Anterior El presidente de la Eurocámara, el primero en oficializar la factura del Brexit para Londres: más de 50.000 millones Siguiente Rajoy evitará el artículo 155 si Puigdemont convoca elecciones sin una declaración de independencia Arriba Ir arriba
Imagen de las pantallas de TireCheck
Imagen de las pantallas de TireCheck TireCheck

Una app para comprobar la presión de los neumáticos del coche con la cámara del móvil

  • Compara la imagen que el usuario toma del neumático con una base de datos

  • Tiene muchas limitaciones y hay que confiar lo justo, pero no deja de ser curioso

  • Es un anticipo de cómo en el futuro los vehículos se comunicarán a través del móvil

|

Sin utilizar ningún tipo de accesorio adicional, únicamente a través de la cámara del móvil, la aplicación TireCheck puede indicar si las presiones de los neumáticos del coche son (o al menos parecen) correctas o incorrectas.

Claro que ni el teléfono ni la aplicación pueden medir la presión que tiene el aire del interior de los neumáticos, no de la misma forma que la puede medir un manómetro de los que hay en casi cualquier gasolinera. Así que en su lugar lo que hace TireCheck es observar la redondez del neumático, compararlo con su base de datos y calcular si a un neumático le falta o le sobra aire.

De modo que para que la aplicación funcione correctamente antes de empezar a utilizarla es necesario introducir algunos datos del vehículo. La marca, el modelo y tipo y el año de fabricación. En el caso de que haya que revisar la presión de los neumáticos la aplicación indica cuál es la adecuada según el vehículo y su carga habitual, es decir, si se circula normalmente muy cargado de ocupantes y equipaje o no.

Eso sí, en cualquier caso habrá que ir al taller o a una gasolinera para confirmar y ajustar correctamente la presión.

Vigilar la presión de los neumáticos

Controlar la presión de los neumáticos es una de esas tareas propias del conductor de un vehículo que, por lo simple y relevante que es, se podría considerar hacer 'obligatoriamente' de vez en cuando, al menos dos o tres veces al año. Salvo que se detecten variaciones importantes o alteraciones en el comportamiento del coche, que en ese caso habrá que vigilarlo más a menudo o llevar el vehículo a que un taller verifique el montaje y estado de los neumáticos.

La seguridad es el aspecto más evidente en el que influye el correcto estado de los neumáticos. La presión, el desgaste y el aspecto y tacto de un neumático -que no presenten cortes o grietas y que la goma no esté demasiado endurecida o quebradiza, por ejemplo- afectan a su funcionamiento y capacidad directa para mantener el coche en contacto con la carretera.

Una presión correcta asegura que el vehículo apoye adecuadamente sobre el asfalto y evita o minimiza las vibraciones en la dirección, el ruido y el desgaste irregular de los neumáticos. También contribuye a una mejor estabilidad y aumenta la efectividad de las frenadas.

Pero además de que los neumáticos estén correctamente hinchados, contribuye a un menor consumo de combustible y esto conlleva a un ahorro económico directo. Precisamente la aplicación TireCheck muestra valores monetarios aproximados del incremento del gasto en combustible como mecanismo para concienciar a través de valores contables.

Una app curiosa en la que hay que confiar lo justo

La desventaja principal de TireCheck es que depende mucho de que el usuario sea capaz de capturar la imagen de la rueda correctamente, y no es tan fácil: hay que fotografiarla entre unas guías de pantalla que muestra la aplicación y con el teléfono perfectamente en paralelo a los neumáticos. El coche tiene que estar nivelado y lejos de bordillos, aceras y obstáculos similares.

La aplicación no sirve si el vehículo lleva gomas, llantas o un tipo de neumático (más de campo, por ejemplo) que sea distinto al que traía el modelo de fábrica. También puede suceder que el mismo modelo de coche y acabado en uno y otro país varía su equipamiento y medida de los neumáticos.

Finalmente si alguien se anima a probarla es recomendable comparar al menos inicialmente el resultado con un manómetro portátil o en una gasolinera antes de confiar en lo que indique la aplicación. De momento es un método poco científico, pero es un anticipo de cómo en el futuro el móvil se integrá con los vehículos para amplificar su capacidad para comunicarse directamente con el usuario, incluso de forma remota.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente