Anterior La inestabilidad política en Cataluña podría restar un punto de crecimiento turístico a España Siguiente El Tribunal Constitucional anula por unanimidad la ley del referéndum del 1 de octubre Arriba Ir arriba
'Presentimientos', Eduardo Noriega debuta como guionista con un 'thriller' romántico

'Presentimientos', Eduardo Noriega debuta como guionista con un 'thriller' romántico

|

FICHA TÉCNICA

Año: 2013
Duración: 100 min.
Director: Santiago Tabernero
Guión :Santiago Tabernero, Eduardo Noriega (basado en la novela de Clara Sánchez)
Música:Joan Valent
Fotografía: Pablo Rosso
Reparto: Eduardo Noriega, Marta Etura, Alfonso Bassave, Irene Escolar, Silvia Tortosa

Presentimientos es una película nacida de la amistad. De la de Santiago Tabernero con la escritora Clara Sánchez, que está encantada con la adaptación de su novela en la que es la segunda película del director tras Vida y color. Y de la amistad de Tabernero con Eduardo Noriega, un “guionista agazapado” en palabras del cineasta que tentó y convenció al actor para embarcarse en la construcción de un guion cocinado entre retiros en los que, según el actor, “los efluvios de los cocidos que preparaba Santi inspiraban los presentimientos”.

Pero Presentimientos, participada por TVE y con el estreno fijado para el viernes 24 de enero, no versa sobre amistad sino sobre el amor y las relacines de pareja, sus crisis, límites y soluciones. Una matrimonio joven con un recién nacido (Eduardo Noriega y Marta Etura) viajan a la costa de vacaciones. Es una pareja en una “crisis sorda” de la que no es del todo consciente. Ella sufre un accidente de tráfico y queda en coma. En ese momento la película se bifurca: el personaje de Etura, en un mundo onírico e inconsciente, trata de resolver su pasado y sus problemas de pareja. En el mundo real, su marido afronta el mismo problema. Separados en dos realidades paralelas tienen que responderse a la misma pregunta: ¿todavía estoy enamorado?

“Eduardo y yo hemos hablado muchísimas veces de cine y en sus reflexiones de su trabajo encontraba un guionista agazapado: un testigo privilegiado de las motivaciones de los personajes”, dice Tabernero. Noriega estableció dos sencillas normas para trabajar: “Le dije que iba defender a muerte mis ideas y en caso de empate técnico, el director tendría razón. Y aunque los dos somos muy cabezones, no llegó a sacar la tarjeta de director”. Y, en segundo lugar: “No pensaba en mí como actor que iba a decir esas líneas, quería estar totalmente libre para escribir. No necesariamente escribía las mejores líneas para mi personaje, ni muchísimo menos”.

La crisis de pareja

La atractiva estructura muestra el conflicto entre la estabilidad de la pareja y el deseo sexual. “La película es un ‘thriller’ romántico, solo que los secretos que se desvelan son del corazón”, define Tabernero. “Trata de la pareja como unidad convivencional que comienza alimentada con el amor y en cuanto entras las rutinas de la vida cotidiana, si te descuidas, el amor que fue el fundador de la pareja sale por la venta”.

En esa situación se encuentra Félix, el personaje de Noriega. “Me gusta definirlo como un joven aseñorado. Acaba de ser padre y cree haber llegado a un lugar pero se ha estancado”, analiza el actor. “De repente de va a dar cuenta de que no tiene lo que quería, que la crisis es mucho más profunda y va a tener que hacer un chequeo consigo mismo y hacer algo extraordinario y generoso para salvar a su mujer y recuperarla”.

El deseo sexual

Marta Etura es Julia, la mujer “falta de deseo en su relación”, según la actriz. Su personaje deambula en un onírico y desolado paisaje costero. “Era consciente de que la dificultad del personaje era que se desarrollaba en un sueño y que, por lo tanto, iban a suceder cosas extrañas que tenía que vivirlas como algo normal”, explica la actriz. “A la vez tenía que ser muy real para que el especador empatizara e hiciera ese recorrido angustioso en su búsqueda de su familia. Es terrible perderte y no encontrar a la gente que quieres en una situación de desasosiego”.

En su ensoñación aparece un misterioso hombre en el que vuelca su deseo y que encarna el actor Alfonso Bassave. “Es la proyección del deseo de Julia y, como todos los personajes de los sueños, son rasgos de una persona llevadas al límite”, define el actor. ”No sé si Marcus en la realidad será ni tan atractivo ni tan dominante”. El actor madrileño, de 34 años, explota su imagen más sexual. “El referente era Brad Pitt en Thelma & Louise, como personaje que no conviene porque te va a dejar sin blanca, pero no puedes remediarlo porque tiene un encanto personal brutal”.

La crudeza con la que Presentimientos aborda la crisis de pareja queda al desnudo con las distintas interpretaciones de sus propios creadores. “Alguien me preguntaba, respecto al conflicto ético de la película, si creía en las segundas en las segundas oportunidades. Claro que creo. Si no fuera así la vida sería muy triste”, sostiene Tabernero. “Tenemos la obligación de aprender con el error. Creo que la mirada de la película es tenuemente esperanzadora”.

Noriega, por su parte, agradece a Tabernero descubrirle el proceso de postproducción de una película desde cerca, y no descarta repetir como guionista. La mejor recompensa para todo el equipo ha sido el entusiasmo total de Clara Sánchez tras el visionado. “He tenido la suerte de participar en películas que no adaptaban novelas a lo largo de mi carrera pero nunca he visto a un autor tan entusiasmado. Clara es muy generosa. Incluso las cosas cambiadas cree que son para mejor”, concluye el actor.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente