Enlaces accesibilidad

La National Gallery presenta 'Salvator Mundi', una pintura perdida atribuida a Leonardo da Vinci

  • El cuadro es un mito en los catálogos de arte sobre el Renacimiento
  • Ha sido autentificado por un consorcio de EEUU pero hay dudas sobre la autoría
  • La National Gallery presenta la obra en su mayor retrospectiva sobre da Vinci

Por
'Salvator Mundi'. Pincha aquí para ver la imagen completa del cuadro

Amenaza con desbancar este otoño como ‘pintura estrella’ a La Virgen de las Rocas (1591-1518) que volverá a lucir tras un largo proceso de restauración de 18 meses.

Salvator Mundi (Salvador del mundo), la última obra perdida-y autentificada a posteriori- de Leonardo da Vinci, será presentada en sociedad en la gran exposición sobre el genio renacentista que estrena la National Gallery londinense, Leonardo da Vinci: Pintor en la corte de Milán (Desde el 9 de noviembre al 5 de febrero de 2012).

El “rescate para el mundo” del Salvator Mundi aparece rodeado de cierta polémica- y una pizca de misterio- que contribuye a incrementar su leyenda de cuadro mítico.

¿Es o no es un 'Leonardo'?

El óleo que data de 1500 y mide unos 60 centímetros, representa a Cristo con la mano derecha levantada en señal de bendición; en la otra mano sostiene una bola del mundo. Fue adquirido hace seis años por un consorcio privado neoyorquino, RW Chandler.

Tras más de cinco años de investigación- y muchas dudas- el cuadro fue autentificado por Robert Simon, doctor en Historia de Arte de la Universidad de Columbia. Según declaró Simon, pigmentos, técnica y estilo coinciden con las que utilizaba da Vinci; el cuadro fue comparado con más de 20 copias conocidas de discípulos y seguidores; se constató su superioridad artística. “Su valor es incalculable y no está a la venta”, ha asegurado el experto.

Para el catedrático de Historia del Arte de la Universidad Autónoma y miembro de la Real Academia de la Historia, Fernando Marías, todavía es pronto para asegurar 100% la autoría del cuadro: “Necesitamos más pruebas científicas. Todavía no se han publicado estudios sobre el material, ni sobre la composición de los pigmentos (…) de momento lo único que se ha hecho es una atribución por parte de un grupo de especialistas”, asegura en entrevista telefónica desde Berlín a RTVE.es.

En la mirada del Cristo se aprecian diferencias

El viaje a través del tiempo de la obra ha sido tortuoso. Se creía perdida, aunque apareció mencionada por primera vez en la colección del rey Carlos de Inglaterra en 1649. Reapareció en 1900, muy dañada por malas restauraciones y con la autoría sin esclarecer. 

“El cuadro es perfectamente ‘leonardesco’ y de gran calidad”-afirma Marías- aunque detalla, como a su juicio, hay algunas diferencias “extrañas” entre el lienzo actual y un dibujo del óleo que aparece en un grabado de 1650, realizado por el artista Wenceslao Hollar.

En la mirada del Cristo veo diferencias. En el cuadro mira hacia delante y en el grabado hacia un lateral. Además, hay cambios en cuanto a los reflejos en la bola del mundo”, analiza.

Presentación en la National Gallery

El largo periplo del Salvator Mundi a través de la historia parece tocar a su fin. En la muestra de la National Gallery atravesará su prueba de fuego, al medirse con otras de las obras del maestro.

"Pensamos que sería de gran interés incluirlo en la exhibición como descubrimiento nuevo", han asegurado desde el museo a través de un comunicado.

La exposición londinense ya se anuncia bajo el marchamo de “la más completa retrospectiva sobre Leonardo da Vinci nunca realizada”. Se centra en las técnicas y objetivos del “Leonardo pintor” y presta especial atención a las obras que creó en su estancia en la corte milanesa del duque Lodovico Sforza, a finales del siglo XV.

Entre ellas, algunas tan célebres como La Belle Ferronière, del parisino Museo del Louvre; la Madonna Litta, del Hermitage, en San Petersburgo (Rusia); el San Jerómino, de la pinacoteca Vaticana, o la remozada Virgen de las Rocas.

La exposición se centra en el 'Leonardo pintor'

Entre las más de 60 obras, entre pinturas y dibujos, también destaca el célebre Retrato de Cecilia Gallerani (La dama del armiño), pintado entre 1488 y 1490.

El cuadro, uno de los cuatro centrados en la figura femenina que pintó el florentino, fue expuesto en el Palacio Real de Madrid durante este verano y está considerado como ejemplo del retrato moderno; además la enigmática mirada de la dama remite a la psicología del personaje.

La extraordinaria exhibición se centra, por tanto, en la obsesión por la perfección del artista, sobre todo en su representación continua de la figura humana. Combinaciones anatómicas que fluctúan entre el sueño y la realidad.

“Aprovechando su posición, que le proporcionaba un buen salario en la corte, Leonardo gozó entonces de libertad para explorar formas de captar y registrar las proporciones, las expresiones y la anatomía humana así como miríadas de formas de plantas y animales, informa la National Gallery.

En su parte final, la exposición presentará una copia a escala natural y casi contemporánea de su cuadro La Última Cena, que se conserva en la Royal Academy of Art de Londres y que se presentará junto a los dibujos preparatorios del propio Leonardo.

Noticias

anterior siguiente