Nicanor Parra, el "antipoeta"

  • Nicanor Parra abanderó una poesía crítica contra las desigualdades
  • Su literatura está profundamente arraigada en el humanismo
  • Visita nuestro especial Premios Cervantes
Ampliar foto NICANOR PARRA

Fotografía de archivo (21/04/2010) facilitada por la editorial Alfaguara del poeta chileno Nicanor Parra.EFE

Audios relacionados

Marcapáginas - Nicanor Parra - 13/05/10

Recital de Nicanor Parra en el Círculo de Bellas Artes

Entrevista a Nicanor Parra tras ser galardonado con el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2001

MANUEL RICOMANUEL RICO 

Se cuenta que entre los favoritos del Cervantes de este años (tocaba, según la convención establecida a lo largo de los años, escritor hispanoamericano) estaban, junto a Nicanor Parra, Fernando Vallejo y Ernesto Cardenal.

Los tres, desde opciones estéticas y de género distintas, compartían un denominador: una literatura profundamente arraigada en el ser humano, apegada a la realidad de Hispanoamérica, crítica, disconforme con una sociedad en la que las desigualdades y la injusticia suelen prevalecer por encima de otros principios. 

El chileno Nicanor Parra, que desde hace algunos años viene sonando en casi todas las “quinielas”, ha tenido, al fin, el premio que se merecía. Nacido en 1914 en San Fabián de Alico, cerca de Chillán, hijo de familia humilde (su padre era maestro y músico, su madre, tejedora), ha vivido en primera persona la evolución histórica y cultural del último siglo de Chile y, en gran medida, de la América hispana.

Su primer paso lo dio como narrador: publicó en la Revista Nueva, con poco más de veinte años, su primer cuento, al que ya entonces calificó de anticuento como un raro anticipo de lo que serían sus antipoemas y más allá, toda su concepción lírica de la antipoesía. 

Su formación literaria en sus primeros años en Santiago de de Chile y en la ciudad próxima a su pueblo natal, Chillán, se complementó con una importante labor como físico y matemático (obtuvo el Premio Municipal de Santiago por su contribución a ambas ciencias), labor que se concretaría, en 1937, en un puesto de profesor de ambas materias en el liceo de su ciudad natal y a la que daría continuidad en los años posteriores. 

Su poesía, que tuvo un primer momento de emulación lorquiana, en su Cancionero sin nombre (1935), se fue configurando como una propuesta en la que conviven la provocación, el alegato cívico, la ironía y el experimentalismo. Su lenguaje, procedente del más llano lenguaje popular y extraído de lo cotidiano, está alejado de las construcciones surrealistas, con mayor peso metafórico, de su antecesor Pablo Neruda y de la tradición modernista y neobarroca de la poesía hispanoamericana que había prevalecido hasta aquel momento.

Así lo describiría años más tarde el propio Parra: “Durante medio siglo la poesía chilena fue el paraíso del tonto solemne hasta que vine yo y me instalé con mi montaña rusa”.

Un poeta prolífico y rupturista

En la década de los cuarenta se formó, científicamente, pero también desde el punto de vista literario, en Estados Unidos y en Gran Bretaña y tras su vuelta a Chile, en 1951, junto a Enrique Lihn y Alejandro Jodorowsky, promovió la llamada poesía mural “quebrantahuesos”, una especie de lírica collage construida a base de recortes de periódico y otros materiales en apariencia “innobles” desde una concepción tradicional de la poesía.

La aparición, a mediados de la década de los cincuenta, de Poemas y antipoemas (1954) supuso una clara ruptura con su primer libro y la decantación definitiva de las poéticas que venía ensayando a lo largo de los años cuarenta y que alcanzarían momentos cumbres durante los años sesenta con libros como Antipoemas (1960), Manifiesto (1963), Canciones rusas (1957) o Artefactos (1972), entre otros títulos.

En su trayectoria en aquella etapa se conjugaba una actitud desafiante, provocadora, que le acercaba a las posiciones unas veces anarquistas (y anárquicas) y otras próximas a un comunismo ortodoxo (fue invitado al Congreso Mundial de la Paz en Pekín en 1959), aunque, en lo fundamental esa disposición existencial respondía a un humanismo radical e individualista.

Durante medio siglo la poesía chilena fue el paraíso del tonto solemne hasta que vine yo y me instalé con mi montaña rusa (Nicanor Parra)

Su antipoesía, por tanto, da continuidad a su actitud civil: el humor, el sarcasmo, la ironía antes citada y la ruptura de la sintaxis convencional ofrecen al lector un personaje antiheróico y cercano a todas las causas perdidas. Esa cercanía, todo hay que decirlo, tuvo un paréntesis controvertido con su actitud comprensiva hacia el golpe de Pinochet, lo que, sin duda, le llevó a cosechar durante un tiempo no pocas distancias con diversos segmentos del mundo intelectual y literario de su país.

