Anterior Más de 4.000 refugiados desembarcan en el puerto de Atenas provenientes de las islas griegas Siguiente Mas niega el pago de comisiones a CDC y denuncia una "persecución política" Arriba
Esta simulación muestra la imagen capturada por el sensor fotográfico, coloreada según la profundidad o distancia exacta hasta cada píxel que se ve en ella
Esta simulación muestra la imagen capturada por el sensor fotográfico, coloreada según la profundidad o distancia exacta hasta cada píxel que se ve en ella

Un nuevo sensor para cámaras digitales añade datos 3D a los colores habituales

  • Además de los colores RGB tradicionales también captura la profundidad

  • En fotografía, permitirá un mejor enfoque de todas las zonas de la foto

  • Puede usarse para crear interfaces por gestos o reconocimiento de caras

|

Tanto los expertos como los aficionados reconocen en las siglas RGB que se usan en los equipos electrónicos los colores rojo, verde y azul (red, green, blue).

Son una abreviatura común en fotografía, electrónica de consumo e informática. Ahora Samsung ha desarrollado un sensor fotográfico que funciona en modo RGBZ. Y la Z no es un aspecto óptico más, sino la distancia que hay desde la cámara a cada uno de los píxeles que se ven en la imagen.

Quienes hayan jugueteado o visto alguna demostración del sistema Kinect de Microsoft, que reconoce los gestos y movimientos que se realizan delante del aparato podrán imaginar algunas de sus utilidades que tiene este sistema: contar con la imagen a todo color y además de información tridimensional permite situar cada píxel en un entorno 3-D con toda precisión.

Puede usarse para desarrollar mejores técnicas de enfoque, reconocimiento de caras o, como en el caso del Kinect, formas de control mediante gestos.

En el nuevo sensor digital los transistores que detectan la luz están dispuestos en columnas, como es tradición: una columna para los píxeles rojos, otra para los azules y una última para los verdes.

En total cubren 1,4 millones de píxeles (un rectángulo de 1920 x 720). Los sensores de profundidad son un poco más grandes y están dispuestos en otro plano, justo detrás.

Aunque son algunos menos (480 x 360) mediante unas técnicas especiales se puede asignar un valor preciso a cada uno de los píxeles de imagen que están justo al lado. Una de las ventajas de este sensor es que realiza la captura de datos de profundidad al mismo tiempo que los de la imagen.

Escaso margen de error

Técnicamente hablando es un poco más lento, pero sus inventores también se las han ingeniado para que parezca que se capturan exactamente a la vez, con un margen de error muy pequeño.

El resultado es que la cámara recibe toda la información RGBZ a la vez: tanto los datos de color como los que permiten calcular las distancias o profundidad exactas.

Tras el anuncio de este nuevo sensor ahora pasarán algunos meses hasta que los fabricantes de cámaras de fotos, vídeo y otros dispositivos como consolas de videojuegos, teléfonos inteligentes o televisiones con webcam incorporada contemplen todas sus posibilidades y los incorporen a sus aparatos.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente