Enlaces accesibilidad

El fuerte oleaje destroza muros y puentes e inunda calles y viviendas bajas en norte de España

  • Un amplio dispositivo busca a un joven de 15 años en Foz (Lugo)
  • En el cámping cántabro de Ajo, el agua ha arrastrado a coches y personas
  • El temporal daña la costa asturiana y destroza el Museo del Calamar Gigante
  • Toda la costa gallega continuará este lunes en alerta naranja

Por
Invierno de temporales en el Cantábrico

El fuerte oleaje que afecta a las costas de Euskadi, Cantabria, Galicia y Asturias desde esta madrugada ha obligado a cerrar varios puentes en San Sebastián y ha provocado destrozos y desbordamientos en calles de la capital guipuzcoana y otros municipios costeros, sin que haya que lamentar graves daños personales. La Dirección General de Emergencias e Interior ha informado de que toda la costa gallega continuará este lunes en alerta naranja por temporal en el mar, con olas que podrán alcanzar los ocho metros. 

Además, un amplio dispositivo de búsqueda trata de localizar a un joven de 15 años arrebatado por el embate del mar en la costa del municipio lucense de Foz. El joven paseaba en bicicleta en las proximidades de la playa de A Rapadoira junto con un amigo de 13 años que también sufrió la fuerza de las olas, pero pudo salir del agua, confirmó a Efe el alcalde de la localidad, Javier Jorge Castiñeira.

En el dispositivo de búsqueda han participado el helicóptero Pesca 2, de Salvamento, con base en la localidad próxima de Celeiro, una lancha Salvamar, que se sumó a un equipo de búsqueda en el que también participan dotaciones de bomberos de Barreiros, Emergencias de Cervo, Protección Civil de Foz y agentes de la Guardia Civil y Policía Local.

En Cantabria, olas de más de diez metros han dejado calles y garajes anegados, así como diversos daños en parques, vehículos y edificios situados en el litoral de municipios como Santander, Bareyo o San Vicente de la Barquera.

El agua ha destrozado en San Sebastián el murete del puente de Santa Catalina y parte de la barandilla de piedra del puente de Santa Cristina, que al igual que los del Kursaal y Mundaiz, permanecen cortados.

El temporal, que ha azotado intensamente la capital guipuzcoana desde primera hora de la mañana, ha causado daños también en la barandilla de la playa de la Concha, el puerto y el Paseo de Salamanca.

La olas han golpeado con fuerza los tres primeros puentes sobre el río Urumea debido a la altura de la pleamar, que ha agravado el impacto del oleaje en la costa.

El Ayuntamiento va a emplear bombas de achique de los bomberos y de los servicios de la empresa FCC para retirar lo antes posible el agua de la parte vieja.

Inundaciones en el caso viejo de San Sebastián

La mesa de crisis ha recomendado no acceder al centro de la ciudad en coche durante la mañana para no colapsar el tráfico mientras que los tres puentes continúen cerrados.

También algunos locales de la zona de la Concha, como Rotonda y Bataplan, que han tenido que cerrar. Según el Ayuntamiento, las olas han llegado hasta los jardines de Ondarreta.

Ante el aumento del caudal del Urumea, el Ayuntamiento avisó a los vecinos de Txomin-Enea y Martutene por mensaje de texto y megafonía para que sacasen sus coches de los aparcamientos ante el riesgo de inundación y los lleven a Garbera o Anoeta.

En la zona del casco viejo, el agua ha llegado a alcanzar un metro y medio, lo que además de afectar al paseo de Salamanca que va en paralelo al cauce del río, el agua ha llegado a la calle Aldamar y 31 de agosto, inundando algunos bajos.

Euskadi entró a las 3.00 horas en alerta roja por riesgo de olas por encima de los 7 metros y de mareas vivas y el momento más crítico ha tenido lugar sobre las 5.00 horas con la pleamar.

Municipios vascos afectados

Varios tramos del muro del paseo de Ereaga y zona del Puerto Viejo de Getxo (Vizcaya) han sufrido desperfectos por efecto del temporal que ha azotado la costa vasca en las últimas horas. Además diversos bancos, barandillas y alcantarillas han resultado destrozadas.

En localidades guipuzcoanas como Deba, Pasaia, Zarautz o Irún, ha habido algunos desbordamientos que han anegado locales, al igual que en la costa vizcaína, como en Erandio, Bermeo, Bakio y Muskiz, sin que haya sido necesario desalojar familias, han informado a Efe fuentes del Departamento de Seguridad.

En Irún se ha desbordado el agua en Behobia. En Deba, el agua ha movido algunos coches en un aparcamiento, al igual que en la zona de Torreatxe y el barrio de San Juan en Pasaia.