A lo largo de las dos últimas décadas del siglo XX publicó nuevos libros, algunos exponentes de su antipoesía más radical como Cachureos, ecopoemas, guatapiques, últimas prédicas (1983) o Poemas para combatir la calvicie (1993), entre otros muchos. Se trata, por otro lado, de un poeta prolífico que también ha transitado el espacio de la poesía visual y de la obra plástica llevando a cabo diversas exposiciones con el mismo sustrato provocador que alienta en su poesía (o antipoesía).

En los años que llevamos del siglo XXI, tras la aparición de libros como Páginas en blanco (2001), Discursos de sobremesa (2006) o Lear Rey & Mendigo (2006) ha visto publicadas sus obras completas, alcanzando su máximo prestigio no sólo en el ámbito de la lengua española, sino en el de la literatura universal.

Tras la obtención del Cervantes por el narrador Jorge Edwards y por el poeta Gonzalo Rojas, Nicanor Parra cierra la tríada de galardonados procedentes de uno de los países con mayor tradición poética de la América hispana. Como de muestra del sentido irreverente de su obra poética, sirva el antipoema que acompaña a este artículo. El premio Cervantes está de enhorabuena.

TEST

Qué es un antipoeta:
Un comerciante en urnas y ataúdes?
Un sacerdote que no cree en nada?
Un general que duda de sí mismo?
Un vagabundo que se ríe de todo
Hasta de la vejez y de la muerte?
Un interlocutor de mal carácter?
Un bailarín al borde del abismo?
Un narciso que ama a todo el mundo?
Un bromista sangriento
Deliberadamente miserable?
Un poeta que duerme en una silla?
Un alquimista de los tiempos modernos?
Un revolucionario de bolsillo?
Un pequeño burgués?
Un charlatán?
un dios?
un inocente?
Un aldeano de Santiago de Chile?
Subraye la frase que considere correcta.

Qué es la antipoesía:
Un temporal en una taza de té?
Una mancha de nieve en una roca?
Un azafate lleno de excrementos humanos
Como lo cree el padre Salvatierra?
Un espejo que dice la verdad?
Un bofetón al rostro
Del Presidente de la Sociedad de Escritores?
(Dios lo tenga en su santo reino)
Una advertencia a los poetas jóvenes?
Un ataúd a chorro?
Un ataúd a fuerza centrífuga?
Un ataúd a gas de parafina?
Una capilla ardiente sin difunto?

Marque con una cruz
La definición que considere correcta

­ ­ ­ ­

Perdido un avión con 116
personas rumbo a Argelia

La compañía española Swiftair operaba el vuelo para las aerolíneas argelinas. Despegó de Burkina Faso y se le ha perdido la pista

­ ­ ­ ­

Accidente de tren en Santiago

Las víctimas del tren de Santiago, convencidas de que se pudo evitar

MARÍA MENÉNDEZ.- No quieren que la responsabilidad recaiga solo en el maquinista y apuntan a Fomento. Murieron 79 personas.

Medallas, una misa y una ofrenda floral para el primer aniversario del accidente de Santiago

M. MENÉNDEZ.- Víctimas, vecinos de Angrois y emergencias reciben la Medalla de Oro.

­ ­ ­ ­

Llegan Tourmalet y Hautacam, dos mitos del Tour

La 18ª etapa visita el Tourmalet primero y el Hautacam en meta. Última etapa de montaña, dos trenes a los que agarrarse para los escaladores. Nibali llega como líder, con Valverde segundo y Thibaut Pinot tercero.

­ ­ ­ ­

El paro en España

Los parados bajan en 310.400 en el segundo trimestre y la tasa cae al 24,47%

Los parados bajan en 310.400 y la tasa al 24,47% de abril a junio

PEDRO L. MANJÓN - Es el mayor descenso trimestral en la serie histórica de la EPA, gracias a la creación de 402.000 empleos.

­ ­ ­ ­

FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Tres películas españolas competirán por la Concha de Oro

Tres películas españolas competirán por la Concha de Oro

LAURA G. TORRES.- Son 'La isla mínima', de Alberto Rodríguez; 'Magical Girl', de Carlos Vermut; y 'Loreak', de Jon Garaño y JM.Goenaga. Fuera de concurso se verán 'Lasa y Zabala', de Pablo Malo, y 'Murieron por encima de sus posibilidades', de Isaki Lacuesta

Espacio reservado para promoción
cid:28130