Enlaces accesibilidad

Vuelven los tradicionales caracoles a las calles de Córdoba

  • 36 puestos callejeros cocinan entre 50 y 100 kilos diarios de caracoles
  • Las recetas son particulares en cada puesto y pueden ser picantes o no
  • La temporada se prolongará hasta junio

Por
CÓRDOBA ABRE SU TEMPORADA DE CARACOLES CON 36 PUESTOS CALLEJEROS
Más de 2.000 kilos de caracoles se consume cada jornada hasta final de junio. Un total de 36 puestos callejeros animan a turistas y oriundos. EFE EFE/Rafa Alcaide

Un total de 36 puestos callejeros han abierto este sábado en Córdoba para ofrecer hasta final de junio los tradicionales caracoles cordobeses, un reclamo para turistas y oriundos que cada jornada consumen más de dos mil kilos de este molusco.

Los caracoles, que se preparan de diversas formas, se han convertido en una tradición en Andalucía que ya cuenta con más de medio siglo de historia y que se erige como el preámbulo de la primavera.

En Córdoba, único lugar donde se pueden degustar de una manera tan repartida por cada barrio, "cada puesto tiene su secreto", según explica Pepi Rojano, copropietaria del puesto más antiguo de la ciudad, Caracoles La Magdalena.

Explica que ella los prepara "con mucho cariño" y que la particularidad de cada puesto se remonta a "lo que nos enseñaron nuestros antecesores".La manera de degustar los caracoles, que se presentan con diversas salsas y tamaños, suele depender del tipo de ración que, una vez servida, se acompaña con pan, detalla Rojano.

Cada puesto los prepara como se los enseñaron los antecesores

La variedad de salsas puede ser "normal y pincantona", aunque su sabor varía según la forma de preparación de cada puesto.

Los caracoles grandes, 'gordos' y los pequeños, 'cabrillas'

Los caracoles pueden degustarse con tamaños entre pequeños y grandes y a estos últimos se les suele conocer por "gordos", mientras que los pequeños se denomina "cabrillas".

Para José Pérez, propietario del puesto Caracoles La Magdalena, la llegada de esta época es "un alivio, porque estamos todo el año esperando que comience la temporada".

Estamos todo el año esperando que comience la temporada

Pérez, que tiene a gran parte de su familia empleada en el puesto, narra con cierta emoción el legado del puesto que dirige, dado que fue, según dice, el primero de Córdoba.

Durante cada día, el consumo por puesto ambulante suele oscilar entre los 50 y los 100 kilos, con un precio que no supera los dos euros y medio por ración.

Esta actividad sirve de sustento para cuarenta familias que hacen extensiva la temporada hasta finales de junio.

Noticias

anterior siguiente