Enlaces accesibilidad

Narcís Serra defiende su gestión como presidente de Caixa Catalunya tras declarar ante el juez

  • El expresidente de la caja califica su actuación de "leal", "legal" y "conveniente"
  • Justifica la subida de sueldos a directivos porque "había que conservarlos"
  • Ausbanc pide su ingreso en prisión por el riesgo de que destruya documentos

Por
Narcís Serra defiende su gestión como presidente de Caixa Catalunya tras declarar ante el juez

El expresidente de Caixa Catalunya Narcís Serra ha defendido este lunes su gestión al frente de la entidad de ahorros que acabó nacionalizada para evitar su liquidación y la ha calificado de "legal", "leal" y "conveniente". Además, Serra ha justificado los sobresueldos a los directivos cuando la entidad estaba en plena crisis en unos informes que recomendaban subirles el salario para igualarlo a los precios de mercado.

Serra ha declarado este lunes como imputado ante el titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona, Josep Maria Pijuan, a raíz de la denuncia que presentó la Fiscalía Anticorrupción contra 54 miembros de la antigua cúpula de Caixa Catalunya por haber aprobado aumentos retributivos e indemnizaciones para sus miembros en 2010, cuando la entidad había acudido al FROB para pedir 1.250 millones de euros.

Subidas de sueldos a directivos para "dar empuje a la caja"

Según han informado fuentes judiciales, el que fuera presidente de Caixa Catalunya ha explicado que el consejo de administración de la entidad decidió subir los sueldos a los directivos, como una medida para dar empuje económico a la caja.

Serra, que también fue ministro en los gobiernos socialistas, ha explicado que esos informes eran encargados por la comisión de retribución de la entidad -de la que él mismo formaba parte junto al exdirector general Adolf Todó- y que, una vez ratificados por ese organismo, eran llevados al consejo de administración de Caixa Catalunya.

Después de prestar declaración como imputado ante el juez que instruye el caso contra los exdirectivos de Caixa Catalunya por una presunta administración desleal, Serra ha defendido  su actuación al frente de la entidad ante los periodistas que esperaban su salida.

En unas breves palabras repetidas en catalán y castellano, y sin prestarse a responder preguntas, Serra ha asegurado que en 2010 aprobó el aumento de salarios variables para el ex director general Adolf Todó, porque "había que mantener al equipo directivo de la caja".

Se niega a contestar a las acusaciones populares

Sobre su declaración dentro del juzgado, ha trascendido que el expresidente de la entidad bancaria se ha negado a contestar a las acusaciones populares que ejercen la Candidatura d'Unitat Popular (CUP) y la asociación de usuarios de banca Ausbanc.

En el caso de la CUP, Serra ha dicho sentirse ofendido por las palabras que el portavoz de este colectivo, David Fernández, le dirigió en su comparecencia en la comisión de investigación del Parlamento catalán, cuando le tildó de "ladrón".

El juez, han añadido las mismas fuentes judiciales, ha reconocido el derecho del imputado a negarse a contestar a las preguntas que se le pregunten en su declaración ante el juez, pero ha recordado a Serra que este lunes no estaba en sede parlamentaria, donde podía disfrutar de inmunidad, sino en sede judicial.

Por su parte, Lluís Pineda, abogado de la asociación Ausbanc, que ejerce la acusación popular en la causa, ha explicado a los periodistas que Serra ha dicho que se consideraba a sí mismo un mero "funcionario" dentro de la entidad y que su gestión respondía a las instrucciones que recibía de la Generalitat y del Banco de España.

Según Pineda, Serra ha asumido que despachaba a diario los asuntos de la entidad y que fue él quien exigió un "cambio de rumbo" a la nueva dirección, encabezada por el exdirector Adolf Todó, que también declara este lunes como imputado.

Ausbanc pide prisión preventiva para Serra

Este abogado de la acusación popular ha añadido que Serra ha justificado ante el juez el aumento de las retribuciones fijas y variables, pese a que se acordaron en el año 2010, cuando se había solicitado ayuda económica al Estado a través del FROB y se estaban dejando de pagar a los titulares de preferentes y deuda subordinada.

Además, Ausbanc, ha anunciado que pedirá prisión preventiva para Narcís Serra al percibir que existe riesgo de que pueda destruir documentación importante, como los informes que se pidieron a terceros para justificar el aumento de las retribuciones de la cúpula.

Lluís Pineda ha explicado a los periodistas su intención de pedir este mismo lunes una vistilla en la que planteará la necesidad de la prisión para Serra tras asistir a la declaración de éste.

Todó afirma que el FROB avaló los sueldos

El exdirector general de Caixa Catalunya Adolf Todó ha asegurado como imputado, que el FROB avaló los sueldos de la cúpula de la entidad cuando rescató a la entidad con fondos públicos.

En su declaración, el exdirector general ha esgrimido los mismos argumentos que el expresidente de la entidad Narcís Serra. Todó ha asegurado, en una declaración ante el juez de una hora, que el Banco de España estaba informado de los sueldos que cobraba en 2010 la cúpula de la entidad, y que estos cobros se adaptaban a las normativas europeas vigentes.

El exvicepresidente de la comisión retributiva de la caja, Joan Güell, ha asegurado que estaba en ese cargo por sorteo y que votó a favor de los sueldos. Según fuentes judiciales, Güell ha explicado además que su  propia familia está afectada por participaciones preferentes, en este caso emitidas por otra entidad.

Noticias

anterior siguiente