Anterior Ideas para la financiación de los partidos políticos, según ellos mismos Siguiente Un terrorista mata a cuatro personas a las puertas del Parlamento británico antes de ser abatido Arriba Ir arriba
El presidente de Adif asegura que el maquinista debió empezar a frenar cuatro kilómetros antes

Adif asegura que el maquinista debió empezar a frenar cuatro kilómetros antes del accidente

|

El presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, asegura que el maquinista del tren que descarriló el pasado miércoles en Santiago de Compostela tenía que haber empezado a frenar cuatro kilómetros antes del lugar del siniestro, que ha dejado de momento 78 víctimas mortales.

"Cuatro kilómetros antes del lugar del accidente ya tiene la notificación de que tiene que empezar a reducir la velocidad porque a la salida del túnel tiene que ir a 80 kilómetros por hora", ha explicado en declaraciones a Efe.

Sin embargo, compañeros del maquinista del tren han asegurado esta misma tarde en una rueda de prensa que en este tramo no hay ningún sistema que obligue ni alerte de este cambio "brusco" de velocidad, informa Efe.

"De 200 a 80 son 120 kilómetros de diferencia, creo que es un descenso muy brusco para que no esté señalizado de alguna forma que te obligue a bajar la velocidad", ha explicado Manuel Mata, un maquinista que realiza la misma ruta que del convoy siniestrado, Madrid-Ferrol.

El tren viene circulando por un tramo de 200 de kilómetros por hora con el "moderno" sistema ERTMS, que controla la circulación -condiciones de la vía, del tren, circulación y velocidad-, capaz de conducir y frenar automáticamente; y pasa a hacerlo por otro de 80 km/h controlado por ASFA, un sistema para vías convencionales que solo señaliza, ha explicado. Si no sobrepasas los 200 kilómetros, no te frena automáticamente.

El sistema ASFA no frena el tren a menos de 200 km/h

El responsable de Adif reconoce que el sistema ASFA solo para el tren automáticamente si el conductor se desvanece, se salta un semáforo en rojo porque hay un obstáculo en la vía o va a más de 200 kilómetros por hora.

Según la transcripción de la conversación que mantuvo el maquinista con la sala ferroviaria momentos después del accidente, el conductor del tren siniestrado dijo que iba a 190 kilómetros por hora. El maquinista se encuentra detenido en el hospital por la Policía por "imprudencia" desde este jueves y se ha acogido a su derecho a no declarar ante la Policía.

El presidente de Adif ha insistido en que el responsable de la velocidad del tren es el maquinista y es el que debe estar "actuando constantemente" en el tren porque sino en vez del maquinista "sería un pasajero".

El tren detectó problemas con el sistema ERTMS

Gonzalo Ferre ha reconocido, en declaraciones a TVE, que desde Ourense el sistema de seguridad activado era el ASFA Digital, que está instalado en todas las vías de ancho convencional del país. El tren cambió a este sistema desde esta ciudad gallega porque el sistema europeo, el ERTMS, estaba dando problemas.

Gonzale Ferre ha negado que el trazado de la curva, limitada a 80 kilómetros por hora, haya influido en el accidente y ha subrayado que "lo que es peligroso es circular a una velocidad superior a las asignadas" para cada tramo de vía.

El presidente de Adif ha explicado que las vías tienes distintos sistemas de seguridad que "dependen de la velocidad de los vehículos que van a circular por encima".

El ASFA Digital, que es el que está en todas las vías convencionales del país, es un sistema de "extrema seguridad" que ofrece al maquinista información sobre lo que está ocurriendo en las vías del tren por delante de tal manera que si hay un obstáculo (como un coche que caiga a la vía, por ejemplo) el tren tenga tiempo de iniciar la frenada a tiempo. Está pensado para trenes que circulan hasta 200 kilómetros por hora.

A partir de esta velocidad, explica Ferre, el ojo humano no tiene la misma capacidad para detectar señales o semáforos, por eso para los trenes que circulan a 300 o 350 kilómetros por hora por vías de alta velocidad se usa el sistema europeo ERTMS que frena el tren automáticamente si detecta que el maquinista no ha visto la señal.

El presidente de Adif no ha querido responder sobre si el tramo en el que se produjo el accidente hubiera sido de alta velocidad con el sistema ERTMS se hubiera evitado el accidente y se ha limitado a decir que cualquier sistema puede tener fallos.

El presidente de Renfe subraya que la vía no era de alta velocidad

Por su parte, el presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar Rodríguez, ha asegurado que la tragedia ocurrida en Santiago en el siniestro ferroviario del pasado miércoles, en el que hubo 78 muertos, "no es un accidente de la alta velocidad española".

Gómez-Pomar ha indicado en declaraciones a Efe que lo sucedido es "un terrible y lamentable" accidente pero que "no se ha producido en una vía de alta velocidad, no se ha producido en un tren de alta velocidad y que, por lo tanto, no es aplicable a lo que entenderíamos por un accidente en un tren de alta velocidad".

Y de este modo, ha dicho se lo comunicarán a las autoridades brasileñas, país en el que un consorcio integrado por Renfe y otras empresas españolas opta a un contrato para construir alta velocidad ferroviaria.

"Nos vamos a reunir con las empresas del consorcio que va a competir en Brasil para ver qué tipo de acciones, con carácter de comunicación, explicación, podemos hacer para que quede totalmente claro que esto no es un accidente de la alta velocidad española", ha asegurado.

Gómez-Pomar ha apuntado que en la línea Madrid-A Coruña, en la que produjo el accidente, es "una línea mixta, de transición, en construcción hacia la alta velocidad", pero no lo es en su totalidad; en particular, no lo es en el punto del accidente.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente