Anterior Condenan a más de cuatro años de prisión al empresario Jorge Dorribo por el caso Campeón Siguiente Los familiares de la tripulación del submarino desaparecido pierden la esperanza: "No van a volver nunca más" Arriba Ir arriba
Los 'súper músculos' de los murciélagos les facilitan la localización de sus presas

Los 'supermúsculos' de los murciélagos les facilitan la localización de sus presas

  • Es la primera vez que se descubren estos 'súper músculos' en un mamífero

  • Son capaces de contraerlos más de cien veces por segundo

  • Esta capacidad les ofrece más opciones de detectar con exactitud a sus presas

|

Los murciélagos utilizan la ecolocación para navegar y cazar. Esta técnica les permite localizar a sus presas en la oscuridad. Y son capaces de incrementar los zumbidos que emiten para situarlas hasta en 160 'llamadas' por segundo para conocer su posición exacta.

Lo consiguen gracias a la contracción de sus músculos. Un equipo de investigadores ha descubierto que los murciélagos son los primeros mamíferos conocidos con 'supermúsculos', y que son capaces de contraerlos más de 100 veces por segundo.

Estos 'supermúsculos', según explican los investigadores en la revista Science, se habían descubierto en un pequeño número de especies de reptiles, entre los que se incluye la serpiente de cascabel, aves y algunos, pero se desconocía su existencia en los mamíferos.

El estudio, encabezado por Coen Elemans, demuestra que estos músculos 'especiales' pueden ser más comunes de lo que se pensaba hasta la fecha.

Para descubrirlo, los científicos estudiaron los ataques de los murciélagos y determinaron que estos ciclos de contracción muscular, con los que emiten los zumbidos para localizar a sus presas, no se pueden realizar con los músculos de un esqueleto vertebrado.

Son los primeros mamíferos conocidos con 'supermúsculos', y los contraen hasta 100 veces por segundo

Además, tras analizar distintos experimentos con fibras musculares aisladas, descubrieron que los murciélagos pueden contraer los músculos de la laringe hasta 200 veces por segundo.

De este modo, han confirmado que no necesitan limitar los zumbidos que realizan para localizar a sus presas, y que solo depende de la capacidad de veces que puedan contraer sus músculos para rastrearlas con eficacia.

Por otra parte, el estudio sugiere que la distribución taxonómica de estos 'supermúsculos' puede ser ventajoso para cualquier especie que se base en la acústica para su comunicación o depredación.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente