Enlaces accesibilidad

Javier Fesser: '"Al final todos mueren' es una historia de amor, terror, intriga y humor"

  • Una interesante película de episodios sobre el fin del mundo
  • Dirigen Javier Botet, Roberto Pérez Toledo, Pablo Vara y David Galán Galindo
  • Os ofrecemos un clip exclusivo de este film que se estrena el 1 de noviembre

Por
RTVE.es os ofrece un clip exclusivo de la película 'Al final todos mueren'

Estamos acostumbrados a las grandes películas americanas sobre el fin del mundo en las que fornidos héroes se enfrentan a meteoritos, tsunamis o plagas de zombis, y  que suelen ser aparatosos espectáculos con buenos efectos especiales, casi ninguna emoción, y personajes de cartón piedra. Por eso es tan interesante Al final todos mueren, que se presentó (con excelentes críticas) en el pasado festival de Málaga. Se trata de una película de episodios dirigida por cuatro jóvenes directores Javier Botet, Roberto Pérez Toledo, Pablo Vara y David Galán Galindo que cuenta con un prólogo y un epílogo de Javier Fesser, tan divertidos y sorprendentes como sus famosas películas Pendelton.

Esta es, ante todo, una película de personajes, gente corriente que se enfrenta al fin del mundo (en forma de meteorito gigante) como puede. Algunos son detestables, otros encantadores e incluso los hay terroríficos, pero todos son muy humanos.

Y protagonizadas por un estupendo grupo de actores jóvenes Javier Botet (Rec, Mamá, Las brujas de Zugarramurdi), Manuela Vellés (Secuestrados, Camino), Macarena Gómez (Las brujas de Zugarramurdi, Carne de neón), Andrea Duro (Física y Química, Promoción Fantasma), Elisa Mouliaá (Águila Roja), Andrea Ros (Rec 2), Miguel Ángel Muñoz (Tensión sexual no resuelta, No controles), Alejandro Albarracín (Tierra de lobos, Gavilanes), entre otros.

Os ofrecemos, en primicia, un divertido clip de la película (que encabeza esta noticia) del fragmento dirigido por David Galán. Una pequeña joya de la comedia que homenajea a los lectores de cómics y a Alan Moore. Además,  los cinco directores nos han hablado de sus fragmentos.

Javier Fesser dirige el prólogo y el epílogo

La película que se abre y se cierra con dos divertidos fragmentos dirigidos por un maestro de la comedia, Javier Fesser, que asegura que hay que afrontar el fin del mundo con humor: "Qué pereza daría morirse enfadado ¿no?".

"Botet, Vara, Pérez de Toledo y Galán tenían cuatro originales historias sobre cómo viviría el hombre el fin del mundo -asegura Fesser-. Cada uno desde una perspectiva particular, en circunstancias distintas, con estilos absolutamente diferentes, pero con un denominador común: todas ellas están contadas desde la Tierra. Yo nunca me propuse hacer una quinta historia porque este es su proyecto, su película, el sueño de cuatro realizadores de enorme talento que harían lo que fuera por rodar y mi colaboración estaba clara: presentar la historia, apoyar su proyecto, acompañarles de alguna manera en su viaje. Un lujo para mí, la verdad".

"Y me propuse contar el fin de nuestro planeta desde un lugar privilegiado: el espacio. Mi historia es el relato de dos astronautas que asisten a un espectáculo irrepetible llamado "Fin del mundo", y su periplo para sacar una foto del momento. Una foto de utilidad dudosa, por cierto".

"Las historias son íntimas porque la saturación de películas catastróficas en las que se muestran grandes y espectaculares eventos han terminado dejándonos con las ganas de profundizar en la experiencia íntima de los personajes. Cuando me reúno con amigos y tratamos de averiguar qué haría cada uno si el fin del mundo fuese un hecho irrefutable, siempre se monta un apasionado diálogo. Y siempre resulta más interesante la relación con el vecino con el que jamás hablaste que la ciudad en llamas saqueada por hombres desesperados. Al final todos mueren es una historia de amor, pero también de terror, como lo es de intriga y lo es de humor. Porque el fin del mundo, y en eso coincidimos todos, tendría todos esos componentes".

Fesser, que también interpreta a uno de los astronautas asegura que las historias cortas le permiten mayor libertad: "Bueno, cuando trabajas con la única responsabilidad de disfrutar de lo que haces, el resultado suele ser bastante sorprendente. Trabajar con presupuesto cero tiene sus calamidades asociadas pero incorpora una incuestionable ventaja: la libertad total. Hago lo que hago porque quiero, porque creo en ello y porque me deja ser yo mismo. Y claro, con ese planteamiento, ¿cómo no va a resultar algo auténtico? Por eso creo que Al final todos mueren es una película auténtica. Con sus aciertos y errores, pero auténtica. Y eso no es fácil".

Por cierto que Fesser sigue trabajando en la esperadísima película de animación de Mortadelo y Filemón que se estrenará a finales de 2014: "Ya queda menos y las 130 personas que estamos trabajando día y noche en ésta película estamos emocionados con ella. Y, lo más importante: después de tres años dedicado en cuerpo y alma a esta aventura, me siguen haciendo gracia las maravillosas tonterías de estos dos agentes sin los que ya no podría vivir".

Javier Botet dirige '42 días antes del impacto'

Un asesino en serie y su victima (el propio Botet y Teresa Soria Ruano) protagonizan este terrorífico episodio. "Aquello que todo el mundo incluido yo, nos planteábamos de primeras ante el final del mundo es la ausencia de consecuencias y todo lo que puedes hacer por ello -asegura Botet-. Mi historia trata sobre lo contrario, sobre como un tipo ha dedicado su existencia a tareas criminales para dar sentido a una vida que le hastía, motivado por lo trascendente de las consecuencias. Ahora con el final del mundo todo se acaba, hasta el castigo por sus actos, y esto se convertirá en el verdadero castigo".

"Me apasiona la mente humana y concretamente sus lados más desordenados -puntualiza el director-. Los asesinos en serie me interesan mucho y me dan la libertad de espiar demonios personales. Creo que todos tenemos un asesino en serie dentro pero la mayoría somos capaces de ignorar nuestros intereses mas inmediatos por los beneficios de vivir a salvo en sociedad".

Botet (que interpreta a la Mamá de Mamá y la niña Medeiros de la saga [REC]) borda su personaje de psicópata: " Soy mi actor fetiche, hehehe, no, en serio, me gusta actuar, y como director y guionista mi perfil me parece peculiar e interesante, me ahorró muchas explicaciones, y por otro lado siempre he hecho todo por razones prácticas y económicas; escribir, dirigir, actuar, montar, el arte, etc.. Me cuesta delegar".

Aunque los cuatro fragmentos cuentan historias muy diferentes, tienen algunos puntos en común, y por eso Botet repite como actor en otro de ellos
"Todos escribimos con mucha libertad -comenta-, y yo fui el primero en realizar mi pieza, si prestas atención, hay muchas conexiones de personajes pero más sutiles, pero Pablo Vara vio muy interesante modificar ligeramente un personaje relevante de su historia para incluir un giro en la historia global".

Roberto Pérez Toledo dirige '13 días antes del impacto'

"Mi fragmento -asegura Roberto Pérez Toledo- sigue, en clave de comedia romántica juvenil, a ocho personajes, habitantes habituales de una piscina ahora municipal abandonada, que se ven inmersos en una tendencia de la que han comenzado a hablar en Internet: ante la llegada del fin del mundo, la gente no para de sincerar sus sentimientos. Son como zombis. Es como una plaga de chicos y chicas en busca de un sentimiento verdadero al que aferrarse antes de que el meteorito caiga. Así, se declaran a quienes siempre han querido en secreto, dicen "te quiero" a quien nunca se lo han dicho... Y no hay tiempo que perder".

"Son 'Los románticos del fin del mundo', en los que se centra mi historia -continúa Roberto-, hay cinco chicos y tres chicas, sin rumbo y lidiando con sentimientos marcados por la premura. Y además hay algo de lo que todos hablan: al parecer, en los vestuarios de la piscina se ha instalado una joven a la que llaman "la follavírgenes". Dicen que esta muchacha se ha propuesto que ningún chico del barrio muera virgen cuando llegue el meteorito..."

"Cuando me planteé sobre qué escribir mi fragmento, todas las preguntas que me hacía a mí mismo tenían que ver con lo afectivo. ¿Qué haríamos de verdad si supiéramos con certeza que al mundo le quedan dos telediarios? Es muy complicado responder, pero creo que, a la hora de la verdad, no perderíamos tiempo en distracciones banales, sino que nos dedicaríamos a estar con los nuestros, con aquellos a los que queremos. Suena cursi, pero creo que, en una situación de este calibre, nos tranquilizaría mucho tener a alguien a quien abrazar cuando llegue el fin. Y si no tenemos a ese alguien, un buen objetivo podría ser buscarlo, aunque sea de forma desbocada y desesperada. Esto es lo que hacen "los románticos del fin del mundo".

Un corto que -según Roberto- cuenta con un reparto joven, talentoso y creciendo profesionalmente: Alejandro Albarracín (Gavilanes, Tierra de lobos, Los Borgia), Laura Díaz (Ángel o demonio), Andrea Duro (Física o química, Promoción fantasma, Juan de los muertos), Dani Herrera (Familia, Aida), David Mora (Seis puntos sobre Emma), Andrea Ros (Rec2, El diario de Carlota, Menú degustación), Juan Trueba (Luna, el misterio de Calenda) y Javier Zapata (La República).

