Enlaces accesibilidad

El enigmático "universo pop" de Mark Ryden

  • El libro 'Pinxit' recoge dos décadas de sus intrigantes obras
  • Mezcla la cultura pop con los antiguos maestros de la pintura
  • Y también la ingenuidad de sus muñecas con lo más tétrico

Por
Long Yak (No. 86)
Long Yak (No. 86) Mark Ryden/ Courtesy TASCHEN

El primer vistazo a cualquier obra de Mark Ryden nos produce una sensación sólo comparable a la que debió sentir Alicia al entrar en el País de las Maravillas, porque este inimitable artista ha conseguido crear un mundo fascinante mezclando el pop con el surrealismo, lo tétrico, los grandes maestros de la pintura y la ingenuidad de sus niñas y muñecas de porcelana. Cada una de sus obras es una mezcla de inocencia y perversión, una imagen que nos atrapa, nos intriga y nos inquieta, y cuando nos queremos dar cuenta, ya no podemos (ni queremos) escapar de ese fascinante universo.

Un universo que ahora podemos disfrutar casi al completo gracias al libro Mark Ryden: Pixit (Taschen), una cuidada y completa retrospectiva de casi dos décadas de pinturas y obras en papel. La mejor forma de conocer a uno de los grandes artístas de los últimos treinta años, que fue una auténtica revolución en los años noventa y que, en las últimas décadas, se ha consolidado gracias a sus exposiciones que se rifan las grandes galerías y museos de todo el mundo.

"Pixit" nos remite al término latino que significa "pintado por" y está organizado siguiendo los grandes temas de las exposiciones de Ryden, como The Meat Show (el show de la carne), Bunnies and bees (conejos y abejas) The Blood show (El show de la sangre), The Tree Show (El show del árbol)... y también incluye artículos y ensayos del propio Ryden y grandes conocedores de su obra.

Pero lo mejor es la propia edición del libro, de un formato gigante y con una impresión impecable que nos permite admirar toda la belleza de las obras de Ryden. E incluye más de una docena de pinturas desplegables (de 4 páginas) que forman espectaculares imágenes de 150 cm. Un libro asombroso a un precio muy asequible, para una edición de este tipo (49,99).

El creador del "Surrealismo pop"

Ya desde muy pequeño, Ryden se divertía pintando autorretratos con un tercer ojo en la frente y animales con las tripas fuera, lo que produjo la confusión de sus profesores y amiguitos. Y pronto se vió en vuelto en el movimiento pop, recibiendo influencias de los primeros mangas japones que llegaron a EE.UU, el graffiti y la cultura popular. Y acabó formando parte de una tendencia artística conocida como Lobrow Art (arte sin pretensiones intelectuales).

Aunque su obra empezó a destacar en los años 90, cuando alumbró el "Surrealismo Pop", mezclando la iconografía de los cuentos infantiles con la cultura pop, la alquimia, imágenes religiosas, carne y sangre... creando un universo fascinante que le valió la atención de los medios de comunicación y el reconocimiento de otros artistas, que no tardaron en imitarle. Obras en las que enfrentaba la inocencia infantil con los misterios más oscuros del alma. Por eso en sus mundos, las chicas angelicales conviven con seres y figuras extrañas, monstruosas y misteriosas.

Y los grandes cantantes del pop no tardaron en encargarle portadas para sus discos, como Red Hot Chili Peppers o Ringo Starr. Aunque su trabajo más conocido en este campo es la carátula de Dangerous, de Michael Jackson, que muchos sitúan como una de las mejores de la historia del pop, a la altura del de Sargent Pepper's, de los Beatles.  Una carátula, con simbología numérica, en la que conviven El hombre elefante, Macaulay Culkin,  la mascota de Jackson e incluso el pequeño Michael cuando formaba parte de los Jackson Five. Una imagen tan fascinante como misteriosa, que Jackson encargó personalmente a Mark Ryden.

Pero el libro también incluye obras de otras etapas como The Blood Show (pinturas en miniatura sobre desolación y miedo), alabada por los góticos (que lo ven como un ídolo), y en las que Ryden retrata a pequeñas niñas y niños que lloran sangre. Uno de sus trabajos más íntimos, que realizó el año en que se divorció de su esposa y dejó de vivir con sus hijos.

Sin olvidar sus psicodélicos retratos de famosos como Jimi Hendrix, Leonardo DiCaprio, Bjork, Madonna, Lincoln o los Teletubbies. Ni sus payasos, sus vestidos hechos de trozos de carne o los monstruos de feria.

Un artista inimitable

Como todos los grandes, muchos han sido los que han intentado imitar a Mark Ryden, pero ninguno ha conseguido un universo tan rico, fascinante y misterioso. Sería casi como el reflejo distorsionado de los cuentos en el espejo de Alicia.

Por sus páginas vemos desfilar a niños con cabeza de calabaza, bebés con cuernos de alce, carros tirados por abejas, niños zanahoria, a la muñeca Barbie convertida en una santa, conejos carniceros, todo tipo de niños, niñas y bebes (a cual más extraño), insectos, Abraham Lincoln (uno de sus personajes preferidos) y, por supuesto, su propio homenaje a la Alicia de Lewis Carroll, una de sus mayores influencias. 

Un creador único e inimitable. Si ya conocíais su obra querréis tener este libro a toda costa y si no, dejaos seducir por sus mundos oníricos, misteriosos y surrealistas. Un artista al que Dalí adoraría.

Mark Ryden/ Courtesy TASCHEN

Noticias

anterior siguiente