En Getaria y Zarautz, donde permanece cortada la carretera N-634 que une a ambas localidades, las olas también han entrado en algunas calles.

En Erandio ayer se desbordó la ría, aunque sin necesidad de desalojos. El agua ocupa un carril de la B-711, la carretera que va en paralelo a la ría.

En Bermeo, donde este sábado se cerró el tráfico de buques mercantes, el mar ha entrado en algunos locales de la parte vieja, y también en Bakio ha llegado el agua a algunos locales.

Daños en Cantabria

En Santander, la zona más afectada ha sido la del Sardinero, donde el agua ha rebasado la playa para meterse en garajes y locales comerciales y hosteleros cercanos, llevándose también a su paso barandillas e, incluso, un muro de una cafetería.

Según han informado a Efe fuentes del parque de bomberos santanderino, la primera llamada de aviso se recibió sobre las seis de la madrugada, coincidiendo con la pleamar, que ha hecho que el impacto de las olas haya sido mayor.

Desde entonces, los bomberos no han cesado de trabajar en esta zona achicando agua y evaluando los daños.

Pero no sólo la capital se ha visto golpeada por el temporal. Hasta las siete de la mañana -cuando aún continuaba la alerta roja-, los servicios de emergencias del Gobierno regional han intervenido en doce ocasiones por avisos relacionados con el oleaje.

Los equipos del 112 Cantabria han tenido que actuar, por ejemplo, para achicar agua en calles y locales de San Vicente de la Barquera.

También han tenido que intervenir para ayudar a personas heridas o arrastradas por las olas, así como en el cámping de Ajo (Bareyo), donde las olas han movido varios coches.

La boya de la Red Vigía del Gobierno cántabro ubicada frente a la Virgen del Mar ha registrado olas de hasta once metros de altura.

Durante la madrugada, el momento de mayor riesgo, en el que estaba activada la alerta roja, las olas han oscilado, en general, entre los seis y siete metros, pero algunas de ellas han superado esos valores, hasta un máximo de 11,13 metros.

Por su parte, en la boya Augusto González Linares, que el Instituto Español de Oceanografía tiene fondeada 22 millas al norte de Cabo Mayor, las olas han sido mayores, con valores medios de entre nueve y diez metros. En este caso, los datos no concretan los picos máximos alcanzados.

La alerta por condiciones adversas en la mar continuará activa durante toda la jornada del domingo, pero se ha rebajado a nivel naranja, y ya el lunes pasará a nivel amarillo.

Destrozos en Galicia

El fuerte oleaje también ha provocado daños en el paseo marítimo coruñés, principalmente en la zona entre La Cozara y la Plaza de Portugal, Veramar y Adormideras.

El ayuntamiento, que ha reiterado su llamada a la prudencia ciudadana, ha informado en un comunicado de la pérdida de la balaustrada en la zona señalada y daños en otros elementos urbanos, como bancos y farolas.

En la zona de Veramar, el oleaje se ha llevado también unos 50 metros de barandilla y en el barrio de Adormideras ha arrastrado la escollera e inundado las vías.

También anunció el cierre del Aquarium Finisterrae durante la jornada de hoy, ya que el agua ha afectado a parte de las instalaciones, como las oficinas o la cafetería.

Aunque la alerta se ha rebajado a naranja, el gobierno local ha cerrado al tránsito el paseo y los accesos a las playas, por precaución.

El Museo del Calamar Gigante, destrozado en Asturias

El temporal ha provocado olas de hasta nueve metros en la costa asturiana a causado numerosos daños en el litoral del Principado y ha destrozado las instalaciones del Museo del Calamar Gigante, en Luarca.

La pleamar de las seis de la mañana provocó la mayor intensidad de las olas que han dejado un reguero de daños en las principales localidades costera de la región y que han afectado especialmente a poblaciones como Luarca, Luanco, Candás, Cudillero o Ribadesella.

En Luarca, las dependencias del Museo del Calamar Gigante que gestiona la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas se encuentran "completamente destrozadas" en sus dos primeras plantas, según ha señalado a Efe su presidente, Luis Laria.

En Luanco se han visto afectados numerosos locales comerciales y establecimientos hosteleros y en Candás se ha visto afectada la escollera del puerto mientras que numerosas embarcaciones han sufrido daños.

Situaciones similares se han vivido a lo largo de la pasada madrugada en localidades de la costa oriental asturiana como Llanes o Ribadesella mientras que en Gijón la fuerza de las olas obligó a cortar ayer por la noche el paseo del Muro, en la playa de San Lorenzo.

La próxima pleamar está prevista para las 18.00 horas aunque la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha rebajado para el nivel de alerta de roja (la máxima) a naranja en la costa asturiana.

Noticias

anterior siguiente