Enlaces accesibilidad

La derecha arrasa y recupera el poder en Andorra

  • Los socialdemócratas han gobernado solo dos años sin mayoría abosluta
  • El país debate cambios en su fiscalidad para combatir la crisis económica

Por
El líder de los conservadores andorranos, Antoni Martí, vota este domingo en Escaldes-Engordany. EFE Marta Tort / Agencia Andorrana / EFE

Los conservadores han arrasado en las elecciones de Andorra y han recuperado el poder tras dos años de un gobierno precario enfrentado a una crisis económica ante la cual propuso retocar la privilegiada fiscalidad del Principado, una cuestión muy delicada en el país.

El candidato de Demòcrates per Andorra, Antoni Martí, que lidera una coalición de centro-derecha, será el próximo jefe de gobierno de este Estado pirenaico tras conseguir 22 de los 28 escaños del Consell General (Parlamento) en las elecciones generales celebradas este domingo.

Su rival, el Partido Socialdemócrata de Jaume Bartumeu, que ha gobernado durante los últimos dos años, se ha desplomado y ha conseguido los seis escaños restantes. En las anteriores elecciones obtuvo 14 escaños por 11 el centro-derecha, entonces bajo la marca de Coalició Reformista, informa Efe.

Vuelco histórico

De esta forma, Martí ha logrado los mejores resultados para los conservadores en las seis elecciones que ha celebrado el país pirenaico desde la aprobación de su Constitución en 1993.

Y ha cerrado así el breve paréntesis que se abrió en 2009 con la primera victoria de los socialdemócratas en estas dos décadas.

Pero fue una victoria sin mayoría absoluta por un solo escaño, lo que desembocó casi desde el principio en un gobierno inestable hasta que Bartumeu decidió convocar elecciones anticipadas.

En la votación a nivel nacional, donde se decide la mitad del Parlamento, Demòcrates per Andorra ha obtenido el 55,1 % de los votos por el 34,8 % el PS. En las votaciones a nivel local (parroquias) los conservadores han ganado todas y se han llevado los otros 14 escaños, aunque técnicamente dos corresponden a la Unió Laurediana, una formación hermana.

De las 85.000 personas que residen en el país, menos de 22.000 tienen la nacionalidad andorrana y de ellas han votado el 74,1 %. Los españoles representan un tercio de la población.

La cuestión de los impuestos

El futuro jefe de gobierno, Antoni Martí, un arquitecto que fue alcalde de Escaldes-Engordany, se enfrenta a varios retos para mejorar la situación económica del país, donde la crisis también está pasando factura.

Las principales medidas se refieren a la fiscalidad de un país que basa su actividad en el turismo y el comercio. En principio, se espera un acuerdo para implantar un IVA moderado (ahora son libres de impuestos muchos productos, incluido tabaco o alcohol), mientras que el establecimiento de un impuesto sobre la renta parece alejarse con el cambio de gobierno.

Martí y Bartumeu ya se han reunido brevemente esta noche. El primero ha mostrado su disposición al diálogo y el segundo ha ofrecido una "transición rápida", prevista en principio para este mismo mes de abril.

Además, el microestado tiene pendiente definir su encaje con la Unión Europea, algo más fácil desde que ha aceptado el intercambio de información fiscal con España y Francia y ha salido de la lista negra de paraísos fiscales de la OCDE.

Andorra tiene la particularidad de que cuenta con dos jefes de Estado (copríncipes): el obispo de Urgell, Joan-Enric Vives, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, que se encargan de moderar el funcionamiento de los poderes públicos, según la Constitución del Principado.

Noticias

anterior siguiente