Pablo Vara dirige '8 días antes del impacto'

¿Qué estaríais dispuestos a hacer para sobrevivir? Esa es la cuestión que se plantea Pablo Vara en su fragmento, protagonizado por: "Un grupo de amigos quedan para verse por última vez antes de que termine el mundo. Se supone que van a cenar y a tratar de pasarlo bien... O lo mejor posible en una situación así. Pero una chica llega a la casa, está inconsciente y tiene un disparo de bala. En el bolso lleva entradas para unos supuestos refugios para salvarse del impacto del meteorito. La noche se les va a torcer..."

"Es cierto que en cierto sentido los seres humanos somos capaces de cualquier cosa para sobrevivir -asegura Pablo-. Pero no es algo negativo. El instinto de supervivencia es lo que nos ha ayudado a llegar hasta aquí. Todos queremos seguir respirando un día más. Por supuesto hay excepciones. Hay gente que es capaz de anteponer la vida de otros a la suya. Hace poco leí que la capacidad de sacrificar la vida por los demás es un rasgo evolutivo, que alguna gente lo tiene y otros no. Y que exista esa gente es necesario para la especie. La historia va de eso. De gente que está dispuesta a sacrificarse y gente que no, pero el objetivo no es hacer un juicio moral. Al final, todos los personajes tienen sus motivos para hacer las cosas que hacen".

"Una historia que -según Pablo- empezó con el objetivo de ser un "survival" en toda regla. Siempre me han gustado las historias de personajes que están "encerrados" en un sitio y se ven sometidos a una presión brutal. Hay algo muy divertido en poder mirar por un agujerito cómo reacciona un grupo de personajes en una situación extrema. Por supuesto, en cuanto entra en escena el último personaje, se transforma en un slasher".

"El protagonista principal es Alex. Tiene un accidente de coche y su novia muere. Él se queda en coma dos semanas y se despierta justo para enterarse de que se acaba el mundo. Se toma el fin del mundo con bastante tranquilidad. Para él, los días que quedan son como el tiempo de descuento. Siente que despertar ha sido un castigo. Se siente culpable por la muerte de su chica. Cuando aparece la chica herida, sus amigos ven en las entradas una oportunidad de salvar la vida, pero él la ve como una manera de buscar redención, de buscarle sentido a sus últimos días".

David Galán dirige '3 horas antes del impacto'

Una pequeña obra maestra de la comedia dirigida por David Galán y destinada a convertirse en una pieza de culto para todos los aficionados al cómic. "Quedan 3 horas para que un meteorito impacte con la tierra -nos cuenta David-, y Jorge Elías, el dueño de una tienda de cómics, va a su local para morir rodeado de lo que más ama, sus tebeos. Allí descubre a Lara, una embarazada que se ha puesto de parto en el peor momento imaginable".

"Me parecía interesante poner a los personajes en la peor situación posible (un parto durante el fin del mundo) y aún así hacer una comedia -continúa-. Me tocó el último fragmento y desde ese momento supe que tenía que ser divertido, quería que la gente se fuera con una sonrisa, a pesar del inevitable final. Respecto a las referencias al cómic y la animación, todo forma parte de la forma de ver el mundo de Jorge Elías (que lo reconozco, es la mía) para él, los cómics que ha leído o las películas que ha visto, son fundamentales para entender la realidad".

"Una historia que -según su director- va sobre la importancia de las historias en nuestras vidas, y cómo forman parte de nosotros sin que nos demos cuenta. Dicen “somos lo que comemos”, pero eso sólo es carne. En realidad “somos las historias que conocemos”. Desde las religiones a Spiderman, del Ulises de Joyce al GTA 5. Somos “portadores de historias”, y si todos desaparecemos, ellas también".

También es un homenaje al británico Alan Moore (Watchmen, From Hell, V de Vendetta, La liga de los hombres extraordinarios), uno de los mejores guionistas de la historia de los cómics: " Escogí a Alan Moore porque es el autor de los cómics que más veces he releído-confiesa David-, y es mi máximo referente a la hora de escribir. No sólo por ser el mejor narrador de historias, si no por su independencia creativa y vital, por sus férreos principios… y además, ahora es mago ¡MAGO!".

"Para el protagonista de la historia, Jorge Elías, es lo más parecido a Dios. Le venera. En cierto modo es su guía espiritual. Le tiene idealizado, y mirando su foto es incluso capaz de obtener valor. Yo comparto muchas cosas con Jorge, y sin duda una de ellas es la adoración por el genio de Northampton".

Solo por este fragmento y el prólogo de Fesser ya podemos calificar a esta película como una de las más divertidas de los últimos años. Pero las otras historias también son sorprendentes y emocionantes, tan distintas como interesantes. Y demuestran que se puede hacer buen cine, casi sin dinero, a base de ilusión, esfuerzo y buenas ideas.

Al final todos mueren se estrena el próximo 1 de noviembre.

Noticias

anterior siguiente