Enlaces accesibilidad

Gallardón anuncia que la nacionalidad requerirá un examen de español en el Instituto Cervantes

  • Justicia hará un manual de cultura española del que saldrán los exámenes
  • El objetivo es acabar con la "discrecionalidad" en la Administración

Por
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en el pleno del Senado.
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en el pleno del Senado. EFE EFE

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado en el Senado la introducción de criterios objetivos en las pruebas de integración necesarias para adquirir la nacionalidad española. Entre los requisitos estará una prueba de castellano en el Instituto Cervantes.

Así, se reformará el sistema actual de concesión de nacionalidad para acabar con la "discrecionalidad" de la Administración, según Gallardón. De este modo, además de la prueba de idioma y cultura de la que se encargará el Instituto Cervantes, se elaborará un manual que deberán estudiar los solicitantes sobre el que se evaluará su grado de integración y conocimiento de la cultura española.

El ministro se ha referido a este asunto durante el debate de una interpelación planteada por el senador del PSC Rafel Bruguera, quien defendió la necesidad de introducir mejoras en la aplicación de los derechos de asilo y nacionalidad en España

Según ha señalado, el conocimiento del idioma es el único requisito con el que algunos jueces determinan actualmente si una persona está integrada en la sociedad española, mientras que otros también hacen preguntas de cultura general, con cuestiones que van desde el nombre de un presidente autonómico hasta una receta tradicional.

El ministro ha explicado que se ha recurrido al Cervantes porque desde hace años realiza pruebas de español como lengua extranjera y de conocimiento de la cultura del país, conforme a las directivas de la Unión Europea. "Creemos que el Instituto Cervantes es accesible y garantiza esa objetividad", ha señalado.

"Manual" de integración

Para adquirir la nacionalidad estarán exentos de la prueba de idioma las personas originarias de países en los que el español sea la lengua oficial y los menores que estén escolarizados en España. Además, el examen se adaptará para analfabetos y personas con discapacidad.

El nivel de español exigido para poder adquirir la nacionalidad española será equivalente al de 'Dele A2'. El contenido de la prueba de conocimiento e integración se concentrará en un manual, que se hará público a través de la web del Ministerio de Justicia. El contenido de este manual será definido tras los trabajos de una comisión transversal, que se constituirá con personas de distintas sensibilidades y profesiones para adaptar el temario al conocimiento del ciudadano de la calle.

La interacción con los candidatos para los exámenes de idioma y de cultura será electrónica, a través de un portal web habilitado específicamente para ello. Los resultados obtenidos serán enviados por el Instituto Cervantes a la Dirección General de Registros y del Notariado, encargada de conceder o denegar la nacionalidad.

A este respecto, Gallardón destacó que la introducción de criterios objetivos para determinar la integración de una persona en la sociedad española agilizará la resolución de los expedientes de nacionalidad.

Noticias

anterior siguiente