Enlaces accesibilidad

Qué está pasando en el barrio Gamonal, en Burgos

Por
Los vecinos del barrio de Gamonal en Burgos convocan una huelga

El barrio burgalés de Gamonal ha saltado a la actualidad desde que las máquinas entraron en la calle Vitoria para convertirla en bulevar y varias asociaciones de vecinos se echaron a la calle este fin de semana para paralizar las obras.

Tres noches de disturbios en el barrio se han saldado con 40 detenidos, y más de una docena de heridos en cargas policiales, en las manifestaciones de los vecinos que consideran innecesario invertir ocho millones de euros para un proyecto que suprimirá todas las plazas de aparcamiento en superficie, en un momento de crisis económica, con un elevado paro.

De momento, la Subdelegación del Gobierno de Burgos ha apuntado a "grupos violentos de Castilla y León y de otras comunidades autónomas", como autoras de los altercados en el barrio de Gamonal, pese a que la Federación de Asociaciones de Vecinos Francisco de Vitoria considera que son jóvenes burgaleses.

“Se ha juntado un cúmulo de problemas: los jóvenes en paro, la gente que no puede pagar los recibos”, asegura Ana Moreno, presidenta de dicha federación, que rechaza la construcción del bulevar porque “no va a solucionar los problemas de aparcamiento” y "carece de sentido cuando el Ayuntamiento acumula una deuda de 450 millones de euros".

Los vecinos que se oponen han logrado paralizar las obras este lunes, solo un día después de que el alcalde de Burgos, Javier Lacalle (PP), insistiera en que debían continuar porque así lo habían decidido los vecinos a través de su Consejo de Barrio y porque figuraba en el programa electoral del PP y del PSOE, que cuentan con el 80% de los votos.

Mientras, la empresa adjudicataria de las obras, unión temporal de empresas formada por las burgalesas Copsa y Aroasa, ha trasladado al Ayuntamiento que necesita unas condiciones de seguridad mínimas para sus trabajadores, en total 300 que ejecutarán las obras, y que ellos no son los responsables de la paralización.

Polémico concurso

En el PSOE sin embargo aseguran que su programa era favorable a una mejora en la zona, pero que han estado en contra de este proyecto desde que se presentó a concurso público en 2011. Un proceso de adjudicación que denunciaron por la vía judicial al considerar que incumplía las condiciones del pliego y “de forma particular el anonimato de las propuestas”, señala el portavoz municipal socialista Luis Escribano.

El proyecto incluía una zona sobre la que MBG Ingeniería y Arquitectura SL, la empresa que redactó el proyecto elegido, ya había presentado una propuesta de características similares para otra zona del barrio, según la denuncia del grupo socialista.

La adjudicación de la obra también ha estado rodeada de polémica porque el propietario de MBG, Antonio Miguel Méndez Pozo, fue condenado a siete años de cárcel e ingresó en prisión en septiembre de 1994, por falsedad documental en el conocido como caso de la Construcción de Burgos, después de que el Gobierno presidido entonces por Felipe González, le denegara el indulto. Unos meses más tarde, en junio de 1995, el empresario logró el tercer grado penitenciario.

Las obras planteadas supondrán la conversión de la calle Vitoria en un bulevar, con la supresión de todos los aparcamientos en superficie y la construcción de un aparcamiento subterráneo por una inversión de 7.893.234 euros.

La misma unión de empresas adjudicataria de la obra (Copsa-Aroasa) será la encargada de construir el aparcamiento subterráneo, unos cinco millones de euros, que obtendría los beneficios por la venta de las 256 plazas por un valor máximo de 19.255 euros cada una. A estas plazas se sumarían otras 600 en un aparcamiento disuasorio, en construcción a unos 300 metros de la calle Vitoria, de uso gratuito para todos, sean o no residentes.

El problema del aparcamiento

El proyecto del bulevar pretende ser, aseguran desde el Consistorio, una solución al problema del aparcamiento de un barrio “muy populoso, equiparable a Vallecas en Madrid, de raíz obrera”, que se formó en torno a la carretera Madrid-Irún, explican fuentes municipales. Se construyeron edificios “muy altos”, pero las infraestructuras urbanas “no se modificaron”, explican. El resultado es que allí “no hay quien aparque”,

Los vecinos de Gamonal se han familiarizado con la doble y triple fila, llegando incluso a dejar sus coches en punto muerto para que otros puedan moverlos en caso de ser necesario para salir. Todo, gracias a la complicidad de la policía local, que no les multa, según explican algunos de ellos, porque conoce de sobra la situación.

Ocho proyectos entraron en el concurso público para la construcción del bulevar y el Consejo de Barrio, a través del cual los vecinos participan en las decisiones del Ayuntamiento, dio luz verde al proyecto.

Su presidente, Jesús Ramiro Iglesias, elegido hace tan solo tres meses, dice con resignación que “no hay que dar razón a la violencia” y se muestra convecido de que “la mayoría ha dicho que sí” al bulevar, aunque según la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Francisco de Vitoria, el apoyo fue “mayoritario pero por solo dos votos”.

Ramiro Iglesias teme que los “grupos radicales” que han cometido los actos vandálicos no sean de Burgos: "No quisiera pensar mal” pero todas las cajas menos la Kutxa y la Caja Laboral” han sufrido destrozos, añade.

La opinión de los vecinos

Según fuentes municipales y del Consejo de Barrio, la oposición al proyecto es minoritaria y solo la asociación Las Eras de Gamonal se ha mostrado en contra desde el principio.

Sin embargo la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Francisco de Vitoria, Ana Moreno, advierte de que representan a 10.000 vecinos de la ciudad y que hasta la semana pasada integraban una plataforma en contra del proyecto, junto al consejo de Barrio del G9, la Asociación de Vecinos las Eras de Gamonal, la asociación Ecologistas en Acción y la Barriada Illera.

Cuando una cosa es buena, no puede haber tanto rechazo”, añade Ana Moreno, ni "necesita propaganda en vídeos como han hecho con el dinero del Ayuntamiento”, denuncia.

Mientras, en el Ayuntamiento aseguran estar en contacto permanente en reuniones con el Consejo de Barrio y recuerdan que los ocho proyectos candidatos han sido públicos y abiertos a propuestas de los vecinos a través de la página web y en tres exposiciones organizadas en la zona.

El grupo municipal UPyD, el tercero en número de concejales, por detrás del PP y del PSOE, ha propuesto en la junta de portavoces la celebración de una consulta entre los vecinos sobre el proyecto que ha sido rechazada por el equipo de gobierno, según señala su portavoz, Roberto Alonso.

También Izquierda Unida, cuarto grupo municipal con un concejal, ha coincidido con UPyD al presentar una propuesta, en este caso para que en el próximo pleno del Ayuntamiento se debata la creación de un Plan de Partiicpación Ciudadana con Consultas Populares Vinculantes y ha acusado a través de un comunicado, al equipo de gobierno de "no haber escuchado a la población burgalesa.

El barrio de Gamonal ya protagonizó hechos similares en 2006 en contra de las obras del aparcamiento de Eladio Perlado, y entonces el alcalde, Juan Carlos Aparicio, tuvo que dar marcha atrás. La Federación de Asociaciones de Vecinos lo compara con la situación actual porque, aseguran que "entonces no se les escuchó y ahora tampoco".

Noticias

anterior siguiente