Anterior La Policía mexicana difunde el retrato robot de uno de los supuestos secuestradores de la española desaparecida Siguiente 'El ciudanano ilustre' y 'Un monstruo viene a verme' se reparten premios artísticos y técnicos en los Platino Arriba Ir arriba
Irán espera los resultados tras la jornada electoral

Irán elige presidente entre un solo candidato reformista y los más leales al Líder Supremo

  • Amplían cuatro horas la apertura de las urnas en la primera vuelta

  • Compiten cuatro ultraconservadores, un moderado y un político poco conocido

|

Ficha de Irán

SITUACIÓN: La República Islámica de Irán se halla en Asia Occidental y comparte fronteras con Armenia, Azerbaiyán, Turkmenistán, Turquía, Irak, Pakistán y Afganistán.

SUPERFICIE: 1.648.000 kilómetros cuadrados.

POBLACIÓN: 78 millones de habitantes con un crecimiento superior al 3% desde hace décadas.

CAPITAL: Teherán, con unos 10.000.000 de habitantes.

IDIOMA: Farsi (persa).

RELIGIÓN: Alrededor del 92% de la población es musulmana chií, un 6% musulmana suní y el 2% restante de otras religiones, sobre todo cristianos, judíos y zoroástricos.

FORMA DE GOBIERNO: Irán tiene un presidente elegido por sufragio universal para un mandato de cuatro años, con un máximo de dos consecutivos. Los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial están sujetos a la autoridad religiosa del Líder Supremo, ayatolá Ali Jamenei, desde febrero de 1989. Ahmadineyad es presidente desde 2005.

FUERZAS ARMADAS: 520.000 hombres en las fuerzas regulares, aunque se calcula que el total puede llegar a los dos millones.

ECONOMÍA: La moneda es el rial. Irán tiene una economía proteccionista con el petróleo como base, con una capacidad de exportación de 3,5 millones de barriles diarios de crudo, pero en mayo de 2013 sus exportaciones se han reducido a 700.000 barriles al día debido a las sanciones de EE.UU. y la UE por su programa nuclear. Según cálculos del FMI para 2013, el PIB es de 523.530 millones de dólares y el PIB por habitante de 6.695 dólares, mientras la tasa de inflación está por encima del 30%.

Fuente: EFE

Los iraníes estaban llamados este viernes para elegir al séptimo presidente de la República Islámica entre seis candidatos: cuatro muy cercanos al Líder Supremo y considerados ultraconservadores; un clérigo moderado o reformista y un polítco independiente. [Claves y perfiles].

La apertura de los colegios electorales se ha prolongado hasta cuatro veces, desde el cierre previsto inicialmente a las 18.00 hora local hasta las 22.00 o incluso las 23.00 horas en Teherán (20.30 en la España peninsular), debido a la "participación masiva", según el Ministerio del Interior.  A falta de datos, periodistas de France Presse y testimonios recogidos por Efe dicen que en Teherán las urnas están concurridas, aunque menos que en 2009.

Si ninguno de los candidatos presidenciales supera el 50%, los dos más votados irían a una segunda vuelta que se celebraría el 21 de junio. El elegido sustituirá a Mahmud Ahmadineyad, quien no puede presentarse porque el mandato está limitado a dos legislaturas.

Los 50,5 millones de iraníes llamados a las urnas también elegian este viernes a 126.000 representantes municipales al coincidir por primera vez los comicios locales con los presidenciales, los primeros tras la grave crisis de 2009 y, según varios analistas, los menos plurales de la historia de la Revolución Islámica.

Aunque la última palabra en la mayoría de los temas importantes le corresponde al Líder Supremo, Alí Jamenei, el presidente puede influir en la política exterior y, sobre todo, tendrá que lidiar también con una economía maltrecha por las sanciones internacionales por el programa nuclear, la inflación y la corrupción.

Rohani, el único reformista

De los 686 aspirantes inscritos, solo ocho pasaron el filtro islámico del Consejo de Guardianesy dos se han retirado de la carrera durante la campaña. De los seis candidatos finales, cuatro de ellos están considerados como ultraconservadores cecanos a Jamenei. Se trata del secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Said Jalili; el asesor del líder, Ali Akbar Velayati; el alcalde de Teherán, Mohamad Bagher Qalibaf; y el secretario del Consejo del Discernimiento, Mohsen Rezaei.

Como candidato de consenso de los reformistas concurre el moderado y pragmático Hasan Rohani. Rohani, que ha recibido el apoyo de los expresidentes Mohamed Jatamí y Alí Akbar Hashemi Rafsanyani, espera sumar votos con la renuncia de Mohamad Bagheri, un político sin apenas carrera ni apoyos, que aún sigue en la carrera presidencial.

Se da además la circunstancia que dos de los candidatos están entre los ocho ciudadanos iraníes que, junto con un libanés, están reclamados por la justicia argentina como supuestos implicados en el atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires, en el que murieron 85 personas.

Mohsen Rezaei, que era entonces comandante del Cuerpo de Guardianes de la Revolución, está buscado con alerta roja por Interpol, mientras Ali Akbar Velayati, ministro de Exteriores en 1994, está buscado por Interpol, pero sin alerta roja, por el caso AMIA.

Prohibición de declararse vencedor

La jornada se ha desarrollado sin que hayan trascendido incidentes graves en los 67.000 centros electorales repartidos por todo el país, que han contado con la vigilancia de unos 300.000 policías. También se ha votado en las embajadas y consulados de 96 países.

El proceso electoral, en el que no participan observadores electorales, ha sido descalificado por el relator de la ONU sobre derechos humanos para Irán por su "falta de libertad y limpieza".

El Consejo de Guardianes, organismo religioso que supervisa la vida política del régimen teocrático, ha advertido de que ningún candidato puede declararse vencedor ni anunciar resultados hasta que no lo haga formalmente el ministro del Interior, previsiblemente en menos de 48 horas.

En 2009, el candidato reformista Musavi se proclamó vencedor el mismo día de las elecciones e inmediatamente se proclamó oficilamente como vencedor y por gran mayoría al presidente Mahmud Ahmadineyad, lo que desató la mayor crisis política de la historia de la Revolución Islámica (desde 1979).

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente