Anterior Casi 30 muertos y miles de afectados por las inundaciones en Birmania Siguiente Mueren ahogadas cuatro personas subsaharianas mientras trataban de llegar a nado a Ceuta Arriba
Ciencia al cubo - Vida en la cueva más profunda del mundo - 29/02/12

Vida en la cueva más profunda del mundo

|

Científicos españoles han encontrado vida casi por casualidad en uno de los lugares más remotos del mundo, una cueva con más de dos kilómetros de profundidad, donde la oscuridad es total, la humedad ambiental es de un asfixiante 100% y las temperaturas que rondan los 0 grados. Allí, ha sido toda una sorpresa, han descubierto cuatro nuevas especies.

Los científicos que han descubierto vida allí abajo también son espeleólogos. Son del Museo de Ciencias Naturales de Valencia y de la Universidad de Navarra. Estaban como invitados en el verano de 2010 a una expedición a la cueva por el CAVEX, un grupo de espeleólogos aventureros rusos y españoles.

La cueva se llama Krubera-Voronya. Está situada en la República de Georgia, cerca del Mar Negro. Es una cueva kárstica y los especialistas llevan más de una década estudiándola. Durante esta expedición bajaron a bucear a las aguas de uno de los sifones más profundos, recogieron muestras y ahí estaban flotando los nuevos animales.

Los animales descubiertos son colémbolos. Estos son invertebrados, bichitos minúsculos (a simple vista es posible verlos pero es difícil).

Son de los animales más abundantes del mundo. Se encuentran, en los cinco continentes y todos los ambientes: húmedos como los trópicos, secos como los desiertos, hasta los más fríos como la Antártida. 

Estos animales son de los más abundantes del mundo, se encuentran en todos los ambientes

Son tan ubicuos y se adaptan tan bien a tantas condiciones que, si algún animal tenía que descubrirse en una cueva remota y profundísima era un colémbolo.

Se conocen casi 8.000 especies y se unen ahora a esta larga lista estas cuatro nuevas recién descubiertas.

Un animal de récord

Una de las cuatro especies halladas ostenta ya un título de récord. Es el primer animal terrestre que se encuentra en un lugar tan profundo, a 1.980 metros. Lo han llamado Plutomurus ortobalaganensis.

Para adaptarse a la vida allí abajo, ha evolucionado de una manera bastante particular: no tiene color, es blanquecino, sin pigmentos porque allí no hay luz y no le sirven para nada.

Respira por la piel, ha perdido los ojos también porque no hay luz y tiene unas largas antenas con un receptor de sustancias químicas especialmente sensible con las que se orienta.

Los científicos esperan poder regresar en 2013 a la cueva y esperan averiguar más secretos vivos escondidos en esta maravilla geológica.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente