Anterior Rajoy presenta unos presupuestos para 2016 con superávit primario que reducirán el déficit al 2,8% Siguiente Tres niños mueren al colisionar un turismo y un camión en Zamora Arriba
Dos cachorros de lince ibérico, el felino más amenazado del mundo, observan un conejo
Dos cachorros de lince ibérico, el felino más amenazado del mundo, observan un conejo

El lince ibérico no está condenado a la extinción por sus genes

  • Un estudio revela que la diversidad genética no es un indicador de extinción

  • La variedad de sus genes ha sido pequeña desde hace 50.000 años

  • La escasa diversidad no debería frenar los esfuerzos de conservación

|

La escasa variedad genética del lince ibérico siempre ha estado en el punto de mira de los científicos por ser una de la principales amenazas de la especie y una de las claves para que estos animales sean el felino más amenazado del planeta.

Sin embargo, un estudio en el que han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha puesto en entredicho estas conclusiones y han determinado que la escasa diversidad de sus genes no tendría porqué reducir las posibilidades de supervivencia de la especie, ya que no es un indicador de extinción.

Los científicos han analizado el ADN de 19 fósiles de lince y han observado que su variedad genética ha sido pequeña a lo largo de los últimos 50.000 años.

"Todas las muestras tienen la misma secuencia, lo que evidencia que los linces siempre han tenido un tamaño poblacional bajo y su actual uniformidad genética no es un fenónemo que tenga que ver con una disminución demográfica reciente", asegura a RTVE.es Carles Lalueza, investigador del Instituto de Biología Molecular del CSIC y uno de los autores del trabajo.

Diversidad pequeña, pocos individuos

Una diversidad genética tan pequeña en un periodo tan amplio de tiempo indica que el tamaño de sus poblaciones era moderado. Aún así, "una especie se puede recuparar a partir de muy pocos individuos, no creo que el lince haya atravesado todavía ese umbral", reconoce Lalueza.

Ahora que se ha llevado a cabo el estudio del genoma de muchas especies, el investigador señala que "lo interesante sería obtener el genoma del lince para conocer a fondo todas las cuestiones relacionadas con su esacasa diversidad genética".

Los resultados, publicados en la revista Molecular Ecology, sugieren que la historia de estos felinos ha estado marcada durante mucho tiempo por una población reducida, algo que no habría puesto en riesgo su supervivencia.

Es un mito que ciertas especies estén condenadas a morir debido a su genética

Según los científicos, el estudio aporta esperanza a los conservacionistas que consideran que la falta de diversidad genética provocará la extinción del lince ibérico, debido a la endogamia y a la escasa capacidad de adaptación de la especie a ecosistemas cambiantes.

El mensaje que defiende el estudio, señalan los científicos, es que "la escasa diversidad genética de las especies amenzadas no debería frenar los esfuerzos de conservación".

Además, consideran que "es un mito que ciertas especies estén condenadas a morir debido a su genética; si una especie está en peligro, es por la falta de voluntad por conservarla".

Factores de riesgo

Los autores del trabajo destacan que el lince ibérico estuvo distribuido en toda la península ibérica en el pasado. En 1960 había más de 5.000 ejemplares repartidos entre Asturias, las dos Castillas, Extremadura y Andalucía, a los que Félix Rodríguez de la Fuente bautizó como las 'últimas fieras de España'.

Félix Rodríguez de la Fuente los bautizó como las 'últimas fieras de España'

La especie tocó fondo en el año 2005 cuando solo quedaban 150 ejemplares concentrados en las dos únicas poblaciones de lince ibérico situadas en Doñana y Sierra Morena (Andalucía). Actualmente, la cifra no supera los 280 animales en libertad y alrededor de 75 en cautividad, repartidos en distintos centros andaluces -La Oilivilla, El Acebuche y el Zoobotánico de Xerez- y uno en Portugal.

Esta drástica caída está relacionada con la destrucción de su hábitat, la disminución de su principal fuente de alimentación -el conejo-, los atropellos y diferentes afecciones como la Enfermedad Renal Crónica que afecta a casi el 40% de los animales nacidos en cautividad y que han situado al lince ibérico como una especie al borde de la extinción.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente