Enlaces accesibilidad

'La cámara indiscreta': El cine a través de un objetivo fotográfico

  • La muestra "La cámara indiscreta" reúne tesoros cinematográficos de Magnum
  • 116 fotografías que pueden verse en la Sala Canal Isabel II hasta el 2 de julio
  • Muestra rodajes de películas míticas de Hollywood, algunos en España

Por

La cámara indiscreta de Magnum se cuela en los rodajes de Hollywood

La imagen del vestido de Marilyn Monroe levantado por el viento sobre una rejilla del metro de Nueva York es una de las más icónicas de la historia del cine y de la cultura popular. Corresponde a la película La tentación vive arriba (1955), de Willy Wilder, y se dice que le costó el matrimonio con Joe DiMaggio, que asistía muy enfadado a su rodaje. En nuestra retina tenemos grabada la imagen completa de Marilyn de pie con su vestido al viento, pero en la película nunca llegó a aparecer así, sino que solo se utilizaron planos más cortos de sus piernas.

El responsable de esa icónica imagen completa de la actriz es el fotógrafo Elliot Erwitt, que fotografiaba el rodaje de La tentación vive arriba para la Agencia Magnum y captaba esos momentos que sucedían fuera de las cámaras cinematográficas. Esta de Marilyn Monroe y otras 115 fotografías en blanco y negro y color podrán verse desde este miércoles hasta el 2 de julio en la exposición "La cámara indiscreta. Tesoros cinematográficos de Magnum Photos", en la Sala Canal de Isabel II de Madrid, que reúne imágenes de 17 fotógrafos de la agencia que se muestran en conjunto por primera vez en España.

En contraste con esa imagen radiante y glamurosa, la exposición también nos permite descubrir a una Marilyn frágil y pensativa, la que rodaba bajo las órdenes de John Houston en 1960 la que sería su última película estrenada, Vidas rebeldes (1961) -una cinta que también fue el último trabajo de Clark Gable, que sufrió un infarto tres días después de finalizar el rodaje y moría poco después-.

"La fotógrafa Eve Arnold se hizo amiga de Marilyn y le hizo sus fotos más bellas. Tienen esa cosa tan especial porque Marilyn se abandona completamente ante la cámara de Eve", cuenta a RTVE.es la comisaria de la muestra, Emmanuelle Hascoët, que añade que normalmente la actriz hacía su papel de "estrella fría frente a los fotógrafos".

Testigos de lo que no debemos ver

En el rodaje de Vidas rebeldes, en los paisajes semidesérticos de Nevada (Estados Unidos), inmortalizando a estrellas de la talla de Marilyn Monroe, John Houston, Clark Gable o Montgomery Clift, estaban fotógrafos que no se quedaban a la par, de la talla de Henri Cartier-Bresson y Cornell Capa -hermano de Robert Capa, además de la citada Eve Arnold, Bruce Davidson, Ernst Haas, Erich Hartmann, Inge Morath, Dennis Stock y el mismo Elliot Erwitt que retrató a Marilyn en La tentanción vive arriba.

"Era la primera vez que se organizaba un encuentro de fotógrafos para ir a un rodaje y fotografiar con libertad", explica la comisaria sobre el acuerdo alcanzado entre la oficina de Magnum en Nueva York y el director de producción de Vidas rebeldes.

Esa libertad dada a los fotógrafos de Magnum, que ahora sería "imposible", permitió "mostrar lo que ocurría al otro lado de la cámara" con un fotógrafo que se convertía en "testigo de lo que no debemos ver", añade Hascoët.

Así, el fotógrafo Dennis Stock nos descubre el gigante caballo de madera que le colocaron a John Wayne en El Álamo (1960) y al James Dean que busca un rincón apartado para descansar en el rodaje de Rebelde sin causa (1955); Eugene Smith al Charlie Chaplin que se da los últimos toques de maquillaje en el camerino o se tira al suelo para conseguir el encuadre perfecto en el rodaje de Candilejas (1952); o a los actores disfrazados de simios que se pasean por el exterior de los estudios de 20th Century Fox y se mezclan con la gente de a pie y Charlton Heston repasando una escena con Franklin J. Schaffner en el rodaje de El planeta de los simios (1968).

En total son 12 series de fotografías de otros tantos rodajes de películas entre los años 50 y los 70, en blanco y negro y color, de actores míticos como Katherine Hepburn, Dustin Hoffman, Anthony Perkins, Orson Welles y Buster Keaton, entre otros, además de los ya citados. Una muestra de la íntima relación de la agencia Magnum con el cine que proviene de los estrechos vínculos que mantuvo su fundador, Robert Capa, con el séptimo arte, pues ya había fotografiado en rodajes a Ingrid Bergman -con la que también mantuvo una relación sentimental-, Gary Cooper o a Joseph L. Makiewicz.

De cómo llegó Moby Dyck a Canarias

Otra de las curiosidades que nos muestra la exposición, organizada por la Comunidad de Madrid, son las fotos del rodaje en 1954 en las Islas Canarias de Moby Dyck (1956), con un sufrido Gregory Peck en su papel del capitán Ahab atado a la temible ballena blanca que no lo es tanto cuando se descubre el armazón mecánico que imitaba al cetáceo. El fotógrafo Erich Lessing es el encargado de destaparnos el misterio y el de mostrarnos cómo se las ingeniaba John Huston para grabar en las aguas canarias.

Pero el de Moby Dick no es el único rodaje mítico que se hizo en España. También la muestra de Magnum nos presenta a una bella Elizabeth Taylor en la fina arena de la playa de S'Agaró de Girona durante el rodaje de De repente, el último verano (1959). 

"Hay muchas más fotografías en los archivos de Magnum porque se hicieron muchos rodajes en España. De hecho, habríamos podido añadir algunas series más de películas hechas en España", confiesa Emmanuelle Hascoët. ¿Quizás para una próxima exposición?

Noticias

anterior siguiente