Enlaces accesibilidad

Josep Homs: "La adaptación de 'Millenium' al cómic está siendo una locura"

  • El dibujante catalán ilustra esta edición que se publicará en 12 idiomas
  • El primer tomo (de tres) adapta 'Los hombres que no amaban a las mujeres'

Por
Millenium, ahora en cómic

Con más de 40 millones de ejemplares de las novelas vendidos en todo el mundo, una serie de televisión y cuatro películas, la Saga Millenium, de Stieg Larsson, es uno de los acontecimientos literarios y cinematográficos más importantes de los últimos años. Y ahora salta al cómic con guión del francés Sylvain Runberg y los excepcionales dibujos del artista catalán, Josep Homs

“Si lo piensas da miedo, por eso lo que tienes que hacer es centrarte en tu trabajo, ser lo más honesto posible y olvidarte de la repercusión mediática”-asegura Homs-

El dibujante nos ha contado cómo le escogieron para ilustrar Millenium (Planeta DeAgostini): “El propio editor de Dupuis se puso en contacto conmigo. Yo acababa de terminar El Ángelus (Norma) para el y me pidió que, antes de ponerme a dibujar otras cosas, me esperase porque tenía una oferta muy interesante pero que no me podía comentar porque todavía no acababan de firmar los derechos. Tras unos días de incertidumbre, le apreté las tuercas para sonsacarle y me confesó que era la adaptación de Millenium al cómic”

“Siendo yo un recién llegado a la industria fanco-belga, lo vi como una excelente oportunidad para darme a conocer. Lo que más me preocupaba es que, como siempre pasa al hacer adaptaciones, hubiera demasiada gente opinando a mi alrededor. Por eso lo único que pedí es que me dejarán libertad creativa y no tuviera que estar pasando filtros previamente”.

“Luego -continúa Homs- estuvimos con el guionista en Estocolmo para tomar fotos y documentarme. Conecté estupendamente con Sylvain y me enseñó los sitios en los que transcurría la obra, porque todo son localizaciones reales y el las conoce perfectamente porque vive allí. Entonces perdí los miedos, porque ya tenía las herramientas necesarias para dibujar la historia. Con obras como esta sabes que tendrás más publicidad, pero eso es positivo”.

Evitando las películas

Siendo una historia tan conocida, lo fundamental para guionista y dibujante era evitar, en lo posible, las películas. “Evitamos las películas para intentar hacer un tebeo que funcionara independientemente, que cualquier lector lo pudiese disfrutar aunque no supiera nada de las novelas o las películas”.

“Por eso no vi la adaptación de Fincher, que se estrenó justo cuando empezábamos con el proyecto, para no intoxicarme. Incluso le dije a Sylvain que si veía que alguno de mis personajes se parecía excesivamente a los de las películas me lo dijese para cambiarlo. Y nos pasó con el personaje del Hacker amigo de Lisbeth, al que tuvimos que cambiar el peinado e incluso hacerlo más hispano porque en la primera versión se parecía mucho al actor de las películas”.

“Además –comenta Homs- añadimos algunas variaciones que no cambian el sentido global de la novela pero que pueden ser pequeños guiños para los lectores. Pequeñas licencias para darle frescura y escenas que no figuraban ni en el libro ni en la película pero que, al ser el cómic un medio muy distinto, nos servían para explicar mejor algunas cosas. Por ejemplo la escena del hospital en la que Lisbeth está con su tutor y el abogado y que, en un par de páginas, nos permite establecer claramente la relación entre los tres”.

“También hemos intentado profundizar un poco más en los triángulos amorosos de los protagonistas (MIkael-Erika-Lisberg y Mikael-Erika-Lars). Por ejemplo, hemos dado más peso al personaje secundario del marido de Erika Berger (Lars), que nos sirve para introducir algunas situaciones divertidas en la trama y hace que se comprendan mejor las relaciones entre los personajes”.

Hizo la ruta Millenium

“Cuando estuve en Suecia, Sylvain me llevó a hacer la ruta Millenium –asegura Homs- él lleva cuatro años viviendo allí y me comentó que antes que Dupuis se hiciera con los derechos el mismo habló con los editores para adaptar las novelas, pero en aquel momento era carísimo y se desechó la idea. Posteriormente, cuando se dio la posibilidad le reclamaron. Ya tenia la historia interiorizada y conoce perfectamente los lugares. Por eso me llevó a los sitios que aparecían en las novelas y a otros que íbamos a utilizar para el álbum y que no salen ni en los libros ni en las películas”.

“En su momento me leí los libros y ví las películas suecas. La adaptación era bastante buena y el personaje de Lisbeth me parecía muy conseguido. Por el contrario, pienso que Mikael Blomkvist es un tipo carismático pero no aporta demasiado a la historia, solo es el hilo conductor pero casi no tiene implicaciones directas porque aparte de la foto no descubre nada, todo se lo dan hecho, es el protagonista simpático que le cae bien a todo el mundo y parece hacerlo todo bien. Pero no tiene el potencial que Lisbeth”.

Homs asegura que para el cómic ha cambiado completamente de técnica respecto a su anterior trabajo, El Ángelus, “En El Ángelus, el color era más importante en la historia, estaba aplicado directamente en las páginas y la tinta era menos trabajada. En este caso, al tratarse de un cómic de género negro y de mayor extensión, me apetecía trabajarme más la tinta. Quería que el blanco y negro fuera lo suficientemente poderoso; e incluso que pudiese publicarse sin color. Luego le añadí el color infográfico, pero intentando que fuera, atmosférico, con menos detalle, simplemente para crear la atmósfera de cada escena”

50 mil ejemplares

“En Francia la primera tirada han sido de 50 mil ejemplares –nos cuenta Homs- Todavía no hay números de ventas pero el editor me ha comentado que allí se tiene muy en cuenta a los pedidos de los libreros y que tenían unas previsiones de peticiones de 40 mil ejemplares, por lo que estaba muy contento. Y parece que es uno de los cómics más vendidos del trimestre. Pero tendremos que esperar a finales de año para tener cifras más exactas”.

Pero Homs no tiene tiempo para dormirse en los laureles: “Tras seis meses sin parar y casi sin dormir, porque los tiempos de entrega son muy ajustados, acabo de terminar el segundo número de un total de seis (cada tomo español contiene dos números franceses) Ahora mismo estoy trabajando en las portadas de los siguientes tomos. El tercero lo dibujará otro artista, siguiendo mi estilo y yo volveré para el cuarto, pero creo que voy a formar un equipo que me ayude porque acabar el segundo tomo ha sido una auténtica locura”.

Un cómic con una historia que ya ha seducido a millones de lectores en todo el mundo, pero con el aliciente de los espectaculares dibujos de Homs que le dan nueva vida. Uno de los tebeos más interesantes del año.

Noticias

anterior siguiente