades de reintegración.

Los enfrentamientos armados continúan

A pesar de estas manifestaciones, el clima de tensión sigue siendo la constante. Este lunes, el aeropuerto internacional de Donetsk, cerrado por la mañana por exigencia de los rebeldes prorrusos, ha sido escenario de un ataque aéreo, tiroteos, explosiones y un incendio, según han relatado a medios locales testigos presenciales, informa la agencia Efe.

Por su parte, el ex mandatario Victor Yanukovich también se ha pronunciado sobre los resultados. "Para que las elecciones sean legítimas y el presidente sea legítimo, es necesaria la participación del sureste de nuestro país", en alusión a las regiones rebeldes prorrusas de Donetsk y Lugansk. Yanukovich se encuentra refugiado en Rusia desde que fue expulsado del poder el 22 de febrero.

Noticias

anterior siguiente